domingo, 5 febrero 2023

Crecen los accidentes en ciudad y disminuyen en carretera

El balance consolidado de accidentalidad de la Dirección General de Tráfico del año pasado, que incluye las personas fallecidas en vías interurbanas y urbanas durante los 30 días posteriores al accidente, revela que en nuestro país perdieron la vida en estos siniestros un total de 1.755 personas en 104.077 accidentes de tráfico con víctimas.

En España la tasa de mortalidad se situó en 2019 en 37 personas por millón de habitantes, igual que la de Alemania o Finlandia y por debajo de la de países como Austria (46), Francia (48), Italia (55), Bélgica (56) y Portugal (61) y también de la tasa media de la Unión Europea (51). El dato de 37 víctimas por millón cumple con el objetivo indicado como tasa de mortalidad máxima para 2020 en la Estrategia de Seguridad Vial 2011-2020. Aun así, 5 personas fallecen al día en nuestro país en accidentes de tráfico, «lo que demuestra que existe todavía un largo camino por recorrer», dice la DGT.

Los datos evidencian que el número de personas fallecidas disminuyó un 3% respecto a 2018. Si nos fijamos en el histórico, el dato es todavía más relevante, ya que en 1993 se producían 6.378 víctimas mortales frente a las 1.755 del pasado año. También se ha pasado de una tasa de mortalidad de 162 personas por millón de habitantes a 37.

La evolución de la siniestralidad es diferente dentro y fuera de las ciudades y también en lo que respecta a los usuarios de las vías. En concreto, en vías urbanas, se produjeron 519 fallecimientos (un 6% más que en 2018), mientras que en vías interurbanas fueron 1.236 los fallecidos (un 6% menos que en 2018). Por otro lado, las ciudades concentraron un 30% de todos las víctimas mortales, el porcentaje más alto desde que se dispone de registros.

También hay diferencias en lo que respecta al tipo de carreteras, ya que en las vías convencionales las víctimas mortales bajaron un 10% el año pasado, situándose por primera vez por debajo de las 900, mientras que las autopistas y autovías registraron un aumento del 5%. En este sentido, la DGT recuerda que el 29 de enero de 2019 entró en vigor la reducción del límite de velocidad de 100km/h a 90km/h en toda la red de vías convencionales.

Ciclistas y motoristas

Si se analiza la siniestralidad, los medios de transporte en que se produjeron más víctimas fueron entre los ciclistas (80 fallecidos en 2019, frente a 58 en 2018) y motoristas (466 fallecidos, incluidos ciclomotores, un 11% más que en 2018). La cifra de motoristas fallecidos es la más alta desde 2010, mientras que la de ciclistas es la más alta desde 2007. Destaca la reducción del 12% de personas fallecidas que viajaban en turismos. Entre los peatones fallecieron 381 personas en 2019, frente a 386 en 2018. En conjunto, los usuarios vulnerables (peatones, ciclistas, motoristas) suponen por primera vez más de la mitad de las personas fallecidas: un 53%.

Mayores de 65 años

Por tramos de edad, los mayores de 65 años suponen el 19% de la población, pero representaron un 28% de las víctimas mortales. Ha habido, sin embargo, reducciones en la franja de edad comprendida entre los 15 y los 44 años.

Vías urbanas e interurbanas

Los datos evidencian que hay una reducción del 10% de las víctimas mortales en carreteras convencionales. Los accidentes mortales más frecuentes en este tipo de vía siguen siendo las salidas de vía (un 41% de las personas fallecidas) y las colisiones frontales (un 27%). En este tipo de vías, los motoristas supusieron 1 de cada 4 personas fallecidas. En vías urbanas, los usuarios vulnerables supusieron el 82% de las personas fallecidas: 247 peatones, 32 ciclistas, y 148 motoristas (incluidos ciclomotores). El 70% de los peatones fallecidos tienen 65 años o más, destacando el incremento a partir de los 75 años, población que ha pasado de 104 fallecidos en 2018 a 134 en 2019.

    Las distracciones

Por cuarto año consecutivo, las distracciones fueron el factor más frecuente en accidentes mortales (estuvieron presentes en un 28%), seguidas del consumo de alcohol (un 24%) y la velocidad (un 23%).