Conducimos el Kia XCeed. La envidia de los alemanes
MOTORES HASTA 204 CABALLOS

Conducimos el Kia XCeed. La envidia de los alemanes

Kia sigue asombrando con una paleta de modelos cada vez más completa y atractiva; el desarrollo de la gama Ceed, con 4 carrocerías y una gama mecánica espectacular, promete poner en guardia el segmento. Y sabemos de buena tinta que, con este XCeed, Kia es la envidia de alguna marca de prestigio.

Andrés Mas

Andrés Mas Twitter

6 de Septiembre 2019 21:00

Comparte este artículo: 32 3

Con una longitud total de 4.395 mm, el Kia XCeed es 85 mm más largo que el Ceed de cinco puertas y 90 mm más corto que el Sportage. La marca coreana, que deja claro siempre que puede que la gama Ceed es un producto cien por cien europeo, ha querido situar al recién llegado en una posición estratégica interesante ya que el XCeed mide lo que un Seat Ateca o un Nissan Qashqai pero rompe radicalmente con un diseño Coupé que le otorga una deportividad con varias porciones de exclusividad para convencer a un cliente que ya se empieza a cansar de tanto SUV al uso. Con una altura máxima de 1.490 mm, también se sitúa 43 mm sobre el Ceed y 155 mm por debajo del Sportage. Por tanto, está donde tiene que estar, un crossover más dinámico que un SUV gracias a su centro de gravedad más bajo, pero más aventurero que un compacto.

En este sentido, la altura libre al suelo del Kia XCeed es de 174 mm con ruedas de 16 pulgadas y de 184 mm con las de 18 pulgadas, un incremento de hasta 42 mm con relación al Ceed de cinco puertas. Y eso implica que además de poder circular ocasionalmente por caminos de tierra sencillos sin romper nada ahí debajo, la altura del asiento elevada 42 mm con relación al Ceed facilita la entrada y la salida de los ocupantes, que por cierto a pesar de su estilo Coupé, se tendrán que agachar menos que en el ProCeed para acceder a las plazas traseras. El voladizo trasero más largo que Kia ha querido añadir al XCeed (en realidad lo único que comparte exteriormente el XCeed con el Ceed son las puertas delanteras) hace posible un maletero mayor ya que el volumen de carga del XCeed se sitúa en 426 litros, 31 l más que el Ceed. En este sentido también se sitúa en un término medio ya que queda casi a la par que un Qashqai (430 litros), por encima de un Mitsubishi ASX (406 litros) pero algo lejos del Ateca que arrasa con 510 litros. La versatilidad también está asegurada gracias los asientos traseros con división 40:20:40, el portón trasero inteligente (Smart Power Tailgate) y un piso del maletero que se puede colocar en dos niveles.

Alta calidad de acabado

Lo que sí comparte el XCeed con su hermano pequeño es la extraordinaria calidad de un interior donde es difícil, por no decir imposible, detectar algún fallo de acabado. Superficies blandas en la mayor parte del salpicadero, materiales y tecnologías de categoría Premium, remates cuidados al máximo (ni siquiera las guanteras de las puertas tienen esa rebaba a veces cortante que vemos incluso en el segmento más selecto), un maletero dotado de elementos para hacer más fácil la carga... El XCeed es un producto de categoría con una calidad semejante y muchas veces superior a la que puede mostrar cualquier modelo de marca europea generalista e incluso Premium. Y el espacio interior sin ser para tirar cohetes, sí que cumple correctamente porque un adulto de 1,86 metros no roza con la cabeza en el techo de las plazas traseras ni con las piernas en el respaldo delantero. El coche tampoco tiene un túnel central muy voluminoso, sin embargo un ocasional ocupante central del asiento trasero se encontrará con que el apoyabrazos central delantero invade demasiado su espacio vital para las piernas.

Pero hay más cambios que permiten diferenciar bien al recién llegado del resto de la gama Ceed. Por ejemplo hay que hablar de mejoras en estabilidad y confort, ya que el XCeed, por su mayor altura, recurre a un calibrado específico de la suspensión y algunos componentes que se encarga de estrenar en la gama. Por ejemplo, cuenta con topes de extensión hidráulicos en los amortiguadores, de serie en el eje delantero de todas las versiones, para proporcionar mayor suavidad de marcha gracias a su mayor poder de absorción sobre superficies irregulares. Un cambio que por cierto, mejora el tacto de la dirección. Los ingenieros de Kia también han suavizado la resistencia de los muelles delanteros y traseros un 7% y un 4%, respectivamente, para que proporcionen un mayor confort y estabilidad en todas las condiciones. Y por último, el coche adopta un amortiguador dinámico en el eje trasero, que limita el ruido de rodadura y las vibraciones estructurales.

