Ferrari 290 MM by Scaglietti. Una joya de 25,5 millones de euros
Fuera de serie

Ferrari 290 MM by Scaglietti. Una joya de 25,5 millones de euros

Así es el Ferrari que la marca italiana le preparó a Juan Manuel Fangio tras ganar en 1956 el Campeonato del Mundo de Fórmula 1. Un deportivo por el que un comprador europeo desconocido ha pagado en subasta nada menos que 25,5 millones de euros.

Andrés Mas

Andrés Mas Twitter

8 de Mayo 2016 19:58

Comparte este artículo: 31 0

Uno de los aspectos que más se valora en este interesantísimo mundo de los deportivos clásicos de colección es que el modelo en cuestión mantenga el máximo de piezas originales pese al paso del tiempo. Y dentro de esa cualidad en la que cobra especial valor que el coche conserve los materiales, la estructura y las partes más importantes de la carrocería de origen, el Ferrari 290 MM está considerado como un modelo con un grado de piezas genuinas casi inaudito. Sobre todo porque a pesar de haber pasado por siete dueños diferentes y haber participado en numerosas carreras de la época o eventos históricos, esta unidad con número de chasis 0626, no ha tenido nunca un accidente serio lo que ha facilitado que se le conceda el tan ansiado certificado Ferrari Classiche.

Poco habitual lo de llegar a la vejez sin accidentarse después de haber vivido una época dorada de la competición automovilística pero en la que era muy habitual destrozar un coche de carreras e incluso morir en los numerosos accidentes, debido a las casi inexistentes medidas de seguridad que rodeaban la competición y el automovilismo en general. Pero dejando a un lado la parte triste de la historia, esta joya creada por Ferrari para Fangio, considerado como el mejor piloto de carreras del mundo, es mágica y permite que nos remontemos a grandes gestas a bordo de modelos Ferrari en los años 50 tanto en Fórmula 1 como en el Campeonato Mundial de Sportscar con genios tras el volante de la talla de Fangio, el marqués de Portago, Eugenio Castellotti, Luigi Musso, Masten Gregory...

El motor V12 de este Ferrari solo pesaba 204 kilos. En perfecto estado, como se puede ver.El motor V12 de este Ferrari solo pesaba 204 kilos. En perfecto estado, como se puede ver.

Un motor de 350 caballos

La historia del 290 Mille Miglia, trufada de aventuras, éxitos y anécdotas, comienza en 1956 cuando Juan Manuel Fangio gana con Ferrari el Campeonato del Mundo de F1 y Enzo decide construir al gusto del piloto argentino uno de los cuatro 290 MM que prepara para la penúltima edición de la Mille Miglia. Enzo Ferrari quiere ganar esta carrera después de dos años de sequía y decide realizar cambios a todos los niveles. El mítico ingeniero Vittorio Jano regresa al equipo y propone recuperar el motor V12 diseñando junto a Andrea Fraschetti un propulsor más corto y más ancho con 350 caballos. También convence a Fangio para correr con el objetivo de asegurarse el Campeonato de Sportscar.

No había reglas en cuanto a cilindrada o peso sin embargo el Ferrari 290 MM pesaba solo una tonelada porque el V12 diseñado por los ingenieros italianos pesa tan solo 204 kilos (lo mismo que el V10 de un Porsche Carrera GT mucho más moderno). El otro gran lastre es el depósito de gasolina de 190 litros que va situado detrás del puesto de conducción. Y es que el Ferrari de Fangio gastaba 29 l/100 km a máxima velocidad (290 km/h), lo cual tampoco nos parece una exageración tratándose de un motor V12 de solo 3,5 litros de cilindrada.

Biplaza para circular en carretera y motoplaza para participar en carreras. El Ferrari 290 MM está impecable.Biplaza para circular en carretera y motoplaza para participar en carreras. El Ferrari 290 MM está impecable.

Enzo Ferrari consiguió su objetivo ya que situó a cinco Ferrari, dos de ellos 290 MM, en los cinco primeros puestos de esa penúltima Mille Miglia de 1956. Ganaba Eugenio Castelloti con un 290 MM como el de Fangio, que terminó cuarto con la unidad subastada despues de una carrera repleta de problemas a los que el astuto piloto argentino supo sobreponerse.

Mientras pasaba por diferentes propietarios hasta ser subastado, 60 años después por 25,5 millones de euros, este ejemplar único y original se permitió el lujo de ganar otras carreras importantes como los 1.000 kilómetros de Buenos Aires o el Gran Premio de Cuba. Y fue en 1964 el último año que el legendario Ferrari pisó un circuito.

Ahora su nuevo propietario pondrá esta joya a buen recaudo y con vigilancia permanente, vale su peso en oro.

Fangio en la Mille Miglia con el Ferrari 290 MM

Fangio corrió en 1956 la mítica carrera de las Mil Millas, entre Brescia y Roma ida y vuelta, al volante del Ferrari 290 MM que se ha subastado recientemente. Ferrari construyó cuatro unidades de este modelo para participar en la famosa carrera y aunque Juan Manuel Fangio quedó cuarto en esta penúltima edición, la ganó otro de los Ferrari 290 MM pilotado por el italiano Eugenio Castellotti

Artículos recomendados

Sigue Motor16