Conducimos los nuevos Peugeot híbridos enchufables
ETIQUETA CERO EMISIONES

Conducimos los nuevos Peugeot híbridos enchufables

Peugeot arranca el 2020 lanzando sus primeros vehículos híbridos enchufables, capaces de recorrer hasta 59 kilómetros en modo eléctrico: el 508 Hybrid, con 225 CV y carrocerías berlina y SW, y el 3008 Hybrid4, que añade un segundo motor eléctrico, tiene tracción total y suma 300 CV.

Comparte este artículo: 14 2

Acabamos de conducir los primeros vehículos de Peugeot dotados de mecánica híbrida enchufable, que reciben la codiciada etiqueta ecológica 0 Emisiones de la DGT porque son capaces de recorrer distancias generosas en modo cien por cien eléctrico: según el modelo y la versión, homologan entre 52 y 59 kilómetros, de acuerdo al nuevo ciclo WLTP, que es más realista que el anterior NEDC. Hablamos del 508 Hybrid, con 225 CV de potencia y disponible tanto con la carrocería berlina como con la SW de estilo shooting brake, y del 3008 Hybrid4, ya con 300 CV y tracción total (dispone de mayor potencia y de motricidad también en el eje posterior gracias a un segundo motor eléctrico, ubicado detrás), y que en breve contará con un hermano pequeño: el 3008 Hybrid, sólo de tracción delantera y con los mismos 225 CV que el 508 Hybrid.

Empezando por este último, su motor 1.6 Turbo de gasolina rinde 180 caballos y recibe como única ayuda el motor eléctrico, delantero también, de 110 caballos, que va unido a su vez a una batería de iones de litio de 11,6 kWh que, al estar alojada bajo los asientos delanteros, no resta volumen al maletero: el 508 Hybrid de carrocería berlina sigue anunciando 487 litros, ampliables a 1.537 (recordemos que esta nueva generación del 508 ya tiene portón de gran tamaño en ambas variantes), mientras que en el 508 SW Hybrid son 530 litros con las cinco plazas en uso y 1.780 si abatimos por completo el respaldo posterior. Completa la arquitectura híbrida el cambio automático de 8 marchas, adaptado a las necesidades de un vehículo electrificado y que pasa a llamarse e-EAT8. Mantiene las levas de cambio en el volante, aunque estas sólo actúan cuando va encendido el motor de gasolina, y añade un modo B que acentúa notablemente la retención al decelerar en comparación con el programa D, de manera que la recuperación de energía también se intensifica, lo que es muy útil por ejemplo descendiendo un puerto de montaña o circulando por ciudad y zonas de curvas cerradas. Además, contamos con tres modos de conducción que podemos seleccionar durante la marcha mediante el mando Drive Mode de la consola central: Sport (el motor eléctrico apoya siempre al de gasolina mientras tenga batería suficiente), Hybrid (optimiza la eficiencia de combustible alternando entre ambos motores o haciendo que trabajen a la vez, en función de las condiciones de la conducción o de la batería) y Electric (siempre que haya carga suficiente en la batería y que nuestra aceleración sobre el pedal no sea muy fuerte, permite circular sin emisiones hasta los 135 km/h). Y si el coche equipa la suspensión activa opcional se añade un cuarto programa, Comfort, que es similar al Hybrid pero apareja un tarado de los amortiguadores menos firme y más cómodo.

Diferentes modos de conducción

En nuestro test por la costa catalana comprobamos que circular mucho tiempo en modo eléctrico es factible, incluso por autovía y vías de montaña. Pero si aceleramos con fuerza, aunque sólo sea un instante, el sistema pasa a Hybrid y después no retorna automáticamente a Electric. Al menos durante el par de minutos que le dábamos de margen antes de cambiarlo manualmente. También pasará por sí mismo de Electric a Hybrid cuando se agote la batería (la firma del león ha homologado 54 kilómetros de autonomía media WLTP sin emisiones en la berlina y 52 en el SW, aunque creemos que en la práctica serán algunos menos) o cuando alcance el nivel de carga mínima que hayamos seleccionado en la pantalla central mediante la función e-Save, pues podemos elegir entre reservar energía en la batería para cubrir 10 o 20 kilómetros, o incluso reservar la máxima carga posible de cara a usos eléctricos posteriores. Asimismo, si rebasamos los 135 km/h también pasará de Electric a Hybrid, aunque eso no implique que funcionen necesariamente los dos motores, pues el programa híbrido va eligiendo como combinar el 1.6 Turbo con el propulsor de gasolina para mover el vehículo y, a la vez, asegurar la autorrecarga de la batería. Batería, por cierto, que podremos recargar usando un cable en tiempos que, según el tipo de cargador, oscilan entre las 2 y las 7 horas.

