Conducimos el Audi Q5 2017. Un Q7 a escala
A LA VENTA EN ENERO

Conducimos el Audi Q5 2017. Un Q7 a escala

Audi pone en la nueva generación del Q5 todo lo que tiene su buque insignia el Q7. Y con un tamaño más comedido, la mezcla funciona de maravilla. Lo hemos comprobado en México, donde se fabrica para todo el mundo.

Javier Montoya

Javier Montoya Twitter

24 de Noviembre 2016 07:22

Comparte este artículo: 37 0

En 2008 Audi lanzó al mercado el Q5, un modelo que ha sido durante años el modelo más vendido de su categoría. Y no ha sido por casualidad, porque imponerse a rivales como el BMW X3, el Mercedes GLC, el Volkswagen Touareg, o el Porsche Macan no es tarea que esté al alcance de cualquiera. Pero en la marca alemana han dado con la tecla para crear productos que sean capaces de satisfacer a los clientes más exigentes... Y hacerlo con naturalidad; sin estridencias. 

Así pasó con el primer Q5 -del que, por cierto, han vendido más de 1,6 milones de unidades- y así puede ocurrir con esta nueva generación en la que crecen las virtudes y se disimulan los defectos. El Audi Q5 es posiblemente el SUV más equlibrado de la marca. Para todos aquellos que se compren un Q7 este Q5 solo les resta la posibilidad de las dos plazas de la tercera fila. Pero el resto, incluso, en el estilo y el diseño, este Q5 parece un Q7 a escala.

Suave en carretera y poderoso en tierra

Esa es la sensación que hemos tenido en la presentación internacional del Q5 en México, donde se produce para todo el mundo en la nueva factoria que la marca alemana acaba de inaugurar en San José Chiapa. Nosotros nos desplazamos a la Baja California para probar las primeras unidades del nuevo Q5 en un recorrido de más de 300 kilómetros en el que se mezclaban carreteras, tramos de pistas de tierra y autopistas. Teníamos a nuestra disposición los 3.0 TDI (el primero que probamos) y que nos demostró un caudal de potencia tremendo. Sus 620 Nm de par para sus 286 caballos de potencia, ofrezcan un empuje constante. Se puede ir muy rápido con él; sin perder en ningún momento la sensación de seguridad y estabilidad. El Q5 muestra una excelente comodidad interior y un comportamiento dinámico muy deportivo. El cambio automático es muy rápido y suave; la dirección ofrece un tacto de gran precisión y las suspensiones filtran perfectamente con un grado de dureza magnífico. Unos pocos kilómetros bastan para que tomemos confianza y nos sintamos en el nuevo Q5 como en 'nuestro coche de toda la vida'.

El sistema de suspension neumática adaptativa permite elevar la altura de la carrocería hasta 45 milímetros. Con ello, el Audi Q5 se atrevec con cualquier recorrido fuera de carretera.El sistema de suspension neumática adaptativa permite elevar la altura de la carrocería hasta 45 milímetros. Con ello, el Audi Q5 se atrevec con cualquier recorrido fuera de carretera.

Tras el diésel probamos el gasolina. Y la sensación es la misma. Un poco menos de empuje instantáneo (370 Nm de par, aunque solo a 1.600 rpm es la clave) pero con una gran suavidad. Y con un  brío tremendo ayudado por un cambio automático s-tronic de doble embrague y 7 marchas, cuyo funcionamiento es una delicia. Incluso en pistas de tierra por las que circulamos sin contemplaciones. En esas condiciones también muestra refinamiento en las reacciones y la comodidad. La tracción total hace un trabajo excelente y el Q5 sale con nota de este recorrido de más de 40 minutos ppr pistas. La sensación, cuando nos bajamos del coche es que Audi ha mejorado lo que ya antes era de muy alto nivel. 

Y además, con otras virtudes, como su ligereza -hasta 90 kilos menos que la anterior generación gracias al uso de aluminio y materiales ligeros-, su capacidad de maletero -que oscila entre los 550 y los 1.550 litros, aunque si llevamos hacia adelante los asientos traseros (un elemento que se ofrece como opción), la cifra de partida es de 610 litros- o su habitabilidad -excelente en espacio para las rodillas y en altura- gracias a una distancia entre ejes de 2,82 metros que garantiza una gran amplitud y comodidad, salvo, tal vez en la plaza central trasera, que por la forma de los asientos no es de lo más destacable. 

Con tecnologias del Q7

Este Q5 es una evolución natural, en la que todo cambia, pero sin revolución, respecto al anterior. Los rasgos se mantienen, aunque se actualizan con estilo, sobre todo en el frontal del Q7. Y también se parece al Q7 en cosas que no se ven; que hasta ahora estaban solo disponibles en el SUV grande de la casa alemana y que ahora se 'democratizan' en este Q5. Hablamos de sistemas como la tracción quattro con tecnología ultra, la nueva suspensión neumática con regulación de la altura y dureza de la suspensión, y un 'surtido' de sistemas de ayuda a la conduccion y de comunicación e infoentretenimiento sin parangón.  

Entre esos elementos destaca el Audi virtual cockpit, que convierte el cuadro de instrumentos en una gran pantalla de12,3 pulgadas en la que el conductor puede configurar a su elección los relojes de instrumentación circulares, el mapa del sistema de navegación o diversos menús. Y además, el conductor cuenta con un head up display que muestra en el parabrisas las informaciones más importantes.

Calidad de acabado y de materiales. Y comodidad para los pasajeros, aunque la configuración del asiento del centro no es de lo más destacable. Calidad de acabado y de materiales. Y comodidad para los pasajeros, aunque la configuración del asiento del centro no es de lo más destacable.

