domingo, 3 julio 2022

Frenazo a la UE: Alemania no acepta prohibir los coches de combustión en 2035

Confirmado. Frenazo a la UE y a sus intenciones de adelantar la prohibición de venta de vehículos con motores de combustión a 2035. El Gobierno de Alemania lo tiene muy claro: no aceptará los planes de la Unión Europea.

Las declaraciones del ministro de finanzas alemán, Christian Lindner, suponen un importante frenazo a la UE en sus intenciones medioambientales. Alemania no acepta adelantar el final de la comercialización de vehículos con motor de combustión a 2035.

El mayor fabricante y consumidor de automóviles europeo no está conforme con la decisión adoptada el pasado 9 de junio por el Parlamento Europeo, pese a que esta fuera adoptada por mayoría.

En contra de prohibir los motores térmicos

La propuesta del Parlamento significaría la prohibición de venta de todo tipo de vehículos con motor de combustión en territorio europeo a partir de 2035. Eso incluiría a todos los modelos gasolina y diesel, pero también a los GLP , GNC y los híbridos, híbridos enchufables asi como a los de nuevas tecnologías basadas en el uso de combustibles “limpios” y sin huella final de carbono.

Según la propuesta del Parlamento Europeo, los motores alimentados por biocarburantes y combustibles sintéticos, e incluso los alimentados por hidrógeno que utilicen este gas como carburante, tendrían sus días contados. A partir de 2035 no podrían comercializarse en territorio europeo.

La normativa que pretende aplicar el Parlamento Europeo insta a reducir el 100 por cien de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) a partir del 1 de enero de 2035 en todos los vehículos a la venta en la UE. Además establece distintos pasos intermedios hasta llegar a esa fecha.

Así, para 2025, habría que alcanzar una nueva rebaja del 15% en las emisiones con respecto a las de 2021. Y para 2030, la reducción debería ser de al menos el 55 % con respecto a este mismo año.

Frenazo a la UE: Alemania no acepta

El frenazo a la UE que plantea ahora el Gobierno alemán no es el primero que reciben los parlamentarios europeos. Italia y antes Francia ya habían manifestado sus objeciones al adelanto sobre las fechas previstas en la descarbonización.

Con anterioridad a la votación en el Parlamento, Francia se opuso a adelantar a 2035 el cese de la comercialización de vehículos con motores térmicos. Posteriormente, Italia también mostró su disconformidad con la normativa que pretende el Parlamento Europeo que se apruebe y entre en vigor.

Para ambos países existen excepciones que se deben consentir, en especial las relativas a las distintas soluciones alternativas que promueven el uso de combustibles sintéticos para luchar contra las emisiones de CO2.

De igual modo, se considera que se podría hacer algún tipo de excepción con aquellos fabricantes que elaboran pequeñas series de sus modelos, como es el caso de las marcas de super deportivos (Ferrari, Lamborghini, etc). Excepción a la que en Italia ya denominan la “enmienda Ferrri”.

Decisión que sorprende

Para confirmar el frenazo a la UE en sus aspiraciones faltaba por conocer las opiniones de otros países europeos productores de automóviles, entre ellos la de Alemania, que muchos ya anticipaban que sería favorable a los posicionamientos del Parlamento de la Unión Europea.

Sin embargo, nada más lejos de la realidad. Alemania se apunta al frenazo a la UE en sus aspiraciones. Su gobierno se opondrá a la propuesta de adelantar el cese de la comercialización, según ha manifestado el ministro de finanzas alemán y presidente del Partido Demócrata Liberal (FPD) Christian Lindner.

Aprovechando su presencia en el “Día de la Industria Alemana” organizado por la influyente Federación Industrial Alemana (BDI), Lindner mostró su disconformidad y la del Gobierno alemán con tal decisión. Sin embargo, también apostó por proseguir avanzando en la transición eléctrica, en la cual posicióno a Alemania como líder del mercado.

hay determinadas soluciones técnicas que hay que explorar antes de prohibir su comercialización.

Christian Lindner, ministro de Finanzas de Alemania.

Según Lindner, Alemania aboga por mantener determinados nichos para los motores de combustión más allá de la fecha propuesta por el Parlamento Europeo. De igual modo, consideró que hay determinadas soluciones técnicas, como las de los combustibles sintéticos, que hay que explorar antes de prohibir por completo su comercialización.

Alemania quiere retirar las ayudas a los eléctricos

Sus declaraciones suponen un importante frenazo a la UE en sus aspiraciones por prohibir la comercialización de motores ICE y por adelantar la transición eléctrica. Y curiosamente se producen apenas tres días después de otras en las que abogaba por retirar bonificaciones a los coches eléctricos.

Este pasado sábado, Lindner tildó de “subvenciones equivocadas” que Alemania “ahora mismo no se puede permitir” a las ayudas e incentivos a la compra de vehículos eléctricos. Según Lindner, tanto los híbridos como los eléctricos puros reciben hasta 20.000 euros de ayuda durante toda su vida útil.

Christian Lindner, ministro de Finanzas de Alemania.

“Estamos dando subvenciones equivocadas a los electricos que ahora mismo alemania no se puede permitir. eliminarlas permitiria invertir de forma mas lógica”

Incluso los compradores de mayor nivel adquisitivo reciben tal volumen de ayudas. El minisitro de finanzas alemán considera “demasiada” la cantidad.  Un dispendio que  Alemania hoy no se puede permitir y cuya retirada permitiría “ahorrar miles de millones que podemos invertir de forma más lógica”, comento al diario Die Welt.

Para luchar contra la inflación que asola las economías de medio mundo, Lindner comentó que “tenemos la tarea de no impulsar más aún los precios con subvenciones, de no seguir endeudándonos y asfixiándonos a nosotros mismos con tipos de interés más altos”