lunes, 3 octubre 2022

EE.UU: luz verde a la ayuda de 7.400 euros por comprar eléctricos ‘made in USA’

El Congreso estadounidense ya ha dado luz verde a la Ley de reducción de la inflación, que cuenta con un presupuesto de 433.000 millones de dólares (426.387 millones de euros) y que incluye ayudas de 7.500 dólares (unos 7.400 euros) por la compra de coches eléctricos, siempre que sean ensamblados en una fábrica estadounidense. Y, no solo eso, a partir de 2023, los eléctricos que tengan componentes chinos tampoco podrán acogerse a las ayudas.

Una medida sobre la que que la Comisión Europea dio la voz de alarma al considerar que era discriminatoria para los fabricantes europeos y que la portavoz de Comercio de la UE, Miriam García, pidió retirar para «garantizar que cumple con los estándares de la Organización Mundial del Comercio«. Según explicó, la UE y EE.UU. comparten el objetivo de avanzar en la movilidad sostenible por su impacto en la reducción de emisiones y la transición verde, pero para Bruselas resulta clave que las medidas puestas en marcha al otro lado del Atlántico «sean justas».

El Senado aprobó la citada ley el pasado día 8 de agosto y tiene el objetivo de disminuir los costes de la energía, aumentar la producción limpia y reducir las emisiones de carbono en un 40% para 2030.

Cadillac Escalade 11 Motor16

3.900 euros para los eléctricos usados

Además de las ayudas de 7.400 euros por vehículo para la compra de nuevos modelos eléctricos fabricados en territorio americano, la ley contempla también incentivos a la adquisición de eléctricos usados de 4.000 dólares (unos 3.900 euros).

Para poder cobrar la ayuda, los que compren un turismo eléctrico nuevo no pueden superar el precio de 55.000 dólares (unos 54.000 euros) y de 80.000 dólares (79.000 euros) en el caso de furgonetas y todoterrenos.

Las críticas a la ley no solo han llegado por parte de Europa, también hay división interna, ya que la Alianza para la Innovación en la Automoción, que representa a los fabricantes de automóviles en EE.UU. cree que los requisitos de las desgravaciones para los eléctricos harán que la mayoría de los vehículos no puedan acogerse inmediatamente al incentivo.

En EE.UU hay actualmente 72 modelos de eléctricos disponibles para la compra, entre los que se encuentran eléctricos puros, híbridos enchufables y de pila de combustible.

De los vehículos eléctricos que se venden en EE.UU, el 70% de ellos no podría acogerse inmediatamente a las ayudas y ninguno tendría derecho a la totalidad cuando entren en vigor los requisitos adicionales referentes a los componentes procedentes de China.

Los fabricantes han explicado que la ley es «una oportunidad perdida» que pondrá en peligro el objetivo de alcanzar hasta un 50% de ventas de vehículos eléctricos en 2030.