Con cinco motorizaciones

Al volante del XCeed todo este "tuneado" técnico se aprecia en cuanto llegan las primeras curvas porque el coche se sujeta de maravilla, facilita la trazada y muestra unas reacciones neutras e incluso un tacto deportivo que nos hace olvidar que conducimos un crossover. Algo menos nos ha gustado la respuesta de la amortiguación en asfalto roto, resaltos o carreteras muy bacheadas ya que no hemos notado tanto esa mejora en confort, aunque sí en la reducción del sonido de rodadura y en las menores vibraciones estructurales provocadas en esos escenarios. Nada que objetar en asfalto "bueno" donde el aplomo de coche grande y la mullida suspensión transmiten calidad de rodadura y un magnífico trabajo de los nuevos ajustes. Ademas, el sistema "Drive Mode Select" que lleva el XCeed permite ajustar la asistencia de la dirección, la respuesta al pedal del acelerador y, en las unidades con cambio automático de doble embrague, los cambios de marcha. Se puede elegir entre los modos "Normal" y "Sport". Este último mejora el tiempo de respuesta del acelerador y adapta la dirección para que proporcione más dureza y una respuesta más firme a los movimientos del volante.

La oferta mecánica del XCeed consta de tres motores de gasolina turboalimentados con inyección directa (T-GDi). Este motor de tres cilindros y 1.0 produce 120 CV, mientras que el T-GDi de cuatro cilindros y 1.4 rinde 140 CV. También habrá un T-GDi 1.6 ya vistos en los Ceed GT y ProCeed GT para la versión más potente de la gama XCeed. Eroga 204 CV y se convierte en el tope de gama con una aceleración de 0 a 100 km/h en 7,5 segundos.

En diésel el XCeed estará disponible con dos propulsores diésel Smartstream de 1,6 litros de cilindrada que se ofrecen con 115 o 136 CV. Excepto el T-GDi 1.0, todos los motores se pueden combinar con una caja de cambios manual de seis velocidades o una automática de doble embrague y siete velocidades. Mientras que el de 120 CV tiene la caja manual de seis velocidades. El sistema de parada y arranque automáticos Intelligent Stop & Go (ISG) está equipado de serie en todas las versiones. Durante la primera toma de contacto con el coche hemos podido conducir el 1.6 CRDi de 136 CV con cambio DCT y el 1.4 GDi DCT de 140 CV. Y como el XCeed solo pesa 30 kilogramos más que su hermano pequeño el Ceed de 5 puertas, lo cierto es que las impresiones obtenidas no distan mucho de las logradas en el último. Con un cambio automático de doble embrague especialmente eficiente y rápido, y un rendimiento en ambos casos muy equilibrado en relación a los consumos, la oferta mecánica del XCeed parece adecuada, sobre todo si pensamos que además de estos 5 motores, la marca tiene previsto lanzar a finales de 2020 un XCeed Mild Hybrid de 48 voltios y un XCeed híbrido enchufable.

Con sistema de información UVO Connect

El XCeed está entre los primeros vehículos de Europa que ofrecerán el innovador sistema telemático UVO Connect de Kia. Este conecta a los conductores con su entorno para proporcionarles información a través de la pantalla táctil del coche o de su smartphone. Junto con los servicios de Kia Live y la pantalla ancha opcional TFT LCD de 10,25 pulgadas (26 cm), el sistema utiliza su propia tarjeta eSIM para recabar y actualizar datos en tiempo real durante la marcha. Esto incluye información actualizada del tráfico, previsiones meteorológicas, puntos de interés y detalles sobre posibles lugares para estacionar, en la calle o en aparcamientos (como el precio, la localización y la disponibilidad). Y según el equipamiento, también hay disponible un equipo de audio con pantalla táctil de 8,0" (20 cm), con Android Auto, Apple CarPlay y funciones de infoentretenimiento.

Otras tecnologías de serie u opcionales según el nivel de acabado son un equipo de sonido JBL Premium con tecnología Clari-Fi, climatizador automático bi-zona, espejos exteriores con plegado eléctrico y calefacción, volante y parabrisas con calefacción, volante y asientos delanteros ventilados y calefactables, asientos traseros calefactables, faros con tecnología LED de serie en toda la gama y una instrumentación del cuadro tras el volante completamente digital de 12,3" (31 cm) con una pantalla de alta definición que reemplaza en algunas versiones al velocímetro y al tacómetro que tienen actualmente los turismos de la marca.

En gasolina los precios del XCeed parten de los 22.800 euros del XCeed con acabado Concept y motor 1.0 T-GDi, 16.700 euros si el comprador financia y se acoge a todos los descuentos posibles. Mientras que en diésel el modelo de acceso 1.6 CRDi de 115 CV en acabado Concept cuesta 24.000 euros o 18.395 euros con descuento. El cambio automático DCT tiene un coste de 1.700 euros y en general se puede hablar de una media cercana a los 3000 euros de incremento respecto al Ceed compacto. Frente a la competencia un XCeed 1.4 T-GDi de 140 CV y cambio DCT es bastante más barato que un Nissan Qashqai DIG-T de 160 caballos, pesa 15 kg menos, acelera mejor que el japonés, gasta lo mismo y tiene un maletero de capacidad similar. Mientras que los 7 años de garantía de Kia siguen respaldando mejor que nadie a una marca con ganas de comerse el mercado.

Salón de Francfort

Artículos recomendados

Sigue Motor16