jueves, 1 diciembre 2022

Ferrari Testarossa. ¿Quieres estrenarlo tú?

Que levante la mano quien no ha puesto un póster en su habitación o ha forrado alguna carpeta del colegio con una imagen donde apareciera el Ferrari Testarossa. Este deportivo presentado en la discoteca Lido de los Campos Elíseos de París allá por el año 1984 se convirtió en todo un objeto de culto y en sueño de muchos entusiastas de la firma de Maranello en la década de los '80.

Si en su día no contabas con el presupuesto suficiente para hacerte con uno de ellos, ahora los chicos de RM Sotheby's te van a dar la oportunidad, pero puede que el presupuesto siga sin acompañar, porque su precio se ha disparado por la nubes. Y más si hablamos de esta unidad en concreto en color Rosso Ferrari.

Con motor bóxer

Se trata de un Ferrari Testarossa que salió de la línea de montaje de Maranello allá por el año 1989 con destino a los Estados Unidos. Como el resto de estos cavallinos rampantes, esta criatura está impulsada por un impresionante corazón 5.0 con 12 cilindros en posición bóxer, el cual es capaz de generar 385 CV de potencia. Con semejante potencial, este deportivo era capaz de alcanzar los 290 km/h y podía acelerar de 0 a 100 km/h en apenas 5,0 segundos.

La principal particularidad de esta unidad que tienes ante tus ojos es que tan sólo ha recorrido desde entonces 585 millas, el equivalente a 941 kilómetros, por lo que prácticamente la puedes estrenar tu.

Puede ser tuyo el 6 de diciembre

Este deportivo en perfecto estado y que ha sido revisado en 2015 a conciencia por el servicio de Ferrari en Fort Lauderdale, cuenta con el emblemático certificado Ferrari Classiche, todos los manuales del propietario, el juego de herramientas original y una cubierta para cuando lo dejes estacionado en tu garaje.

Como te decíamos, serán los chicos de RM Sotheby's quienes le busquen un nuevo hogar el próximo 6 de diciembre en Nueva York. Eso sí, el Lote 120 de la subasta podría alcanzar los 325.000 dólares, lo que vienen a ser unos 272.000 euros, lo que no está nada mal para un Testarossa, que puede ser el que menos kilómetros del mundo tenga en la actualidad.