Otro elemento del sistema de comunicación es la pantalla del MMI, de 8,3 pulgadas que cuenta con un touchpad integrado que es capaz de 'leer' signos y gestos escritos a mano. Y además cuenta con sistema de control por voz. Hay más estrenos, como el 'asistente personal de ruta' con función de autoaprendizaje de las costumbres del conductor. Un sistema para el que se utiliza la tecnología de Google Earth y que analiza las rutas y los destinos que el usuario selecciona habitualmente, y asocia esta información a la posición del vehículo y a la hora del día. De esta manera sugiere rutas optimizadas para los siguientes destinos.

Por supuesto, el Audi Q5 permite la conexión a internet a través de 4G para todos los pasajeros gracias al módulo Audi Connect mediante una tarjeta SIM instalada en el coche. Y puede conectar los smartphones a la antena del vehículo para una calidad de recepción óptima, recarga los dispositivos móviles de forma inalámbrica o gracias al Audi smartphone interface (de serie en los acabados Advanced, design y S line) integra Apple Car Play y Android Auto en el nuevo Audi Q5.

Sistemas de ayuda a la conducción revolucionarios

Hay más argumentos tecnológicos por  los que el Q5 es digno heredero del anterior, como los avanzados sistemas de ayuda a la conducción como el asistente predictivo de eficiencia ayuda al conductor a ahorrar combustible utilizando información específica del entorno del vehículo. El control de crucero adaptativo (ACC) incluye el asistente de conducción en atascos Audi traffic jam assist, que puede asumir el trabajo de la dirección en situaciones de tráfico congestionado. Con el sistema Audi active lane assit es más fácil mantenerse en el carril, mientras que el aviso de distancia alerta al conductor cuando la distancia con el vehículo que circula delante desciende de la que se puede considerar segura. Es un sistema que ya habiamos probado en el Audi A5 Sportback y que se suma al todocamino alemán. 

Asistente de tráfico cruzado Audi cross traffic assist rear, alerta de salida Audi exit warning y los asistentes anti colisión y de giro son otros sistemas del nuevo Q5 así como el Audi pre sense city que advierte de la presencia de peatones y de vehículos, y puede iniciar una frenada automática de emergencia; el Audi park assist, el reconocimiento de señales de tráfico basado en una cámara de video y el control de descenso de pendientes.

Con tanta tecnología de asistentes, parece que nos olvidemos de lo fundamental; de elementos como los motores, los cambios o las suspensiones. Precisamente en este apartado hay una de las grandes novedades del Audi Q5. Una nueva suspensión multibrazo y un nuevo sistema de dirección asistida electromecánica. Y también un chasis con amortiguación controlada electrónicamente. con un nuevo sistema de suspensión neumática que permite varia la altura de la carrocería. Con ello se aumentan las posibibilidades fuera de carretera pues ofrece 7 diferentes modos de conducción, entre ellos, el lift/offroad (que sube la carrocería 25 milímetros) y el allroad (que la eleva 45 milímetros). Una distancia al suelo que permite que el Q5 se atreva con recorridos fuera del asfalto sin problemas.

En el diseño exterior del Audi Q5 los rasgos, sobre todo en el frontal, son compartidos con el Q7.En el diseño exterior del Audi Q5 los rasgos, sobre todo en el frontal, son compartidos con el Q7.

Máxime si cuenta con la tracción total quattro -y aquí viene otra de las novedades-, pues estrena el sistema quattro con tecnología ultra cuyo funcionamiento predictivo desconecta el eje trasero cuando no es necesaria la tracción integral, volviendo a conectarlo de forma proactiva cuando se necesita.

Motores eficientes y de gran rendimiento

Pero la dinámica de conducción está trabajada al máximo en todas las versiones, también en los tracción delantera. Por ejemplo, estos, al igual que las versiones quattro cuentan con un repartidor selectivo de par torque vectoring  y las versiones con el motor diésel V6 pueden incorporar diferencial deportivo en el eje trasero... Todo sea porque el comportamiento dinámico siga siendo de lo mejor del segmento. 

Nos falta hablar de motores y transmisiones. Apartados en los que hay grandes novedades. La gama de motores, por ahora con cinco variantes (cuatro TDI y un gasolina TFSI) cuenta con un escalón intermedio entre la versión de acceso en diésel de 150 CV y el 190 CV (el modelo más demandado en el anterior Q5). Se trata del 2.0 TDI de 163 caballos que puede ser la versión estrella de la gama. Pues con tracción total ultra, cambio automático de doble embrague y 7 marchas y 400 Nm de par homologa un consumo de solo 5,2 l/100 km.

Pero hay más alternativas, de entrada el 2.0 TDI de 150 caballos -que llegará en primavera- y cuyo precio superará por poco los 40.000 euros. Por encima el 2.0 TDI de 190 caballos o el imponente 3.0 TDI V6 con 286 caballos y un par máximo de 620 Nm. Y en gasolina hay un nuevo motor 2.0 TFSI que desarrolla 252 CV y consume 6,8 litros de combustible cada 100 km.

Todos ellos, salvo la versión de entrada de 150 caballos, ya están disponibles, aunque las primeras entregas se realizarán en enero. Y el precio del nuevo Audi Q5 2.0 TDI 163 CV quattro S tronic de 46.800 euros no supone un incremento importante respecto al actual. Sobre todo teniendo en cuenta que el nuevo Q5 ofrece mucho más... que hablamos de un Q7 a escala.

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados

Sigue Motor16
Salon