Dodge Charger R/T 440 de 1969. Puro músculo americano
SE ENCUENTRA EN REINO UNIDO

Dodge Charger R/T 440 de 1969. Puro músculo americano

Por si un Charger del 69 restaurado no fuera suficientemente especial, los chicos de Classic Investments, en Reino Unido, le han metido mano a un Charger R/T 440 devolviéndole todo su músculo.

Santiago Casero

22 de Marzo 2020 09:00

Comparte este artículo: 128 6

Este es uno de los ejemplos más claros de lo que es la cultura automovilística americana y en los 70 fue uno de los vehículos más deseados por muchos de los niños (y no tan niños) que vivían en aquella época.

Este en concreto, curiosamente, no reside en los Estados Unidos, sino que lo hace en Gran Bretaña, y es aquí donde entra Classic Investments. Los chicos de esta compañía le han brindado su ayuda a este muscle car americano para que vuelva a gozar de todo el vigor y la potencia de aquellos maravillosos años. Se ha hecho una restauración completa del coche, pero además se han añadido algunos detalles y elementos actuales que mejoran, aún más, este icono americano.

Paso a paso...

Lo primero que se hizo fue desmontarlo completamente y eliminar todo el óxido que había acumulado a lo largo de sus ya 50 años. La suspensión se mejoró y se le colocaron amortiguadores Koni ajustables. Los frenos sufrieron una mejora similar ya que se colocaron unos discos modernos de 11 pulgadas en el eje delantero y unos tambores de igual medida en su parte trasera.

Pero la joya de la corona estaba bajo el capó, un V8 de 7,2 litros que se reconstruyó por completo y que se ajustó hasta el más mínimo detalle con el fin de que exprima como es debido todo su potencial. El carburador también es nuevo y el sistema de escape se ha cambiado por completo en acero inoxidable con salidas por la cuenta de MagnaFlow. La caja de cambios 727 de tres relaciones se ha restaurado de arriba abajo haciendo de este un coche prácticamente nuevo.

50 años y huele a nuevo

En su interior las cosas han seguido el mismo patrón de trabajo, restaurar y mejorar un interior con medio siglo a sus espaldas. Se le ha añadido más aislante para que el confort interior sea mayor, los asientos han sido completamente restaurados y cubiertos en cuero proveniente de Italia, el volante y la consola central cuentan con madera natural de Wenge, mientras que los paneles de las puertas están hechos a mano en cuero.

Por el momento no se conoce el precio para esta joya pero se espera que con semejante trabajo, la cifra cuente con varios ceros en su haber.

Artículos recomendados

Sigue Motor16