Conducimos el Peugeot 508 SW. El familiar que no quiere serlo
CINCO MOTORIZACIONES

Conducimos el Peugeot 508 SW. El familiar que no quiere serlo

La nueva generación del Peugeot 508 SW apuesta por la vida activa, más que por su uso como modelo puramente familiar. Llega en julio, pero ya lo hemos probado sobre la nieve.

Andrés Mas

Andrés Mas Twitter

4 de Febrero 2019 21:00

Comparte este artículo: 73 1

Peugeot no quiere que su nuevo 508 SW sea un familiar al uso, vamos por no querer no quiere ni venderlo con esa filosofía. Si una familia con hijos se enamora del coche bienvenidos sean, pero la marca francesa busca más que nada clientes de conquista que necesiten un coche para el ocio. Parejas amantes de los deportes de invierno, amigos con un poder adquisitivo relevante que hagan surf o kitesurf, enamorados de la naturaleza... Para ello han diseñado un break cuyo diseño inspirado en los shooting brakes entra por los ojos y cuya tecnología hereda punto por punto la mostrada por la berlina, por lo que quedan asegurados un comportamiento de primera, una insonorización muy lograda, una relación prestaciones-consumos muy eficiente y un espacio interior superior. El 508 SW es solo 4 centímetros más largo que la berlina y su altura llega a los 1,42 metros, casi seis centímetros menos que la anterior generación.

Esta silueta dotada de un techo en disminución, proporciona al SW un aire elegante y deportivo sin sacrificar la altura en las plazas traseras que permite sentarse sin pegas a un adulto de casi 1,90 metros sin llegar a rozar en el techo aunque se siente erguido. Y es que la distancia al techo en esas plazas es 40 mm mayor que en la berlina con unos respaldos que adoptan una inclinación de 27 grados para lograr un mayor confort. Eso sí, la visibilidad por el espejo interior se ha reducido ligeramente. El maletero cúbica 530 litros (el anterior 560), y el piso se encuentra a tan solo 63,5 centímetros del suelo para facilitar la carga. El portón trasero puede ser motorizado y manos libres. Y el sistema Magic Flat permite abatir la banqueta trasera en partes y desde unos tiradores en el maletero para conseguir un espacio totalmente plano, con 1.780 litros de capacidad. Por lo demás, la versión SW del 508 hereda toda la tecnología de la berlina y también todos los sistemas de seguridad.

Con la última actualización del i-Cockpit

Además, está equipado con la última generación del Peugeot i-Cockpit, un puesto de conducción al que hay que acostumbrarse pero que se aleja de los salpicaderos tradicionales aportando un diseño innovador y creativo. El 508 SW también ofrece un radio de giro reducido que le convierte en un modelo manejable sea cual sea el escenario, desde enfrentarse al tráfico al centro de las ciudades a realizar grandes viajes por autopista. Y la buena puesta a punto de las suspensiones logra que "lean" la carretera de manera eficaz con un control perfecto de los movimientos de la carrocería. Además, también esta versión, como ocurre con la berlina, sorprende por una insonorización especialmente eficaz que incluso en las versiones diésel no deja que el ruido del motor pase al habitáculo logrando una atmósfera refinada totalmente asociada al universo Premium.

El segmento D representa un mercado de 1.400.000 vehículos en Europa. La proporción de los breaks sigue siendo mayoritaria desde hace una década, pese a un aumento constante de siluetas, como la de los SUV. Uno de cada tres vehículos del segmento D vendidos en Europa es un break con casos tan llamativos como el de Alemania, con un míx del 80 por ciento para los SW; o el de Italia, con un 80 por ciento de Break en este segmento. Esto no ocurre en España porque las carrocerías Station Wagon siempre se han visto como coches más de carga que de otra cosa, sin embargo Peugeot quiere que esta tendencia cambie con modelos como este.

Dotados de neumáticos Michelin CrossClimate, el 508 SW también se convierte en un estupendo aliado para afrontar un viaje con condiciones invernales extremas. Y así lo ha demostrado subiendo desde Lérida al Valle de Arán con muchísima nieve recién caída en la carretera a medida que nos acercábamos a Viella. En esas condiciones el "break radical", como lo denomina Peugeot, parece contar con tracción total y sube el puerto más complicado sin despeinarse. Unos neumáticos que valen para todo el año pero que en invierno te evitan tener que poner cadenas en situaciones límite de adherencia. El 508 SW se convierte así en el compañero ideal de fatigas sea cual sea la época del año y a qué carretera dirijamos nuestros pasos.

Motores de hasta 225 caballos

Aunque Peugeot ha puesto a la venta 120 unidades de una versión limitada First Edition, lo cierto es que del resto de la gama completa no se podrán hacer pedidos hasta finales de febrero y el coche se comenzará a entregar en el mes de julio.

La gama mecánica estará compuesta por tres diésel BlueHDi con 130, 160 y 180 caballos y dos motores de gasolina PureTech con 180 y 225 caballos. Todos salvo el BlueHDi de 130 caballos que lleva un cambio manual de 6 marchas, contarán con el cambio automático EAT8 con levas de cambio en el volante. Y en el mes de diciembre llegará el 508 SW PHEV con etiqueta 0 y 50 kilómetros de autonomía en modo eléctrico (40 km según normativa WLTP). Esta versión extraordinariamente eficiente mantendrá la misma capacidad del maletero ya que las baterías irán alojadas bajos los asientos traseros.

El precio de la gama Peugeot 508 SW supondrá un incremento respecto a la berlina de entre 850 y 1.000 euros.

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados

Sigue Motor16