viernes, 1 julio 2022

Coaching inteligente para mejorar el rendimiento de los conductores de la flota

La telemetria y las herramientas tecnológicas instaladas a bordo de los vehículos no sirven únicamente para conocer la geoposición exacta de cada vehículo en cada momento, sus planes de mantenimiento, estado o problemas que puedan surgir durante el viaje. Gracias a aplicaciones como la nueva e-Driving generada por la compañía norteamericana Solera, los gestores y administradores de flotas pueden ahora generar cursos y actividades de coaching y formación para los conductores de las unidades que componen la flota corporativa y poder así mejorar tanto su rendimiento como sus aptitudes al volante.

Cursos bien de carácter personal para cada conductor, bien generales para todos los integrantes de la flota, dado que la aplicación recoge los comportamientos, usos y costumbres de cada conductor y puede analizarlos y cotejarlos bien de manera individual, bien en comparación con los de sus compañeros o con los de conductores de otras flotas que realizan las mismas o parecidas rutas.

Uno de cada diez coches pertenece a una flota

Uno de cada diez coches que circulan por España pertenece a una flota de vehículos de empresa y, muchos de ellos, circulan por las mismas calles y carreteras del país haciendo una y otra vez las mismas rutas. Con su nueva aplicación móvil, el grupo Solera recaba información de carácter genérico sobre patrones de conducción de los conductores de estas flotas en los que se puede comprobar desde como utiliza el vehículo, los consumos que registra, el comportamiento que tiene como conductor a bordo del vehículo, su cumplimiento de las normas de tráfico,…

El objetivo principal de Solera e-Drive es ante todo contribuir a reducir la siniestralidad en las flotas corporativas en particular y en las calles y carreteras en general, mejorando con ello la seguridad de los conductores en el desempeño de su trabajo y actividad principal, que es la conducción del vehículo, independientemente de que este sea un turismo, un camión, etc.

Solera recibe constantemente datos procedentes de 1.300 millones de vehículos en todo el mundo, vehículos a los que constantemente proporciona tecnología para todo su ciclo de vida. A partir de todos estos datos ha creado una aplicación móvil que ha presentado al sector del renting con motivo de la reciente celebración de la X Convención Nacional de la Asociación Española de Renting de Vehículos.

El conductor presente en el 56 por ciento de los accidentes

Solera es consciente de que para mejorar la seguridad de las flotas es necesario mejorar la forma de conducir de quienes manejan las unidades vinculadas a ellas. Según el balance de Siniestralidad Vial 2020 del Ministerio del Interior, el 31 por ciento de los accidentes se produce debido a distracciones de los conductores y el 25 por ciento a excesos de velocidad. Esto significa que en al menos el 56 por ciento de los accidentes está involucrada directamente la figura del conductor y su comportamiento al volante.

Porcentajes tan altos permiten aspirar cuanto menos a reducir los elevados costes que las flotas tienen que soportar en materia de siniestralidad, de las pérdidas de rentabilidad que sufren debido al tiempo que los vehículos pasan en el taller para su reparación o por el importante número de bajas laborales que este tipo de incidentes tiene en la plantilla de conductores de la empresa.

Para lograr reducir este tipo de gastos, la aplicación actúa en tres fases. En la primera de ellas, se dedica a recopilara datos de los vehículos en los que se encuentra instalada. Así, recoge la telemetría que el vehículo va generando durante su ruta, con datos como las velocidades de circulación, de paso por curva, las aceleraciones y frenadas del vehículo o las maniobras bruscas de esquiva que se van generando en los recorridos. Estos datos se recaban respetando al máximo la privacidad personal, pues no se vinculan con datos de ubicación o del tiempo en el que se produjeron y es el propio usuario, el conductor, quien ha dado el consentimiento previo para la recogida y tratamiento de los mismos.

Couching específico a partir de los datos obtenidos

Una vez recabados los datos, se inicia la segunda fase, la del análisis de los mismos. Gracias a ellos se dispone de una ingente información de los conductores en general y de su forma de conducir el vehículo de la empresa, lo cual permite detectar anticipadamente posibles riesgosy crear, a partir de ellos, programas específicos de couching para corregir aquellas situacionesen las que los conductores se muestran menos diestros o hábiles.

Gracias a ellos se pueden establecer patrones genéricos de actuaciones correctas e incorrectas ante determinados estímulos, analizar los posibles riesgos y detectar nuevas situaciones de peligro habitualmente ignoradas,aumentar la eficiencia de los conductores en el desempeño de su labor, incrementar su seguridad en los desplazamientos por ciudad o por carretera tanto para ellos como para el resto de los usuarios.

Por último, y para aquellos casos en los que los datos así lo muestren, los datos obtenidos específicamente de cada conductor servirán para crear programas específicos que aporten valor adicional para los gestores de la flota. Así, los datos obtenidos a partir del uso de los vehículos permitirán obtener información relevante de cara al control de emisiones de los vehículos en función del estilo de conducción que efectúan sus conductores. Esto permite conocer cuánto y bajo qué condiciones se incrementan los consumos de las diferentes unidades de la flota en particular y de esta en general y, consecuentemente, en qué volúmenes se incrementan los g/km de CO2 emitidos por la flota corporativa. Gracias a esos datos y a su posterior análisis y comparación con los datos anónimos obtenidos por la aplicación en otras flotas que realizan recorridos semejantes se pueden programar y generar acciones concretas y específicas que puedan ayudar a reducir la huella ambiental de la flota y de la empresa.

235.000 clientes, 1300 millones de vehículos

Como uno de los referentes mundiales en materia de inteligencia de datos y tecnología, así como en la gestión de la vida de los vehículos, Solera cuenta con más de 235.000 clientes a escala global y cuenta con socios tecnológicos en los más de 90 países de los cinco continentes en los que la empresa está presente. Cifras que le permiten obtener millones de datos procedentes de los millones de coches que sus aplicaciones supervisan a escala global y a partir de los cuales elabora distintas e innovadoras soluciones de software con las que sus clientes mejoran las prestaciones y rendimientos tanto de sus vehículos como de sus flotas corporativas.