viernes, 2 diciembre 2022

El volante de Porsche. De un simple aro a un centro de control

Desde la fundación de la marca en 1948, la competición al máximo nivel se ha utilizado como fórmula para avanzar en el desarrollo técnico. «Las exigencias extremas a las que nos enfrentamos en la pista resaltan muy rápidamente los puntos débiles y alientan a los ingenieros a buscar soluciones nuevas y mejores», aseguraba Ferdinand «Ferry» Porsche. Pues Bien, este principio, que se aplicó en el desarrollo del legendario 356 Nº 1 Roadster, sigue siendo utilizado por los ingenieros de Weissach.

Este continuo desarrollo en competición se ve reflejado en el volante. Todos los volantes que incorporan los deportivos de Porsche han sido utilizados antes en sus coches de carreras, una tradición que comenzó a mediados del siglo pasado. Desde el año 2000 la progresión que han sufrido los volantes de la marca ha sido evidente, lo que era un aro cubierto de cuero se ha convertido en un controlador multifuncional.

1 PWavqL9tz7FH8 Motor16

El piloto de resistencia y campeón del mundo de 2016, Timo Bernhard, ha sido testigo preferente de los avances en la tecnología del volante. «En 199 participé en la Carrera Cup como piloto Júnior de Porsche. En aquellos momentos, el volante no tenía botones, ni radio, ni levas del cambio, ni limitador de velocidad. Teníamos que conducir por el pit lane con un ojo puesto en el velocímetro», aseguraba el piloto.

Los Porsche Cup estrenaron los primeros botones

En 2001, los coches de Porsche Cup incorporaban un botón para la radio y, en 2004, el número de funciones en el volante se incrementó hasta seis en los Porsche 911 GT3 RSR que participaban en la American Le Mans Series. La disposición de todas las funciones se convirtió en una prioridad máxima, para que los pilotos pudieran usar el volante de la manera más intuitiva posible.

En el desarrollo de los volantes de Porsche los pilotos juegan un papel fundamental. Ellos aportan una información para asegurar la mejor ergonomía posible. El primer paso es el posicionamiento de las cuatro funciones más importantes: los botones para el limitador de pit lane, para situaciones de bandera amarilla general, así como los de on/off para el motor y la radio.

En los últimos años los volantes han evolucionado para mejorar en términos de funcionalidad y manejo. La forma y los materiales también se han ido modificando, desde un volante circular hecho de madera hasta uno realizado sobre una base de acero, con una figura similar a la de los mandos de un avión. «Cuando comparas un volante antiguo con uno nuevo es difícil creer que los modelos actuales sean incluso más ligeros que los primitivos, a pesar de todos los controles, pantallas y electrónica que llevan. Esto se consigue gracias al uso del aluminio y la fibra de carbono», ha asegurado Pascal Zurlinden, Director de Competición para los Vehículos Oficiales Porsche.