jueves, 2 febrero 2023

Este Porsche 956 apunta directo a los 6 millones

Gracias a la tecnología que estrenaba y a su extenso palmares en competición, el Porsche 956 es considerada toda una leyenda de la firma de Zuffenhausen. Eso y que durante nada menos que 35 años (hasta que llegó su digno heredero, el Porsche 919 Hybrid Evo) ha tenido en su poder el récord absoluto en el trazado alemán de Nürburgring con un tiempo de 6 minutos y 11,13 segundos.

Semejante criatura apareció en el año 1982 y nada más hacerlo, venció las 24 Horas de Le Mans. Es más, en el año de su debut los Porsche 956 acabaron en primera, segunda y tercera posición. También se hicieron con la victoria en 1983, 1984 y 1985, sin contar con la infinidad de carreras que ganaron por todo el planeta.

28 oficiales y 9 privados

Tras el éxito del primer año, Porsche se animó a fabricar unos cuantos ejemplares para equipos privados en 1983 (sólo se crearon 28 ejemplares para equipos oficiales y 9 para privados), como es el caso de esta unidad que tienes ante tus ojos con el número de chasis 959-110, que fue encargado por el equipo John Fitzpatrick Racing.

No comenzó con buen pie, pues debido a problemas técnicos tuvo que retirarse en Le Mans, pero después viajó hasta Estados Unidos, donde venció la Road América. Eso le ha permitido ser el único Porsche 956 de la historia en ganar una carrera en Estados Unidos, algo que seguro muchos coleccionistas acaudalados valoran cuando sea subastado en Atlanta.

Además, esta máquina ha ganado carreras de resistencia en Brands Hatch, Imola, Mugelo y Silverstone.

Este Porsche 956 acabó su carrera deportiva al finalizar las 24 Horas de Le Mans del año 1984 y acabo en manos de un coleccionista. Tan sólo ha tenido tres propietarios desde entonces y el último lo ha tenido en su poder nada menos que 16 años.

Se subasta el 27 de octubre

Como te hemos dicho, será subastado en Atlanta, porque allí el próximo 27 de octubre los expertos de RM Sotheby's organizan un evento en el Porsche Experience Center para conmemorar el 70 aniversario del nacimiento de la firma alemana.

Entonces alguien seguro que desembolsa los 6 millones de dólares (5,2 millones de euros) que esperan recaudar por esta pieza tan especial, que recordemos lucía una tecnología avanzada a su época. Y es que los Porsche 956 contaban con un sofisticado chasis monocasco que estaba fabricado en aluminio, por lo que estas máquinas pesaban entre 820 y 850 kilos. Para impulsarlo se recurre a un corazón con seis cilindros bóxer que tiene 2,65 litros de cilindrada y dos turbocompresores que le ayudan a generar la friolera de 640 CV de potencia.