Esta es la cuarta generación del Ford Focus
A LA VENTA EN VERANO

Esta es la cuarta generación del Ford Focus

Del Focus se han vendido más de 16 millones de unidades. Y Ford espera dar un fuerte impulso a su compacto con esta cuarta generación, donde todo es nuevo: plataforma, carrocerías, tecnologías de asistencia, motores, chasis...

Pedro Martín

Pedro Martín

10 de Abril 2018 13:00

Comparte este artículo: 84 0

Cada vez que nace un nuevo Focus, el salto es notable respecto al modelo anterior, pero esta cuarta entrega parece implicar un progreso aún mayor; tan radical incluso como el que dió Ford hace dos décadas al pasar del Escort al primer Focus. Porque la nueva generación, que será presentada a la prensa en julio y llegará poco después a las tiendas desde la factoría alemana de Saarlouis, innova absolutamente en todos los frentes, empezando por la plataforma, que es la moderna C2. Y siguiendo por las carrocerías, de las que habrá inicialmente tres alternativas: el compacto de cinco puertas, el familiar y un sedán que, en principio, no vendrá a España. Se apuesta en general por unas líneas más deportivas, aunque el pliego de condiciones exigía mantener la longitud y la anchura, y reducir la altura para favorecer la aerodinámica, aunque optimizando de paso la amplitud. Y parece que todo se ha logrado, pues el Focus ocupa lo mismo sobre el asfalto pero está distribuido de otra manera, con voladizos más cortos y distancia entre ejes alargada 53 milímetros, de modo que se anuncian 56 milímetros de hueco extra para las piernas detrás, lo que unido a un suelo prácticamente plano -apenas sobresale el túnel central- da como resultado tres buenas plazas traseras. Damos fe de ello, pues ya hemos tenido ocasión de subirnos en el nuevo Focus durante una primera toma de contacto en Alemania. Aún 'a coche parado', pero fue suficiente para constatar ese avance, que se aprecia más a lo largo que en anchura -le medimos delante un 1,5 centímetros extra- o en altura. Y sobre el maletero, Ford no da cifras aún, pero por volumen y forma parece muy aprovechable. Además, en el Focus familiar hay 115 centímetros de ancho entre pasos de rueda, y al abatir el respaldo trasero se logra una longitud 13,4 centímetros mayor que antes, hasta rebasarse incluso los 1.650 litros de capacidad máxima.

Más ligero que antes

También mejora mucho el Focus en aerodinámica, pues el sedán presume de un Cx de 0,250; y de 0,273 el cinco puertas. Parrilla frontal de lamas activas, tecnología 'air-curtain', bajos carenados... Incluso el sistema de frenos juega su papel en ese capítulo, pues gracias a la tecnología Electric Brake Booster -que a 100 km/h reduce un metro la distancia de detención- las pastillas y los frenos van más separados de lo normal, y el aire fluye mejor.

Esta versión familiar será muy funcional, espaciosa y práctica. Contará con un generoso maletero y será considerablemente más largo que el resto de versiones del Focus.Esta versión familiar será muy funcional, espaciosa y práctica. Contará con un generoso maletero y será considerablemente más largo que el resto de versiones del Focus.

El Focus arroja 88 kilos menos sobre la báscula, ahorro que se logra rebajando 33 kilos el peso del chasis, 7 el del cableado eléctrico y 6 el del conjunto motor-cambio; aunque el protagonismo de la 'dieta' corresponde a la carrocería, con 17 kilos eliminados en el revestimiento interior de la carrocería y 25 en la carrocería propiamente dicha, que recurre en algunas zonas a los aceros de alta resistencia -por sí solos permiten restar 16 kilos- y al aluminio, lo que sirve de paso para ganar un 20 por ciento de rigidez.

Cinco versiones para elegir

Como ocurre en el nuevo Fiesta, declinado en varias personalidades, el nuevo Focus contará con cinco estilos: en la base, a modo de versiones normales, los acabados Trend y Titanium; y como opción más deportiva el Focus ST Line, de altura rebajada 10 milímetros y con detalles exteriores propios como un alerón trasero más grande y un difusor posterior. A ellos se suma el Vignale, con una ornamentación externa e interna más refinada, y un Focus Active que nace como opción crossover para plantar cara, por ejemplo, al Nissan Qashqai o al Volkswagen T-Roc. Además de una carrocería personalizada con protecciones o un habitáculo decorado con materiales y diseños exclusivos, el Active se aleja del suelo 30 milímetros más, y no es descartable que de aquí a su lanzamiento todavía gane altura extra.

El cliente, por otro lado, podrá escoger entre 13 colores de carrocería, incluyendo tonos nuevos como el Orange Glow y el Desert Island Blue; o el Dark Mulberry, exclusivo del Vignale.

