sábado, 10 diciembre 2022

El último Bugatti Veyron Super Sport ahora puede ser tuyo

Si eres un verdadero amante de los automóviles, pero si tu cuenta corriente no está lo bastante saneada (y te hablo de que te sobren ahora mismo unos cuantos millones de euros), mejor no le eches un vistazo a la página Web del exclusivo concesionario Tom Hartley Jnr, donde entre su actual repertorio te puedes encontrar con auténticas maravillas de la ingeniería clásica y actual.

Si bien a día de hoy entre tantas joyas sobresale este inmaculado Bugatti Veyron Super Sport, un deportivo realmente especial, porque fue desarrollado y fabricado por la firma de Molsheim con un único y conciso objetivo en mente: convertirlo en el coche 'de producción' más rápido del mundo.

Alcanzó los 431,072 km/h

Para crearlo tuvieron que modificar por completo la carrocería del Bugatti Veyron 'convencional', añadiendo nuevos componentes aerodinámicos y alargando también la parte final del techo. Pero eso son solo algunos detalles que esconden las versiones Super Sport, que contemplan mejoras en el chasis, además de que su 8.0 W16 con cuatro turbos también pasaba de 1.001 a 1.200 CV de potencia.

Con todo ello se hablaba por entonces de que esta joya podía acelerar de 0 a 100 km/h en solo 2,5 segundos y alcanzar los 415 km/h de velocidad punta, registro que los de Molsheim pulverizaron en 2010 en la pista de pruebas de Ehra-Lessien alcanzando los 431.072 km/h y estableciendo así un nuevo récord de velocidad.

Motor16

De esta auténtica maravilla de la ingeniería los de Molsheim tan solo fabricaron 48 unidades (recuerda que solo se hicieron 500 Veyron en total) y este que ahora mismo te ofrece Tom Hartley Jnr es concretamente el último de todos ellos. Su documentación y diferentes motivos por su interior así lo dejan también cristalino.

En inmejorable estado, pero nada barato

Esta unidad fue entregada por el concesionario que Bugatti tiene en Londres en agosto de 2014 (aún así cuenta con un volante a la izquierda, lo que incrementa su atractivo) y su primer propietario decidió encargarlo con una carrocería en color Matte Black, que hacen juego con sus ligeras llantas forjadas y a la vez contrasta con las pinzas de freno en color rojo… Y también con su interior vestido por completo en cuero Carmine Red y con detalles en fibra de carbono.

A lo largo de su vida este Bugatti Veyron Super Sport ha sido debidamente revisado por Bugatti London cada año y muestran detalles como los kilometrajes de cada una de ellas: 448, 500, 552, 1.543, 1.752 y 2.005 kilómetros respectivamente. Por cierto, en esta última también se instalaron cuatro neumáticos nuevos, por lo que quien se haga con el se ahorrará un buen dinero.

Motor16

Además hay que tener en cuenta que se ha ampliado su garantía oficial hasta 2022, que incluye todos los libros oficiales, llaves de repuesto, la singular llave 'Max Speed', funda para el vehículo, mantenedor de batería, botiquín de primeros auxilios, además de un libro especialmente creado y certificado por Bugatti que demuestra que se trata del último Veyron Super Sport fabricado.

Su precio no se ha desvelado, pero puedes estar seguro que esta criatura no bajará de los 2,5 millones de euros.

¿Por qué semejante cantidad? Sencillo. Y es que esta maravilla ya fue subastada en junio de 2018 por los expertos de Bonhams cuando apenas tenía 550 kilómetros. Entonces se llegaron a pagar 2.045.500 libras, que son algo así como 2.380.000 euros al cambio. Y a pesar de ahora tener a día de hoy 2.016 kilómetros, estas criaturas no pierden ni un céntimo con el paso del tiempo.