martes, 27 septiembre 2022

Desafío extremo. Este Porsche 356 de los años 50 pretende atravesar la Antártida

Atravesar la Antártida en coche es, de por sí, una misión casi imposible, pero hacerlo en un clásico deportivo eleva la hazaña a la categoría de desafío extremo, sin embargo, es el próximo reto que se ha marcado la aventurera Renee Brinkerhoff y pretende completarlo al volante de un Porsche 356A de 1956. El desafío recibe el nombre de «Project 356 World Rally», tendrá lugar el próximo mes de diciembre y tiene fines solidarios, puesto que el objetivo final es donar fondos para acabar con la trata de niños.

1 RqPim4c7a1g0N Motor16

Antes de partir hacia su destino, este Porsche con más de 60 años a las espaldas ha pasado por las manos del especialista Valkyrie Racing para incorporar un sistema de orugas y esquíes que le permite circular por la nieve y el hielo. El encargado de desarrollar las modificaciones ha sido Kieron Bradley, que ha dedicado los úlltimos 18 meses a dar forma a este espectacular Porsche 356A, dotándolo, entre otras cosas, con paneles solares para producir electricidad de forma autosuficiente, jaula antivuelvo, un gato para levantar el coche sobre nieve blanda, cabrestante, un sistema de rodamientos de cadenas con grasa para bajas temperaturas o esquíes.

2 RqPim4c7a1g0N Motor16

Una aventura tras otra

Renee Brikerhoff afrontará esta aventura después de recorrer más de 32.000 km por todo el mundo, atravesando los siete continentes en pruebas de la talla del rally Pekin-París o el East African Safari. Antes de comenzar el recorrido por la Antártida, el preparador Kieron Bradley ha señalado que «el éxito para Renee y su Porsche vendrá dado por el cuidadoso equilibrio que hemos conseguido entre la tecnología desarrollada par ala aventura y la reducción extrema de peso a la que se ha enfrentado el coche». Y es que, en esta época del año, la Antártida tiene jornadas de 24 horas de sol por lo que se ha podido prescindir de elementos como las luces. Por otro lado, Bradley añade que «el esquí que hemos diseñado debería hacer entre el 40% y el 50% del trabajo porque se encargá de compactar y preparar la nive para que el sistema de orugas pase por encima sin esfuerzo«.

3 RqPim4c7a1g0N Motor16