Cómo elegir el tipo de coche que necesita tu flota
Consideraciones para un uso profesional

Cómo elegir el tipo de coche que necesita tu flota

Si estás pensando en adquirir una furgoneta para uso profesional, antes de decantarte por un modelo u otro debes analizar bien sus características y comprobar que se adapta al uso que buscas darle. en tu flota. Para ello, aprovechar la experiencia de tu operador de renting es siempre una buena idea.

Guillermo López

Guillermo López

5 de Mayo 2021 19:00

Comparte este artículo: 0 0

Cada vez es más frecuente ver como furgonetas y vehículos comerciales ligeros se utilizan como estaciones móviles de trabajo para cumplir con las necesidades de los servicios que las empresas exigen de sus flotas, de ahí que al plantearse incorporar una nueva unidad a la misma sea imprescindible efectuar previamente un completo proceso de selección que permita contrastar que el modelo elegido se adecúa las exigencias del uso que queremos darle.

Para ello, nuestro primer consejo es sencillo: aprovecha la experiencia que acumula tu operador de renting para seleccionar los modelos que pueden servirte para los fines que esperas cubrir. Ellos trabajan a diario con miles de empresas y clientes que antes que tú han pasado por esta misma situación y conocen a la perfección tanto lo que el mercado ofrece como, desde luego, el resultado que las decisiones finales de sus clientes les han proporcionado una vez incorporadas a la flota en funciones semejantes a las que tú precisas cubrir.

Y si crees que no necesitas la ayuda de tu proveedor de renting o el consejo de algún fabricante o gestor de flota especializado, piensa que te vas a tener que enfrentar tu solo a una oferta que te presenta más de 3000 modelos y versiones de turismos y de 1500 vehículos comercialesligeros entre los cuales elegir el modelo que necesitas para tu flota. Y tendrás que estudiar todos ellos de manera analítica para tomar tu decisión

Pero centrémonos como hemos dicho en las versiones de furgonetas y comerciales ligeros que precisas. Desde nuestro punto de vista precisas fijar tu atención como poco una serie de puntos esenciales que son los que te proporcionarán las claves que precisas para acertar en tu elección. Esos puntos serían los siguientes.

Tamaño

Grande, pequeño, mediano, alto, bajo, sobre-elevado, compacto, estrecho. Si en el mercado hay infinidad de modelos disponibles es sin duda por una buena razón: cada uno tiene unas aplicaciones útiles diferentes que son adecuadas para solventar las necesidades de muchos clientes. Recuerda que no siempre disponer del vehículo más grande o más pequeño es lo más conveniente o lo que realmente precisas.

Para decidir un tamaño adecuado debes contemplar sobre todo los escenarios por los cuales se habrá de desenvolver. No es lo mismo circular por ciudades como Toledo, plagada de calles estrechas y pequeñas donde la maniobrabilidad ha de ser máxima, que hacerlo por carretera entre poblaciones o por ciudades como Barcelona donde los espacios son más amplios y la presencia de grandes avenidas o calles con las esquinas achaflanadas facilitan la circulación. En función de ello dependerá la longitud y anchura idónea de tu vehículo.

De igual manera, no es lo mismo un servicio de reparto que uno de instalaciones. En uno tendrás que dejar el coche en la calle y ocupar el menor espacio posible y en otro a lo mejor precisas de usar un mayor número de veces garages y aparcamientos que pueden limitar la altura que tengas que utilizar en tu vehículo. No es lo mismo aparcar en el interior de una nave que hacerlo en una plaza del garage de un edificio antiguo con los techos bajos.

Capacidad y flexibilidad

En los vehículos comerciales la capacidad es fundamental. Capacidad medida tanto en espacio y volumen de carga disponible como de número de plazas hábiles para transportar viajeros de forma segura. Y capacidad también entendida desde el punto de vista de la flexibilidad con la que cuenta el vehículo de poder ser utilizado indistintamente para ambos supuestos.

De igual manera, no es lo mismo transportar neveras o muebles que cajas o pales, esto influirá notablemente en la altura de la zona de carga, determinando si el vehículo a utilizar debe contar con una altura normal o deberá ser una furgoneta con la caja sobreelevada.

Importante en este aspecto contemplar la posibilidad de cargar pales a bordo directamente con el toro mecánico, tanto por las puertas traseras como por las laterales, si es que el vehículo dispone de ellas. Controlar las distancias entre los pasos de rueda es básico.

