Holden HSV Clubsport. En Australia se lo saben montar muy bien
CON HASTA 585 CV

Holden HSV Clubsport. En Australia se lo saben montar muy bien

Holden acaba de desvelar sus nuevas versiones deportivas que adquieren la denominación HSV Clubsport y suman el propulsor 6.2 V8 de origen General Motors capaz de proporcionar hasta 585 CV de potencia.

Julián Garnacho

Julián Garnacho Twitter

22 de Septiembre 2015 11:41

Comparte este artículo: 0 0

Puede que para la mayoría de vosotros, la firma Holden os suene extraña, pues para comenzar sólo comercializa sus vehículos en en Australia (la sede de esta marca subsidiaria de General Motors se encuentra en la ciudad de Melburne), aunque se han exportado unidades de vehículos Holden a Reino Unido, Oriente Medio o Estados Unidos.

Con el motor de un Corvette

Ahora toca hablar de sus modelos más deportivos y radicales, los cuales adquieren la denominación HVS y están disponibles para los modelos Clubsport, Clubsport Tourer, Maloo y Senator, pues también existe una versión aún más extrema que se denomina GTS. Todos ellos cuentan con el propulsor 6.2 V8 dotado de compresor volumétrico, una mecánica que es heredada directamente de los Corvette y que en el caso de estos Holden genera una potencia de 543 CV además de un par máximo de 600 Nm.

Semejante propulsor puede estar combinado con una caja de cambios manual u otra automática que añade las levas en el volante, ambas con seis velocidades. Eso sí, para poder elegir el Launch Control sólo se puede hacer en combinación con los manuales (algo curioso pues la inmensa mayoría sólo sucede con los automáticos). Estos deportivos australianos cuentan con unos paragolpes más deportivos, un capó con nuevas tomas de refrigeración, alerón trasero específico, llantas de 20 pulgadas, un potente equipo de frenos...

También el habitáculo presenta detalles que realzan la deportividad de todos estos modelos, además de un sistema de navegación específico con nuevas pantallas exclusivas y en las que además podemos visualizar diferentes trazados por si nos da algún dia por rodar en un circuito con semejantes máquinas.

El tope lo ponen los GTS

Como tope de gama se encuentran las versiones GTS que también utiliza el mismo propulsor, sólo que en esta versión su potencia escala hasta los 585 CV, del mismo modo que el par máximo es de 740 Nm. Además de ser más potente que el resto de sus hermanos de gama, estas versiones GTS añaden a su equipamiento elementos como el sistema de vectorización del par en el eje posterior (recordemos que todos ellos son propulsión trasera), además de un potente equipo de frenos inspirado en los utilizados en la Nascar y donde no faltan unas pinzas forjadas pintadas en amarillo, que en el eje delantero cuentan con seis pistones.

Para añadir un toque más deportivo suman además el sistema MRC (Magnetic Ride Contro) que permite configurar diferentes partes del vehículo (suspensión, gestión del motor, dirección...) en tres modos diferentes: Touring, Sport y Track.

Para Australia ya se conocen los precios, que arrancan en los 80.990 dólares australianos, que al cambio actual vienen a ser algo menos de 52.000 euros para la versión de acceso, recordemos, con 543 CV de potencia. Si queremos el exclusivo y potente GTS debemos pagar 95.990 dólares, es decir, 61.500 euros para disponer de un sedán espacioso y con el motor de un Corvette.

Artículos recomendados