miércoles, 5 octubre 2022

Hankook. Cambiamos el volante por las botas de fútbol

Es el sueño de cualquier madridista que se precie. Jugar en el Estadio Santiago Bernabéu y sentirte parte de su historia. Pues bien, nosotros gracias a Hankook, patrocinador oficial del Real Madrid, hemos podido cumplirlo. ¡Y de qué manera! Ante nosotros, dos capitanes para llevar la batuta del juego, Rafa Martín Vázquez y Fernando Morientes, 90 minutos por delante con árbitro y asistentes, y dos equipos completos de periodistas que por una vez no están detras de las vallas para contarte la crónica.

Una organización perfecta

La empresa coreana de neumáticos más importante del sector no descuidó ni un detalle a la hora de organizar el evento. Jonathan Arias, coordinador de eventos y sponsors de Hankook en el área Real Madrid, se encargó de que no faltara detalle y que todo saliese como tenía que salir. Y lo notamos en detalles como la equipación, que nos esperaba a cada jugar en el vestuario asignado con nuestro dorsal.

1 j1NFH680Egtis Motor16

El cesped nos recibió con el himno de la Champions sonando a todo volumen por el estadio, momento en el que los nervios se ponen a flor de piel y casi se nos escapa una lagrimilla. Después de un calentamiento y algunas instrucciones por parte de los dos entrenadores de la cantera que puso el club, comenzó el encuentro.

2 j1NFH680Egtis Motor16

Morientes capitaneaba el equipo con la equipación blanca, Martín Vázquez el de la equipación negra y cada uno de ellos organizaron al resto para que el encuentro no desluciese. Y tanto «nivel» hubo que el encuentro tuvo que resolverse por penaltis tras un empate a 6. Desgraciadamente el equipo donde militamos perdió, pero eso no era lo importante. Lo que realmente importó fue que cada uno de nosotros nos pudimos sentir un Cristiano Ronaldo, un Isco Alarcon o un Keylor Navas por un día gracias al sponsor coreano.

3 j1NFH680Egtis Motor16

Tras una merecida ducha, un tente en pie y una sorpresa de última hora. Cada aficionado pudo fotografiarse con la Champions y llevarse el recuerdo de un partido inolvidable.