En este asunto, conviene tener claro que lo grande no tiene por qué ser siempre lo más eficiente. Evalua el equipo a transportar, las herramientas y el personal y calcula el espacio que realmente ocuparán. Calcúlalo cuidadosamente , pues en muchas ocasiones lo que te parece que debería ser el espacio correcto puede no ser el espacio real que ocupa ni que este que tú calculas deba ser el realmente compatible con un día de trabajo. Pero esto lo aclaramos mejor si hablamos de la ergonomía

Ergonomía

Es un aspecto que realmente se tiene muy poco en cuenta, cuando debería ser uno de los principales requisitos que deberían ser estudiados para incorporar el vehículo a la flota. Evaluar previamente a la compra el diseño de la furgoneta, tanto exterior como interior, puede evitarnos importantes costes. Exteriormente, en materia de rotulación y decoración con los colores de nuestra empresa. ¿Cuantos logotipos han sufrido cambios en los laterales o en la trasera de sus vehículos comerciales para adaptarse a los espacios disponibles? Innumerables.

La ergonomía interior del vehículo también afecta sobre manera a la seguridad y confort a bordo tanto del conductor como de los pasajeros, así como a las fijaciones de las mercancias a trasladar. ¿Hay espacio suficiente como para garantizar movimientos cómodos dentro del vehículo (a coche parado, se entiende)? ¿Pueden los operarios mantener una postura suficientemente erguida en la zona de carga? ¿Dispone esta de suficiente espacio para transportar mercancías además del equipo habitual?

Son algunas de las preguntas que hay que hacerse. Sobre todo si piensas instalar a bordo una sala de trabajo stand-up, con elementos fijos donde trasladar materiales o equipo de forma segura, o crear una especie de puesto de trabajo móvil donde procesar materiales allá donde tus operarios se trasladen,... Saber qué sistemas de almacenamiento interior son los más adecuados para tus vehículos antes de incorporarlos a la flota evitará a posteriori situaciones incómodas con proveedores habituales cuyos sistemas puedan no adecuarse a los nuevos interiores.

Tecnología y potencia

Sin duda es de los aspectos mas relevantes del tipo de furgoneta que precisas. No siempre el diesel es la opción más eficiente para tu movilidad, aunque en muchas ocasiones sea la más asequible y económica.

Diesel, gasolina, GLP, GNC, híbrido, híbrido enchufable o eléctrico puro. cada vez es más fácil encontrar todas estas posibilidades en las gamas de los distintos modelos de furgonetas que nos proponen las marcas. Analizar las áreas donde los vehículos de la flota van a prestarsus servicios nos permitirá lograr interesantes ahorros en cuanto al coste de la energía que vamos a utilizar para impulsarlos.

Adquirir unidades para la flota no significa que todas ellas tengan que disponer de una tecnología común qe las impulse. No es lo mismo circular por el centro de la ciudad que tener que desplazarse por vías y carreteras interurbanas, o tener que recorrer carreteras de montaña de segundo orden.

De igual modo, los pesos de la carga a transportar también han de influir decisivamente en el tipo de tecnología del motor que elijas. No es lo mismo llevar 2.500 kg de carga con un motor de 80 CV que con uno de 120, como tampoco es lo mismo disponer de una recuperación en 4ª o 5ª marcha de mayor o menor duración a la hora de efectuar un adelantamiento, ni disponer de la entrega inmediata de todo el par que proporcionan los motores eléctricos frente a la pausada y progresiva que ofrecen los motores térmicos. Analizar tanto la tecnología del motor como la potencia es una asignatura básica a la hora de elegir un coche para la flota.

Tracción

¿Necesitas que tu vehículo disponga de capacidad de remolque? ¿Circulará en zonas con asfaltos deslizantes y curvas numerosas? ¿Efectuará su actividad circulando fuera del asfalto? ¿Va a realizar sus funciones en zonas de climatología adversa habitual?

Si tu respuesta a estas preguntas es sí, lo mejor será que vayas pensando en dotar a la unidad en la que piensas con sistema de tracción a las cuatro ruedas. Puede que resulte un poco más caro incorporarla, pero a la largatus conductores ganarán en seguridad y les será mucho mas fácil cumplir con sus rutas y cometidos.

Disponer de la mejor capacidad de tracción es además una importante fuente de seguridad al circular, especialmente cuando hablamos de vehículos de tamaño superior que en su interior portan cargas que pueden desplazarse y moverse bruscamente mientras circulan.