Plataforma, carrocería... Y el chasis también es fruto de un nuevo diseño, destacando la suspensión trasera independiente 'de brazo corto', o SLA, con un esquema propio en el caso del Focus familiar. Y el Focus 5p será el primero de la saga que pueda equipar amortiguación adaptativa (CCD, siglas de Continuously Controlled Damping), que cada dos milisegundos monitoriza suspensión, carrocería, dirección y frenos para ajustar su firmeza. El conductor, no obstante, podrá elegir entre los modos Comfort, Normal y Sport; para lo cual se servirá de la tecnología Drive Mode, nueva también en un Focus y que en todos lo casos -se trate de la suspensión normal o de la CCD- permite escoger entre los programas de conducción Eco, Normal y Sport, que determinan la sensibilidad del acelerador, las leyes de cambio de la caja automática -de 8 marchas, pero ya no de doble embrague-, la actuación del ACC o el tarado de la dirección asistida electrónica EPAS.

La cuarta generación del Focus estrena plataforma y se ofrecerá en versión familiar y sedán de cuatro puertas. También aparecerán los ST Line, Vignale y Active, con un aire muy aventurero.La cuarta generación del Focus estrena plataforma y se ofrecerá en versión familiar y sedán de cuatro puertas. También aparecerán los ST Line, Vignale y Active, con un aire muy aventurero.

Mucho que contar también sobre motores, de los que inicialmente habrá cuatro bloques: en gasolina, todos tricilíndricos, el optimizado 1.0 EcoBoost -con 85, 100 y 125 CV- y el nuevo 1.5 EcoBoost -150 y 182 CV-, siempre con turbo RAAX y el innovador sistema de desactivación de uno de los cilindros, que se 'apaga' o se 'enciende' en sólo 14 milisegundos. Y en diésel, aquí ya con cuatro cilindros, los también nuevos EcoBlue: un 1.5 en versiones de 95 y 120 CV -30,6 mkg de par máximo y emisiones de CO2 de 94 g/km-, y un 2.0 con 150 CV, 37,8 mkg y emisiones de 110 g/km. En cuanto a las transmisiones, se ha mejorado la caja manual de seis marchas y es nueva la automática de convertidor de ocho -con selector tipo rueda-, disponible con cuatro de los propulsores: 1.0 EcoBoost 125, 1.5 EcoBoost 150, 1.5 EcoBlue 120 y 2.0 EcoBlue 150.

Sobre el consumo homologado no hay datos aún, pero Ford espera que la reducción frente a la generación anterior ronde el 10 ó 12 por ciento. Y es que a la ligereza o la mejor aerodinámica hay que sumar unos neumáticos con un 20 por ciento menos de resistencia o la función Auto Start-Stop, de serie en toda la gama.

Su presentación interior es semejante a la del nuevo Fiesta, con una generosa pantalla coronando el salpicadero. Aunque mide lo mismo que antes, ahora hay más espacio en su interior.Su presentación interior es semejante a la del nuevo Fiesta, con una generosa pantalla coronando el salpicadero. Aunque mide lo mismo que antes, ahora hay más espacio en su interior.

En lo que respecta a equipamiento, el Focus se convierte en una de las referencias de su clase a nivel de asistentes. Y es que la firma del óvalo azul ha echado el resto en esta materia con su nuevo Focus, que adopta el sistema Ford Co-Pilot360, formado por tecnologías de protección, conducción y estacionamiento, y que permite hablar de automatización Nivel 2. Por ejemplo, el crucero adaptativo ACC -activo hasta 200 km/h- tiene función Stop&Go, reconocimiento de señales de velocidad y autocentrado en el carril; y en la lista de ayudas al conductor hallamos Head-up Display, faros delanteros adaptativos -con iluminación predicitiva de curva gracias a una cámara que 'lee' la carretera hasta 65 metros por delante-, sistema de estacionamiento Active Park Assist 2 -en versiones de caja automática se encarga de toda la maniobra, y aparca el coche en huecos sólo 110 centímetros más largos que el Focus-, asistente precolisión con detector de peatones y ciclistas, aviso de riesgo en ángulos muertos BLIS con alerta de tráfico cruzado trasero, frenada posterior contra colisiones múltiples, cámara de visión trasera, asistente de esquiva -si el choque es inminente ayuda a evitar el peligro mediante la dirección- e, inicialmente en Alemania, Austria y Suiza, alerta de entrada prohibida o sentido incorrecto.

Tampoco desentona con su conectividad, siendo el primer coche de la marca en Europa con FordPass Connect, cuya red WiFi soporta hasta diez terminales, además de complementar su navegador con el servicio Life Traffic o permitir el control remoto del vehículo: localización en aparcamientos, chequeo de niveles y de puertas, cierre, apertura e incluso arranque del coche a distancia... Dispone también del sistema de infoentretenimiento Sync3 ligado a la pantalla táctil de 8 pulgadas -compatible con Apple CarPlay y Android Auto- y a los comandos de voz, mientras que la nota 'marchosa' corre a cargo del sistema de audio B&O Play, con sus 675 watios de potencia y sus diez altavoces, incluido un subwoofer de 14 centímetros.

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados

Sigue Motor16
Salon