DS3 1.0 PureTech EAT6. Confort, ahorro y exclusividad
NUEVO CAMBIO AUTOMÁTICO

DS3 1.0 PureTech EAT6. Confort, ahorro y exclusividad

El más pequeño de los DS crece en encantos con la adopción del motor tricilíndrico PureTech de 110 CV y el cambio automático EAT6, mucho más refinado y eficiente que el anterior. Buenas prestaciones, mucha suavidad y una sorprendente rebaja de consumos.

Javier Montoya

Javier Montoya Twitter

6 de Mayo 2015 16:49

Comparte este artículo: 0 0

DS sigue con su proceso de hacer marca. Y ahora le toca el turno al pequeño DS3 que estrena el motor tricilíndrico PureTech de 110 CV y el nuevo cambio automático EAT6 de 6 marchas. Una combinación perfecta por suavidad, comodidad y ahorro para hacer aún más apetecible el personalizable utilitario francés.

DS, la marca premium del Grupo PSA sigue buscando su camino y definiendo su identidad. Un camino que inició hace 5 años con el DS3, como modelo distinguido dentro de la gama Citroën y que ahora da sus primeros pasos como marca independiente. Y una de sus primeras decisiones tiene que ver con el DS3, uno de sus coches de mayor éxito, del que se han vendido 330.000 unidades en este tiempo, que trata de refinarse utilizando el potencial tecnológico de PSA.

Nuevo motor y nuevo cambio

Así, el utilitario francés incorpora un nuevo motor de gasolina y un nuevo cambio automático de variador continuo y 6 velocidades para refinar aún más sus características. El motor es uno de esos prodigiosos tricilíndricos del conglomerado francés, esos que se apellidan PureTech. En concreto es un 1.2 de 110 caballos con una cifra de par máximo de 205 Nm entre 1.500 y 3.500 revoluciones, lo que garantiza un amplio rango de uso.

Y el cambio, el EAT6 ya conocido en otros modelos tanto de Citroën como Peugeot o DS, que tiene la doble misión de sustituir al anterior cambio automático de cuatro relaciones y al CMP que tanto se ha criticado por su funcionamiento brusco y un tanto imprevisible. Si estos dos elementos se suman a la adopción del excelente Start Stop del grupo francés, el DS3 se convierte en esta versión en un más que recomendable producto tanto por prestaciones como por consumo o emisiones.

3,5 litros menos en consumo urbano

En efecto, el sistema de parada y arranque, además del peso, rebajado 75 kilos (55 se ahorran con el nuevo motor y 20 de la nueva caja de cambios), son los principales artífices de que el consumo se reduzca, respecto al anterior VTI de cuatro cilindros y 120 caballos con cambio automático de cuatro marchas nada menos que 1,8 litros cada 100 kilómetros en el gasto combinado. Y nada menos que 3,5 litros cada 100 kilómetros en el consumo urbano.

Se convierte así este DS3 en un modelo auténticamente ahorrador, con unas emisiones de sólo 108 gramos de CO2 por kilómetro, que son 112 gramos en la versión descapotable, que también dispone de esta combinación de motor y cambio.

Y además, se convierte en un coche ciertamente agradable de conducir, como pudimos comprobar en París durante una presentación a sólo cuatro medios españoles. Pese a haberse descartado un cambio de doble embrague -posiblemente por motivos económicos aunque eso no se nos aclaró- el nuevo cambio automático ofrece un funcionamiento suave, rápido y agradable. Nada que ver con el anterior cambio CMP, por fortuna ya desterrado, y a gran distancia del cambio de cuatro marchas anterior. La caja es rápido y no se aprecian los saltos entre marchas.

Modo sport sí; levas en el volante, no

Además, para los conductores más dinámicos, cuenta con un botón Sport que acorta el régimen de giro para acrecentar las sensaciones deportivas. Lástima que no se ofrezcan, ni en opción, las levas en el volante, un elemento que sin duda daría un nuevo toque de exclusividad y distinción al DS3. Aunque no sea la deportividad la filosofía de DS, no está de más en un motor que con sus 110 caballos ofrece buenas prestaciones.

Pocos cambios más se aprecian en el comportamiento; siempre muy sano y confortable. No en vano, la definición que Vicent Devos, responsable de Producto de DS nos dio de la filosofía que va a inspirar los modelos de la marca francesa es 'hiperconfort dinámico', o lo que es lo mismo, la mejor relación posible entre dinamismo y comodidad, en un compromiso que tiene mucho que ver con el carácter premium que está intentando conquistar la marca.

Equipamiento y calidad de nivel

Un carácter que se aprecia en el interior del coche, donde la calidad percibida está a gran altura (algún plástico de la zona inferior desmerece), el equipamiento es completo (esta versión estará disponible con el acabado Style, muy completo por un precio que rondará los 21.500 euros, a los que se podría restar las ayudas del Plan PIVE) y se añaden los últimos dispositivos multimedia, agrupados en una nueva pantalla táctil desde la que se controlan elementos como el navegador, ordenador de viaje, smartphone...

Ese es otro de los puntos diferenciales de DS, que junto al diseño y personalización de vanguardia (hay 68 combinaciones diferentes de color de techo y carrocería), el contenido tecnológico y el gusto por el refinamiento y el detalle son los pilares sobre los que pretenden construir su futuro.

Este DS3 es una de sus primeras piedras, aunque la gran revolución llegará cuando la marca comience a lanzar nuevos modelos sin la 'genética Citroën' de su actual gama. Y el futuro es ambicioso, pues DS pretende poner en el mercado, de aquí a 2020, seis nuevos modelos en seis segmentos de mercado, para conquistar todo el mundo apelando al espíritu de aquellos primeros DS que ahora mismo cumplen 60 años de vida. 

Artículos recomendados