Conducimos el BMW X7. Auténtico buque insignia
HASTA 400 CABALLOS

Conducimos el BMW X7. Auténtico buque insignia

Un modelo superlativo este X7 de BMW que se convierte en el auténtico buque insignia de la familia X de la marca alemana. Ya lo hemos conducido.

Andrés Mas

Andrés Mas Twitter

13 de Abril 2019 21:00

Comparte este artículo: 10 6

Mientras que rivales como Audi se han preocupado muy mucho de reducir el tamaño y la corpulencia de su Q7 visto que las medidas del anterior no terminaban de convencer, al menos en el mercado Europeo; BMW, con China y los EEUU como objetivo prioritario, han diseñado, desarrollado y construido un X7 en formato más que grande, mucho más cercano al Mercedes GLS, con una longitud de 5,15 metros y un peso que se dispara hasta los 2.445 kilogramos en vacío, nada menos que 235 kg más que un Q7 equivalente. Este tamaño, lógicamente, tiene sus ventajas y sus inconvenientes. La ventaja es que el espacio interior en el primer X7 es magnífico, sobre todo en una tercera fila en la que pueden hacer un viaje tranquilamente dos adultos sin agobios y estrecheces, mientras que siguen quedando 326 litros de maletero.

El inconveniente es sin duda su manejabilidad, condicionada por su longitud y altura. Y en este sentido se habría agradecido que el sistema de dirección integral, que reduce notablemente el radio de giro y ayuda a que el X7 sea mucho más manejable y ágil, formara parte del equipamiento de serie y no fuese opcional con un precio de 1.538 euros en un coche de casi 100.000 euros. Una pena porque el X7 más accesible, con motor diésel de seis cilindros y 265 CV, cuenta con un equipamiento fabuloso de serie que incluye entre otras cosas la suspensión neumática, los faros LED, un paquete de seguridad abrumador y muchos detalles no muy habituales en la competencia.

Con banqueta o butacas individuales

La segunda fila de asientos de serie ofrece una configuración convencional de banqueta trasera de tres plazas. Pero opcionalmente, se puede elegir una configuración con dos butacas individuales. Dos cómodos asientos que ofrecen los mismos reglajes que los del conductor y el acompañante. Esta configuración de dos asientos independientes en la segunda fila se ofrece por primera vez en un modelo de este segmento y el hueco entre estos asientos también facilita el acceso a la tercera fila.

Tanto en la configuración de serie como en la opcional, los asientos de la segunda fila del X7 pueden desplazarse longitudinalmente 14,5 centímetros. El ajuste de la posición hacia delante o atrás -como el resto de los reglajes de asiento y respaldo- es eléctrico en las tres filas de asientos. Los respaldos de la segunda y tercera fila también se pliegan o vuelven a erguirse eléctricamente. Los botones para esta funcionalidad están situados en el lado del conductor según se entra por las puertas traseras, y en el maletero. Y los asientos de la segunda fila se pueden abatir completamente hacia delante para facilitar en lo posible la entrada y salida de los ocupantes de la tercera fila, aunque esta operación sigue entrañando algo de dificultad para los menos ágiles .

Hasta 400 caballos

Además del modelo de acceso con el motor 3.0 diésel de 265 CV, el nuevo SUV de BMW también se ofrece con un motor de gasolina de 340 CV, no muy lógico en Europa por su elevado consumo; y con otro diésel M50d con 400 CV y un consumo medio homologado de 7,0 l/100 km, que cuesta 124.000 euros. Este último acelera de 0 a 100 km/h en 5,4 segundos

Disponible para todas las versiones, excepto para el BMW X7 M50d, el paquete xOff-Road incluye unos robustos elementos de protección de los bajos, gráficos específicos en la instrumentación y en el Control Display, así como un botón adicional en la consola central para seleccionar uno de los cuatro modos de conducción. Estos modos permiten ajustar la configuración del coche a gusto del consumidor, con la ayuda de la suspensión neumática en ambos ejes. Con los modos "xSnow", "xSand", "xGravel" y "xRocks" a su disposición, el conductor puede activar los reglajes ideales de la altura de la carrocería, el sistema xDrive, la respuesta del acelerador, el control de la transmisión y el toque maestro del sistema DSC, en función de cada superficie concreta. No obstante no pudimos hacer ninguna ruta "off road" con el X7 por lo que esperaremos a tener alguna unidad de pruebas antes de opinar sobre un comportamiento que en ese escenario puede llegar a estar muy condicionado por peso y batalla, una distancia entre ejes de nada menos que 3.105 mm.

Por lo demás, el coche es una delicia por agrado, silencio de marcha y aplomo. Rezuma calidad por los cuatro costados y se postula como un excelente rodador de autovía y autopista para hacer largos viajes en familia sin acusar el cansancio de los kilómetros.

Artículos recomendados

Sigue Motor16