Conducimos el Audi A4. Precisión milimétrica
7 MOTORIZACIONES DIFERENTES

Conducimos el Audi A4. Precisión milimétrica

El nuevo A4 llega a España en noviembre con un aire inconfundible y muchas novedades en todo lo que se refiere a tecnología, mecánicas o infoentretenimiento. Según versiones, se puede hablar de la berlina más ligera, aerodinámica y de menor consumo de su segmento. Estará disponible desde los 33.000 euros.

Andrés Mas

Andrés Mas Twitter

20 de Octubre 2015 15:02

Comparte este artículo: 25 0

Si hay algo que llama la atención del nuevo Audi A4 cuando se conduce por primera vez es la precisión, el silencio de marcha y la suavidad que se aprecia en cada uno de sus movimientos. Es una sensación especial que hasta ahora solo habíamos experimentado en modelos de segmentos superiores y que transmite calidad y solidez.

De la novena generación del A4 también sorprende un diseño continuista que puede defraudar a los menos conservadores pero que entusiasmará a muchos compradores porque la línea se ha estilizado y se le ha sabido dar el toque deportivo que no puede faltar en un Audi. No en vano, el 90 por ciento de las piezas del A4 que ahora llega son nuevas, aunque un gran número de componentes asociados a tecnologías de última generación se esconda bajo la carrocería más ligera del segmento.

Sólo 3,7 l/100 km en diésel

Porque si tiramos de cifras el nuevo A4 abruma. Y lo hace en un buen puñado de apartados como aerodinámica, consumo, peso, conectividad, seguridad o potencia. Por ejemplo, asociar un consumo medio de 3,7 l/100 km a una berlina de la talla del A4 parece increíble, pero es lo que consume el nuevo A4 2.0 TDI de 150 caballos en versión Ultra -con entradas de aire controladas en el radiador, desarrollos específicos o neumáticos de bajo rozamiento-, todo un récord. Pero la nueva berlina de Audi también es la más aerodinámica del segmento - y el segundo modelo más aerodinámico del mundo- con un Cx de 0,23, un dato extraordinario logrado a base de echarle horas en el túnel de viento afinando el diseño y carenando los bajos como si de un vehículo de competición se tratase.

Otro dato que llama la atención es que el modelo alemán pesa hasta 120 kilos menos que el A4 actual -recordemos que Mercedes, en su Clase C, redujo el peso 100 kilos respecto a la generación anterior-. Y se ha conseguido aligerando desde el pedal de freno, ahora de aluminio, hasta la moqueta, pasando por el volante o el armazón de los asientos traseros -ambos de magnesio-, y un largo etcétera de elementos que te dejarían especialmente sorprendido. Eso quiere decir que aunque el A4 ha crecido y lleva mucho más equipamiento, pesa una media de 60 kilogramos menos que su competencia directa, la puerta de entrada a muchos logros en otros apartados.

Y 5,2 l/100 km en gasolina

Lo dice Audi y seguro que es cierto, pero ¿se nota todo esto al volante? Para no hacernos una idea equivocada desde el primer momento con versiones potentes y muy equipadas, probamos en primer lugar el A4 1.4 TFSI de 150 caballos -sustituye al 1.8 TFSI-, la versión de acceso a la gama dotada de un cambio manual totalmente nuevo con carcasa de magnesio. Y la sorpresa es mayúscula puesto que esta berlina de gasolina muestra un empuje consistente, un agrado destacable y un consumo como para planteárselo como alternativa a un diésel, si no se recorren muchos kilómetros al año. Audi homologa para este modelo 5,2 l/100 km -un 21 por ciento menos que el anterior-, aunque en uso real la media conseguida ronde los 6,5 litros.

El trabajo de aerodinámica e insonorización se aprecia porque incluso a gran velocidad los ruidos que tradicionalmente provoca el viento han desaparecido, y dentro del coche se consigue la sonoridad ambiente de, nada menos, que un A8. Y la reducción de peso se nota en la agilidad... y en el bolsillo, gracias a la reducción del consumo. El A4 1.4 TFSI pesa 1.320 kilogramos, casi lo mismo que un A3 Sportback, 43 centímetros más corto.

Y al coche se le nota ligero y eficaz. Eficaz por la ligereza -en todos los modelos-, pero también gracias a una plataforma MLB Evo que estrena tren de rodaje completamente nuevo con suspensión de 5 brazos en ambos ejes. Con esta nueva y elaborada base técnica se han dejado pocas cosas al azar, y lo cierto es que el A4 va siempre por su sitio con una particularidad, la palabra precisión vuelve a ser protagonista del comportamiento de una berlina en la que aumenta el aplomo, mejora el tacto -gracias también a una dirección electromecánica a la que por fin se le ha cogido el punto- y sorprende con una facilidad pasmosa para conducir a buen ritmo sin despeinarse. Y los más exigentes tendrán para elegir cuatro trenes de rodaje: normal y deportivo para la suspensión de serie. Y otros dos para la variante adaptativa con una reducción de la altura del chasis de hasta 23 milímetros.

Probamos versiones más potentes, que no hacen más que confirmar que estamos ante un gran coche. Por ejemplo, el 2.0 TDI de 190 caballos con el nuevo cambio S tronic es un cohete. Y ya con 6 cilindros, el 3.0 TDI de 272 caballos con tracción total quattro acelera de 0 a 100 km/h en 5,3 segundos, casi un segundo más rápido que un Porsche Panamera diésel... y con un consumo homologado de 4,9 l/100 km.

Más espacio en el interior

En el interior se notan los 23 milímetros que se han ganado para las piernas en las plazas traseras, en parte gracias a los rebajes en el diseño del respaldo del asiento delantero, que es perfecto por sujeción y dureza. Cuatro adultos, incluso de gran talla, viajarán de forma cómoda, aunque el túnel central sigue complicando las cosas a un ocasional visitante de la plaza central trasera. Capacidad de maletero en línea con los rivales -sin forrar su parte superior como en ellos- y con kit de reparación para ganar espacio y ahorrar peso y dinero.

La nueva generación del A4 hereda los asistentes del nuevo Q7, hasta 30 sistemas de ayuda con dos grandes estrenos. Por un lado el control ACC de crucero adaptativo con asistente en atascos que permite olvidarse por momentos de hasta conducir. Y el Asistente Predictivo de eficiencia con el que se ahorra hasta un 10 por ciento en consumo. Por cierto, que Audi ha mejorado el nivel de diálogo en las órdenes habladas con un nuevo algoritmo que entiende mejor las frases y con el que aumenta la seguridad, pues hay que mirar menos la pantalla.

El A4 estará disponible en España en noviembre a partir de 33.000 euros en gasolina y de 34.600 en diésel. El 'mix' entre particulares y flotas será del 50 por ciento, con un gran potencial en ese segundo mercado que actualmente crece a un ritmo del 20 por ciento. Habrá tres niveles de acabado: Advance, Edition y Sport, y el equipo de serie del modelo básico incluirá faros de xenón plus, sistema de arranque sin llave, limitador de velocidad regulable, pantalla MMI en color de 7 pulgadas y una larga e interesante lista de elementos.

Artículos recomendados

Sigue Motor16