comscore

Cataluña se pone dura con los coches que tienen etiqueta B: Los cambios drásticos que van a afectar

Las etiquetas medioambientales en los coches se han convertido en una herramienta clave en la lucha contra la contaminación en las ciudades españolas. Estas etiquetas, implementadas por la Dirección General de Tráfico (DGT), no solo sirven para identificar el nivel de emisiones de un vehículo, sino que también están siendo utilizadas como base para aplicar diversas restricciones de circulación en áreas urbanas, especialmente en las grandes urbes como Madrid y Barcelona.

Con todo esto en marcha, el paisaje urbano español se está transformando bajo la presión de medidas medioambientales cada vez más estrictas. Desde las etiquetas de emisiones de la DGT hasta las zonas de bajas emisiones (ZBE), las grandes ciudades como Barcelona y Madrid están liderando el camino hacia una movilidad más sostenible, aunque no sin controversias y desafíos.

1
Total prohibición de acceso a los coches sin etiqueta en Madrid

En el caso de Madrid, el panorama se ha vuelto particularmente restrictivo para los conductores. Lo que comenzó como Madrid Central, una iniciativa para limitar el tráfico en el centro de la ciudad, ha evolucionado hacia una prohibición casi total para los vehículos sin etiquetas medioambientales. Esta tendencia parece empeorar, ya que se vislumbra un futuro donde ningún automóvil sin etiqueta podrá circular por el municipio de Madrid, independientemente de si su propietario es residente o no.

Este cambio refleja un movimiento más amplio a nivel nacional, con el gobierno estableciendo la obligación de implementar ZBE en todas las ciudades con más de 50,000 habitantes, aunque muchos municipios aún no han cumplido con esta normativa.

Espalda