Los 3008 Hybrid 4 tienen dos motores eléctricos, tracción total y 300 CV de potencia. Sus baterías de 13,2 kWh le procuran 59 kilómetros de autonomía en modo eléctrico. Parten de 45.350 euros.Los 3008 Hybrid 4 tienen dos motores eléctricos, tracción total y 300 CV de potencia. Sus baterías de 13,2 kWh le procuran 59 kilómetros de autonomía en modo eléctrico. Parten de 45.350 euros.

Y si elegimos el programa Sport del Drive Mode, el 508 Hybrid aviva sus reacciones porque disponemos con más facilidad de los 225 caballos y los 36,7 mkg de par máximo, ya que el motor eléctrico apoya al de gasolina, lo que se traduce en unas brillantes prestaciones. De hecho, y pese al elevado peso del conjunto (1.795 kilos la berlina y 1.820 el SW), podremos conducir de forma deportiva, tanto por el empuje apreciado cada vez que aceleramos como por el comportamiento, tan noble y aplomado como en el resto de los 508, aunque con cierta sensación extra de inercias si buscamos los límites de adherencia en una carretera de curvas.

Tienen baterías de 11,6 y 13,2 kWh

Tras probar los 508 nos ocupamos del 3008 Hybrid, que ya dispone de un segundo motor eléctrico (éste con 113 caballos) en el eje trasero para garantizar la tracción total. Y tiene una batería algo más capaz: 13,2 kWh. Hasta el punto de que Peugeot anuncia 59 kilómetros de alcance eléctrico medio, valor que también nos parece algo optimista después de haber recorrido una ruta que tenía un poco de todo: ciudad, travesías, autopista, carreteras comarcales... Entre el motor posterior y la potencia extra del 1.6 Turbo (aquí rinde 200 caballos en vez de 180) la potencia combinada crece a 300 CV y el par máximo alcanza unos apabullantes 53,1 mkg, lo que se traduce en unas prestaciones de altísimo nivel: anuncia 5,9 segundos para acelerar de 0 a 100 km/h y 235 km/h de velocidad punta, cuando el paso de 0 a 100 km/h de los 508 Hybrid requiere 7,9 segundos en la berlina y 8 exactos en el SW.

Nuestra prueba del 3008 Hybrid4 transcurrió por las montañas del litoral, lo que incluyó varios kilómetros de pistas embarradas donde pudimos verificar una correcta adaptación del SUV francés a usos off road, pues incluso dispone de un control de descenso de pendientes que reduce la velocidad al mínimo posible cuando bajamos cuestas pronunciadísimas. Y podremos hacerlo con marcha engranada o, si queremos que la velocidad sea aún menor, poniendo el cambio en N (neutro) y sin acelerar.

Tanto los 3008 como los 508 con mecánica híbrida enchufable lucen unas pantallas específicas que nos mantienen informados del estado de su mecánica. Todos pierden algo de capacidad de maletero.Tanto los 3008 como los 508 con mecánica híbrida enchufable lucen unas pantallas específicas que nos mantienen informados del estado de su mecánica. Todos pierden algo de capacidad de maletero.

Pero volviendo al asfalto, que será su medio habitual, abordamos auténticas carreteras de rally alternando los tres programas principales: Electric (da bastante juego, incluso practicando una conducción alegre), Hybrid (es el modo de utilización normal, pues se encarga de decidir cómo combina el empuje de los tres motores) y Sport. A ellos se suma el programa 4WD, que asegura la tracción integral permanente, incluso cien por cien eléctrica si la carga de la batería lo permite.

El rendimiento general nos convenció plenamente, por más que el elevado peso (1.928 kilos) se note un poco en las frenadas más intensas o al bordar curvas de radio pequeño o medio. De hecho, el principal inconveniente de esta versión no lo vemos en eso, sino en la pérdida de maletero, pues se anuncian 395 litros ya que el suelo de carga queda más alto debido a la presencia del motor trasero y a la suspensión posterior específica, de tipo multibrazo.

Desde 38.950 euros con descuentos

En cuanto a precios, el 3008 Hybrid 4 arranca en 50.850 euros (acabado GT Line), cifra que se queda en 45.350 euros incluyendo los descuentos, y los clientes más dinámicos pueden optar también al acabado GT, que exige un desembolso de 1.650 euros extra. Y los 508 Hybrid disfrutan de facturas más asequibles, pues la berlina empieza en 38.950 euros y el SW lo hace en 40.150 euros, cifras a las que Peugeot también aplica descuentos. Por supuesto, todos disponen de la etiqueta Cero Emisiones concedida por la DGT.

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados

Sigue Motor16