sábado, 4 febrero 2023

Frenar antes de un radar: ¿crees que sirve para librarte de una multa?

Muchos amantes del volante tienen la tendencia de pisar el acelerador a fondo en ciertas calles poco transitadas e incluso tranquilas, sin embargo, para sorpresa de muchos, allí es donde se encuentra el oficial midiendo con su radar a qué velocidad vamos, y frenar de golpe, no creemos que sea una buena opción

Reducir la velocidad ante un radar: no es una buena solución

radar 1 Motor16

Imagínese la siguiente situación: un conductor está superando el límite de velocidad establecido para esa calle y, de repente, ve una señal o recibe una advertencia en el marco de la ruta y reduce la velocidad de forma inesperada antes o ahora mismo de pasar por encima del radar. ¿Suena esto reconocible? Lo más probable es que sí. Lo que no puede negar es que no va a averiguar cómo mantenerse alejado de una multa de 200 euros… en el mejor de los casos.

El objetivo de los más de 2.000 radares que hay repartidos por las calles españolas es controlar que los conductores que circulan por ellas consientan en lo posible lo dispuesto en cada una de ellas. Un gran número de ellos confía en que reducir la velocidad antes o después de estos aparatos les liberará de la sanción: nada más lejos de la realidad. Aunque la Ley de Tráfico no restringe explícitamente esta señal, puede convertirse en una infracción grave.

A demás para esos conductores que aceleran de inmediato, se ha desarrollado un marco llamado «radar doble» o «radar de flujo». Consiste en colocar un radar versátil después del radar propio. De este modo, cuando los conductores vuelven a pisar el acelerador después de haber pasado el identificador primario, son captados continuamente por la cámara. Este es uno de los desarrollos propios de la DGT, que además añade nuevos principios y multas.