viernes, 7 octubre 2022

El Maserati Ghibli celebra su 55 cumpleaños

El 3 de noviembre de 1966, el Salón del Automóvil de Turín fue testigo de la presentación de uno de los modelos más importante de la historia de Maserati, el Ghibli. Con un nombre que evocaba al de un viento (del norte de África), el coupé biplaza encarnaba una nueva interpretación del concepto de automóvil gran turismo.

Con una apariencia deportiva, montaba un motor de nuevo diseño, basado en la experiencia de la unidad de 8 cilindros utilizada en el Mexico. Desarrollaba una potencia de 330 CV en la versión de 4.700 cc, que le siguió una versión más potente de 4.900 cc. Este motor se equipó con un cárter seco y se montó sobre un chasis tubular, en una posición muy baja.

1 Kv0aqi4R9mozE Motor16

Uno de los puntos fuertes de su diseño, que marcó el cambio decisivo respecto a sus predecesores, fue la integración de los volúmenes: no había distinción entre la carrocería del automóvil y el habitáculo; no estaban separados ni superpuestos, sino que estaban unidos como en una solo superficie.

Su llegada al mercado

Tras su presentación, el Ghibli aterrizó en el mercado en 1967. Al año siguiente se rediseñó su interior y había disponible, como opción, una transmisión automática, así como una caja de cambios manual de 5 velocidades. En 1969 llegó la versión Spyder, que podía equiparse con una capota rígida retráctil.

2 Kv0aqi4R9mozE Motor16

En total se produjeron 128 unidades del Ghibli Spyder y más de 1.200 del Ghibli coupé entre 1967 y 1972. Uno de ellos fue comprado por Henry Ford (nieto del fundador), quien lo ubicaría en el vestíbulo del Centro de Desarrollo de Productos de Ford, en Detroit.