Además, debes tener en cuenta que si, en algún momento, el vehículo ha de poder trasladar un remolque, su capacidad de arrastre se verá especialmente mermada si además tiene que transportar a un elevado número de pasajeros o de carga pesada a bordo.

Seguridad y ayudas a la conducción

Las furgonetas actuales cuentan ya en su equipamiento de serie con numerosos sistemas de seguridad activa y pasiva que garantizan suficientemente la seguridad de conductor y pasajeros durante sus desplazamientos. Aún así, es conveniente valorar los cada vez más frecuentes sistemas de seguridad añadida y, en especial, de ayudas a la conducción que la incorporación de la electronica y las nuevas tecnologías favorece.

Sistemas como el control de estabilidad, el control de velocidad, el asistente del mantenimiento de carril, de control del ángulo muerto o los de control de aparcamiento y de tráfico cruzado en la trasera del vehículo, y tantos otros que vienen ofreciéndose bien de serie bien opcionalmente en los nuevos modelos que llegan al mercado ayudan a evitar numerosos pequeños incidentes que fuerzan a los vehículos a pasar por el taller y que, a la larga, suponen penalizaciones en las operaciones de renting, en el seguro y restan operatividad a la flota. Costes que, a la larga, resultan muy superiores al de incorporar esos elementos de seguridad añadida que se nos ofrecen como opcionales al efectuar su compra o alquiler.

Pero, ante todo, lo que debes valorar es la importancia que tendrán a la hora de ayudar a evitar situaciones conflictivas y peligrosas que pueden terminar provocando accidentes que afecten tanto a la integridad del vehículo como muy especialmente a la de los posibles conductores y pasajeros del mismo.

Equipamiento y conectividad

Las nuevas tecnologías en materia de conectividad e infoentretenimiento a bordo también están llegando a los vehículos comerciales. Contar con un navegador integrado puede resultar mucho más caro que disponer de un buen sistema de telefonía movil y un buen equipo de conectividad que nos permita acceder a navegadores más accesibles y económicos. Evaluar las prestaciones de estos sistemas y buscar el más adecuado para las funciones del vehículo es parte del proceso.

Al elegir hay que considerar que los vehículos son el espacio de trabajo de muchos miembros de la empresa. Y de igual manera que contemplas una buena silla y un agradable espacio de trabajo para tus oficinistas también debes procurar que tus conductores dispongan de él.

Contar con un buen equipo de climatización a bordo es esencial para un viaje confortable, pero sobre todo también para un viaje más seguro. Y ya hemos mencionado lo que pasa con los sistemas de seguridad y asistencia a la conducción.

Dota al vehículo de elementos necesarios y prácticos. Así, invertir en puntos de anclajeadicionales para la zona de carga, equipamientos especiales para el transporte ordenado de pequeños objetos, que eviten que estos vayan dando botes durante los trayectos y distrayendo la atención del conductor de la carretera es también una medida de seguridadadicional.

Acabado y durabilidad

Evaluar los materiales empleados a bordo de cada vehículo y su posible durabilidad y resistencia a un uso continuado forma también parte del análisis a realizar. Disponer de tapizados y guarnecidos acordes a la actividad que el vehículo va a realizar es primordial para garantizar una adecuada limpieza y mantenimiento del vehículo y evitar que este pierda mayor valor a futuro del calculado en la operación de renting o que pueda reducir su futuro precio de reventa.

La capacidad de cumplir con los ciclos de vida esperados dada la carga útil y la aplicación de una flota también se deben monitorear estrechamente para comprender si los vehículos resistirán o no a futuro el uso de campo deseado.

Evaluar disponer de materiales livianos frente a otros más pesados, también ayuda a reducir otros costes, como son los de posibles reparaciones de los mismos e incluso los del consumo de combustible. Conciliar las actuaciones en este campo con la información que del modelo proporcionamos a las compañías del seguro también permite reducir el valor de las primas dado que ayuda a valorar los riesgos de las mismas.

Como se puede apreciar, elegir el mejor modelo para la flota requiere de un profundo trabajo de estudio y análisis que no puede ni debe efectuarse a la ligera. La flota de vehículos de una empresa es uno de los gastos más importantes que esta debe afrontar y de ella dependen en buena medida los ingresos que ha de recibir. Es, por tanto, una decisiónclave de cara al futuro de la actividad de la compañía, de ahí que nuestro mejor consejo siga siendo el mismo que ofrecíamos al iniciar este tema: déjate asesorar por los expertos con los que habitualmente colaboras.

Artículos recomendados

Sigue Motor16
Salon