El diseño de futuro de Opel
50 AÑOS DE OPEL DESIGN STUDIO

El diseño de futuro de Opel

¿A quién no le gusta el Astra GTC? Sin embargo, este modelo ya es historia. Bajo la dirección de Mark Adams, los diseñadores de la marca trabajan en lo que ellos denominan Opel Design 2.0, una nueva corriente de ideas anticipada por el concepto Monza, que definirán el estilo de Opel en los próximos 10 años.

Alberto Mallo

Alberto Mallo

13 de Agosto 2014 12:35

Comparte este artículo: 0 0

El diseño en Opel, una de sus banderas de imagen durante épocas pasadas, volvió con fuerza a la vanguardia del panorama automovilístico europeo con la aparición del Insignia en 2008.

Hoy, en Opel impera el convencimiento de crear tendencias, de afianzarse en ese podio virtual de las marcas más atractivas por la estética y funcionalidad de sus coches. Para ello preparan toda una batería de futuros modelos. Y nadie mejor que Mark Adams, vicepresidente de Diseño, para transmitir a nuestros lectores la filosofía de esta nueva etapa.

«Lo positivo de nuestra filosofía 'Diseño Escultural unido a Ingeniería Alemana' es que no nos limita, todo lo contrario, nos da una gran libertad creativa, proporcionándonos un marco donde poder trabajar. Tenemos una gran variedad de clientes, de modo que necesitamos coches diferentes, cada uno con su propia personalidad. Por ejemplo, el ADAM es totalmente un Opel, sin embargo su personalidad es completamente diferente a la de un Insignia».

Monza, define el diseño de los próximos años

Pero el diseño de automoción siempre está en constante evolución, y lo vanguardista de hoy puede caducar mañana. Así que empieza una nueva época:

«La semilla para la etapa Opel Design 2.0 fue plantada en el concepto Monza, el cual define nuestra línea de diseño para los vehículos de los próximos 8 ó 10 años».

Si las nuevas tecnologías condicionan el trabajo de los departamentos de Estilo Interior de todos los fabricantes, los sistemas de iluminación plantean otros retos a los de Estilo Exterior. En ese sentido, Mark Adams también da la propia visión de Opel, anticipada por el concepto Monza:

«El Monza es inspirador y visionario. Destaca por una eficiencia y conectividad excepcional. Estoy convencido de que la tecnología de proyección LED, así como las interfaces entre el hombre y el ordenador serán perfeccionadas en unos pocos años. Hoy en día los conductores utilizan pantallas táctiles, pero muy pronto el reconocimiento de voz ocupará su lugar, lo cual contribuye significativamente a la seguridad ya que el conductor no tendrá que apartar las manos del volante, y Opel tiene la intención de ser líder en este aspecto con la siguiente generación de coches. En términos generales el interior cobra una mayor importancia. Sí, el exterior es lo que todo el mundo ve, pero el 99 por ciento del tiempo estamos en el interior del coche».

Opel está escribiendo la hoja de ruta de su historia futura por medio de un libro de estilo ya en ejecución, encaminado a un diseño emocional:

«Aunque nuestra filosofía de diseño 'Arte Escultural unido a Precisión Alemana' fue introducida hace sólo unos años con el Insignia, esta descripción hubiera sido perfecta en cualquier momento anterior. También es fácil imaginar cómo nuestros coches continuarán respondiendo a este lema en 2060. Una filosofía de diseño, según nosotros la entendemos, es algo sostenible y perdurable».

Ahora, el desafío de los diseñadores de Opel es llevar a la práctica con éxito toda esta contundente declaración de principios, que nosotros definiríamos como un estilo muy expresivo, limpio y eficiente.

50 aniversario del Opel Design Studio

Opel Design Studio fue creado en 1964 por Clare MacKichan, siguiendo los pasos de la corporación General Motors en EE UU, y cambiando el modo de trabajo que hasta entonces se había llevado en la marca alemana.

Nacería así en 1965 el Opel Experimental GT, primer coche concepto de un fabricante europeo que pasaría a la producción en serie, bajo la denominación Opel GT, en 1968. Del GT se construyeron 103.464 unidades hasta 1973, siendo uno de los modelos más carismáticos en la historia de Opel.

Actualmente, los ordenadores son la herramienta imprescindible para lograr la máxima precisión y dar rienda suelta a la creatividad artística de los diseñadores. Sin embargo, el trabajo manual es una constante, desde la realización de bocetos hasta el acabado final en el fresado de las maquetas; también se comprueban en vivo las condiciones de acceso al interior de un prototipo; o se contrastan con los mismos métodos de toda la vida las curvas y los reflejos de una carrocería. Como dice Mark Adams, la tecnología y el arte se dan la mano en Opel Design Studio.

Artículos recomendados

Sigue Motor16
Salon