viernes, 9 diciembre 2022

El LW de tres ruedas. El gran olvidado de Skoda

La historia de Skoda se remonta a 1985, año en el que los jóvenes emprendedores Václav Laurin y Václav Klement abrieron su propio taller de reparación de bicicletas en Mladá Boleslav. Un año después, estos checos lanzaron sus propias bicicletas bajo la marca SLAVIA, y en 1899 ya habían introducido en el mercado las primeras motocicletas de diseño propio, propulsadas por motores de un cilindro. En 1903, el motor bicilíndrico en V en tipo CC se convirtió en uno de los primeros motores producidos en masa.

Un año más tarde, la compañía checa introdujo el CCC, su primer motor de cuatro cilindros en línea, y estrenó el modelo «LW», que estaba refrigerado por agua. Con una cilindrada de 600 cc, el LW conseguía alcanzar los 70 km/h, un dato que no terminó de convencer. Tan solo se vendieron 10 unidades, mientras que 965 clientes optaron por el modelo básico refrigerado por aire.

1 fH594kFWNEaez Motor16

Con la llegada de los vehículos de tres ruedas basados en la motocicleta LW, las ventajas de la refrigeración por agua fueron más notables: los asientos de los pasajeros o el compartimento de carga, situados por encima del eje frontal, restringían el suministro de aire para la refrigeración de los vehículos de tres ruedas. Otro aspecto a tener en cuenta era la capacidad del motor, de hasta 0,8 litros, también incrementaba la resistencia del arranque del motor, que en esa época se arrancaba por empuje. Para solucionarlo, se introdujo una palanca de descomprensión, que mantenía abierta la válvula de escape, reduciendo así la contrapresión en el cilindro cuando el motor estaba en movimiento. Cuando se liberaba el motor, este acumulaba la compresión necesaria y arrancaba.

2 fH594kFWNEaez Motor16

Como esta solución no era suficiente para mover motocicletas más grandes, se desarrolló e instaló una caja de cambios de dos velocidades, que permitía arrancar el motor incluso cuando el vehículo estaba estacionado.

Todas estas novedades hicieron que los modelos L&K se demandaran en mercados internacionales, llegando incluso hasta México. El peso sin carga del LW de tres ruedas era de 160 kg y podía soportar hasta 200 kg de peso. Esto permitía transportar a dos pasajeros en la banqueta revestida de cuero.

La firma checa mantuvo la producción de este LW de tres ruedas hasta 1911. Según Skoda, probablemente solo queden tres unidades y un motor suelto. Uno de ellas se encuentra en el Museo Skoda de Mladá Boleslav.