miércoles, 5 octubre 2022

Fiat Mefistofele. Una bestia que aún posee dos récords de velocidad

Bautizado como Fiat Mefistofele, esta joya única de 1924 fue desarrollada por el piloto británico Ernest Eldridge tomando elementos de un Fiat SB4 de 1908 y de un autobús londinense, con un motor de aviación Fiat A.12. El «demonio sobre ruedas» logró batir varios récords mundiales. Algunos de ellos siguen vigentes casi 100 años después.

Durante los años 20 del siglo pasado, muchos jóvenes de familias nobles vieron en tecnologías novedosas como las del automóvil un mundo perfecto para hacer historia. Uno de ellos fue Ernest Eldridge, que se marcó el objetivo de establecer un récord de velocidad capaz de permanecer en el tiempo.

Para lograr este objetivo, el piloto británico compró un Fiat SB4, un vehículo de competición, y consiguien el propulsor Fiat A.1. Este motor de seis cilindros y 21.706 cm3 tenía unas incriebles prestaciones. Eldridge modificó los cilindros para dotarlos de cuatro válvulas con bujías Magneti Marelli mientras que, para la carrocería, utilizó los restos de un autobús londinense. Con todo, esta bestia alcanzó los 350 CV a 1.800 rpm y producía un ruido infernal.

Motor16

Récord mundial

Este monstruo pronto llamó la atención. Delage, una marca especializada en coches de carrera y su piloto estrella, René Thomas, lo retaron a un duelo para intentar batir el récord del mundo de velocidad. Con la cita fijada el 5 de julio de 1924 en la Route Nationale 20, cerca de Arpajon (Francia), Thomas contaba con el Delage V12 «La Torpille» de 350 CV.

El Fiat Mefistofele alcanzó los 230,55 km/h en la pista de tierra. Sin embargo, Delage y Thomas reclamaron con éxito: el vehículo no tiene marcha atrás, un requisito para homologar la plusmarca. Al día siguiente, ellos batirían el récord, con 230,63 km/h.

Eldridge, con la ayuda de un herrero local, logró incorporar un dispositivo de marcha atrás para su vehículo. Con ello, volvió a la carretera el 12 de julio y consiguió la revancha: llegó a los 234,98 km/h.

Motor16

Fue el último récord de velocidad batido en carretera. Dos de sus marcas realizadas en carretera (234,98 km/h en el primer kilómetro con salida parado y 234,75 km/h en la primera milla con salida parado) siguen vigentes.