El primer eléctrico de Skoda data de 1939
SKODA SE FUNDÓ EN 1895

El primer eléctrico de Skoda data de 1939

Ser una de las marcas más antiguas del planeta tiene sus ventajas, y es que Skoda ya trasteaba con los eléctricos a finales de los años 30.

Santiago Casero

22 de Junio 2020 16:30

Comparte este artículo: 71 10

Skoda se fundó en el año 1895 y, desde entonces, han estado siempre experimentando con nuevas tecnologías de propulsión, desde la electricidad hasta el gas, pasando por el carbón o los quemadores de madera.

El primer vehículo híbrido que fabricaron fue en 1908, cuando los fundadores: Vaclav Laurin y Vaclav Klement se reunieron con Frantisek Krizik, el hombre que diseñó y construyó el sistema de tranvías de Praga; que sigue en funcionamiento a día de hoy...

Un primer híbrido en 1908

Krizik cogió un prototipo del L&K Type E y construyó un sistema único que usaba un motor de gasolina para funcionar. El motor de combustión interna producía la electricidad que después impulsaba el coche a través de un motor eléctrico. Hay que tener en cuenta que esto ocurrió hace más de un siglo y que la tecnología de baterías y almacenaje de energía todavía estaba por descubrir. Sin embargo, sí que les valió para aprender grandes cosas y más adelante aplicarlas de la mejor manera en distintas cuestiones.

Treinta años más tarde de este suceso, en 1938, durante la Segunda Guerra Mundial, las importaciones de gasolina estaban bajo la lupa y Skoda necesitaba un plan para poder seguir suministrando material y demás mercancías a los establecimientos. Esto se solucionó con la construcción de un camión de cervezas eléctrico, capaz de transportar el producto desde la fábrica en Pilsen hasta los bares y restaurantes de los pueblos. Este camión contaba con unas baterías de plomo y ácido y podía cargar hasta 3 toneladas de cerveza.

Pero no solo hicieron pruebas con los eléctricos, en 1919 también estuvieron ocupados con un camión propulsado por carbón. Aunque la tecnología funcionaba, se consideró que era demasiado complejo para su construcción, por lo que la firma tumbó el proyecto; hasta los años 40, cuando volvió a investigar y revisar la tecnología del mismo.

La compañía se las ingenió para colocar un generador de gas y madera que podía convertir las astillas y el carbón en gas que propulsaba el vehículo. Varios prototipos del Rapid se hicieron en 1942 con esta tecnología e incorporaban un conversor de madera-gas en el parachoques delantero.

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados

Sigue Motor16
Salon