Conducimos el Mercedes Clase V. Largo recorrido, gran confort
TRES LONGITUDES DE CARROCERÍA

Conducimos el Mercedes Clase V. Largo recorrido, gran confort

La nueva generación del Mercedes Clase V renueva su apuesta por el confort de marcha y por el dinamismo. Estrena motores más eficientes y dinámicos y mantiene el lujo interior y la habitabilidad para disfrutar de cada kilómetro.

Javier Montoya

Javier Montoya Twitter

12 de Abril 2019 11:22

Comparte este artículo: 22 3

Desde 2014 más de 209.000 personas han disfrutado de las ventajas de viajar en familia, a todo lujo, en el Mercedes Clase V. El modelo alemán que se fabrica en la factoría de Vitoria, se han convertido en casi imprescindible como vehículo de transporte VIP en las ciudades para hoteles, eventos, convenciones... Pero también como gran alternativa para familias que no solo necesitan espacio y comodidad para los ocupantes, sino también espacio de carga suficiente para hacer un viaje de vacaciones o de fin de semana. Y ahí el Clase V, con sus tres longitudes de carrocería ha sido esencial para dar respuesta a esa necesidad.

Para esta nueva generación quiere seguir siéndolo, pues aprovecha la renovación total para mejorar puntos débiles y afianzar sus virtudes. La nueva gama del Clase V sigue ofreciendo tres diferentes longitudes de carrocería -compacta (4,85 metros), larga (5,14 metros) y extralarga (5,37 metros)- y una capacidad interior que parte de seis asientos individuales que es la configuración de serie. Pero también se puede optar por banquetas corridas en las dos filas traseras de modo que se pueden alcanzar las ocho plazas en las tres variantes de longitud del Clase V. Y todo ello con una capacidad de maletero sobresaliente, que parte de los 610 litros en la versión compacta, 1.030 en la version larga y 1.410 en la extralarga.

Con los últimos avances

Con ello el confort está garantizado, pues los asientos individuales se pueden plegar, reclinar, desplazar al antojo de cada ocupante, con lo que los viajes son un juego de niños. También es un juego de niños la conducción, pues Mercedes pone a disposición del conductor los últimos avances de la marca alemana. Desde el nuevo sistema multimedia MBUX que adapta el coche a los gustos de cada conductor hasta la nueva caja de cambios automátict 9 G-Tronic que se ofrece de serie en toda la gama salvo en la versión de acceso que ofrece un cambio manual. Por no hablar de la tracción total que también se ofrece combinada con todos los motores disponibles.

Pero entre los avances, sin duda lo más llamativo tiene que ver con la mecánica, pues el Clase V apuesta por una nueva gama de motores más eficientes y más dinámicos. La marca alemana ha implementado un nuevo propulsor diésel de cuatro cilindros y dos litros de cilindrada, que está disponible con tres niveles de potencia, el V220d con 163 caballos, el V250d con 190 y como tope de gama el V300d con 239 caballos. Las tres variantes cumplen con la normativa Euro 6d Temp y ofrecen una cifra de consumos de los más razonable -y mejorada respecto al anterior Clase V- con 6 litros/100 km homologados para el V220d, 5,9 para el V250d y 6,5 para el V300d.

A cambio, las prestaciones que ofrece en cualquiera de sus tres variantes permite afrontar viajes con el máximo dinamismo para circular por autovías, el hábitat en el que mejor se desenvuelve. 11,2 segundos necesita el V220d para el 0 a 100 km/h y su velocidad máxima es de 195 km/h; 9,6 es la aceleracion del V250d para una velocidad máxima de 205 km/h y en el caso del V300d, la aceleración la resuelve en 7,9 segundos y la velocidad máxima llega a los 220 km/h. Son datos que hablan de que se puede viajar en el Clase V con gran confort y con un dinamismo elevado.

Bien en autopistas, cumple en carretera

Y eso lo ponemos a prueba en la presentación internacional del Clase V en el interior de la provincia de Barcelona. Conducimos, para empezar el V300d en versión larga. El tope de la gama lo es en potencia y rendimiento, pero también en suavidad y silencio de marcha. El recorrido incluía autopistas, donde estaba como pez en el agua y carreteras de montaña, en las que el volumen y peso del coche no ayudan; pero la elasticidad del motor hace que incluso en este complicado recorrido para un modelo de más de dos toneladas de peso se defienda. El cambio trabaja a la perfección, es rápido en el salto de marchas y cuenta con levas en el volante. En cuanto a los frenos, ofrecen un tacto un poco esponjoso, no demasiado agradable y con sensación de no tener toda la mordiente necesaria. Pero en la práctica se comportan.

El siguiente modelo es el V250d, del que podemos decir prácticamente lo mismo, salvo que ofrece un poco menos de empuje, pues por potencia y cifra de par (440Nm en el 250 y 500 Nm en el 300) es algo más perezoso. Además, la versión que llevamos es la extralarga, con lo que es aún más voluminoso y pesado. Pero en autopista no notaremos diferencia en su rendimiento, salvo que queramos exprimir sus posibilidades al máximo. Y en las carreteras de montaña sí echamos de menos un poco más de carácter. Pero a cambio, los seis ocupantes viajarán como auténticos reyes y podrán llevar todo el equipaje que se les ocurra en su enorme maletero.

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados

Sigue Motor16