domingo, 5 febrero 2023

Gerardo Muyano y los VW eléctricos. Rendimiento, economía y diversión

Para mi ganar este concurso fue una inesperada sorpresa. Pese a los varios mails recibidos por parte del equipo de Motor 16 no terminaba de creerlo. Pero si, era real y ya estábamos allí, disfrutando de un distendido desayuno junto a la gente de prensa de Volkswagen, al representante de Motor16 y al resto de ganadores del concurso.

Luego de las presentaciones de rigor nos fueron informando de las actividades que íbamos a desarrollaren el transcurso de la jornada.

Emprendimos la marcha hacia las instalaciones del INTA en dos flamantes Volkswagen Passat 2015, en sus modelos berlina y variant, como una clara declaración de intenciones por parte de la marca de Wolfsburgo que sería una jornada para disfrutar desde el comienzo. Allí nos reunimos con el resto del equipo de Motor 16 en el aula de estudio para desarrollar la planificación más detallada de las diferentes pruebas a realizar.

Nos dividimos en equipos y nos pusimos manos a la obra. Quiso el azar que quien esto escribe primero probara el e-up! en el circuito de rampas, después el e-Golf en el circuito de 'handling' y eslalon y para terminar el Golf GTE en el anillo de velocidad, en una perfecta progresión ascendente de adrenalina y emoción.

e-up! carácter urbano, pero con garra

Pero vayamos por partes, en primer lugar el e-up!. Este pequeño demuestra su carácter 100% urbano a primera vista. Está claro que el concepto del coche está dirigido hacia la economía y las emisiones 0, pero la suma de sus 230 Nm de par máximo desde el arranque y su cambio de una sola marcha disparan al e-up! de 0 a 60 km/h en 5 segundos, lo que sonrojaría a más de un gasolina en un semáforo.

La prueba a la que sometimos a e-Up! consistía en utilizar los diferentes modos de recuperación de energía, para lograr una conducción eficiente y aprovechar al máximo su autonomía de 160 km. Dosificando los diferentes modos de recuperación se consigue  circular de forma distendida, casi sin necesidad de tocar el pedal de freno ya que utiliza el motor como tal.

En definitiva despierta en uno un cambio en la forma de conducir buscando el mayor rendimiento desde el punto de vista de la economía y con el valor agregado que resulta muy divertido.

eGolf, con toda la personalidad de un Golf

Luego de un breve 'pit-stop' para refrescarse, porque la ola de calor no había participado del concurso pero se hizo presente con toda contundencia, me tocó el turno de probar el e-Golf. En mi modesto modo de ver es un gran logro de la marca el mantener la personalidad del coche, pilar de su éxito de ventas y a la vez introducir un cambio tan radical en el concepto como lo es una mecánica 100% eléctrica. Probamos el e-Golf en el circuito de 'handling' sorprendiendo por su agilidad pese a ser más pesado que un Golf 'normal'. La posición de las baterías mantiene el centro de gravedad bajo y con una suspensión firme transmite un aire deportivo a sus movimientos, como quedó demostrado al exigirlo en el eslalon. En aceleración si el e-up! sorprende, éste es más rápido aún, de 0 a 60 km/h en 4,8 segundos. Utilizando los diferentes modos de conducción, ajustables desde la pantalla de 8 pulgadas del salpicadero, aprovecharemos al máximo su autonomía de 190 km, distancia que supera holgadamente las necesidades del conductor promedio para el día a día. En síntesis, un Golf en toda regla, con el plus de una conducción completamente ecológica.

Golf GTE, el broche de oro

Tocaba volver a pasar por boxes para el último cambio de vehículo. El Golf GTE cerraba con broche de oro una jornada fantástica. Con un aspecto marcadamente deportivo y unas prestaciones acordes al mismo, el GTE es sin duda uno de los ejemplares a tener en cuenta de su segmento. Sus 204 CV aceleran a este híbrido de forma vertiginosa alcanzando los 100 km/h en 7,6 segundos. Pero no había visto nada aún, tras una sencilla explicación al ponerme a los mandos, descubrí el amplio abanico de posibilidades que brinda este modelo.

Desde circular en modo eléctrico durante 50 km hasta el modo GTE que pone todo su potencial al servicio del conductor, pasando por la carga de batería con el motor de gasolina ó de forma híbrida pudiendo también reservar la carga de batería para usarla luego. En el anillo de velocidad pude disfrutarlo en toda su magnitud. Hicimos pruebas de aceleración en modo eléctrico y GTE. Todo un popurrí de sensaciones que ponen la adrenalina a correr por las venas.

Habiendo terminado todas las pruebas pasamos a la parte de la competición. Debíamos recorrer un circuito poniendo atención en acercarnos lo más posible a un tiempo determinado y manteniendo el mínimo consumo. Resultó tan divertido como complicado pero todos nos esforzamos al máximo en un clima de sana deportividad. Si bien hubo tres merecidos ganadores que disfrutarán de los nada despreciables premios correspondientes, creo que en general todos ganamos al disfrutar de una jornada inolvidable.

Por último quisiera agradecer a los anfitriones por el trato recibido, con profesionales de esa talla no es de extrañar que la revista Motor 16 tenga el éxito que tiene.