lunes, 5 diciembre 2022

Chevrolet Corvette de 1963. Una nueva vida

Ya se sabe que en los Estados Unidos son muy de hacer modificaciones en los coches y muchos son los modelos que pasan por este tipo de conversiones. En este caso, este Chevy Corvette del 63 ha sido completamente restaurado pero, además, se le ha dotado de un esqueleto y unos órganos que lo traen al siglo 21 con más fuerza que nunca, una especie de Frankenstein pero agraciado.

Jeff Hayes Customs es quien se ha encargado de este proceso y, a juzgar por el resultado, se han empleado a fondo. La restauración y conversión de este modelo ha llevado mucho tiempo y ha sido finalizada en 2019. Ahora, en octubre de 2020, será subastado en el evento organizado por Barrett-Jackson en Palm Beach, Florida.

Un coche nuevo con el encanto de un clásico

Bajo el aspecto clásico de este modelo sesentero se esconden todo tipo de mejoras y modificaciones que hacen de este un coche completamente nuevo. Empezando por lo más básico, el chasis es nuevo y se trata de un Art Morrison. A esto se unen los frenos de seis pistones delante y cuatro detrás además de otros muchos detalles que hacen de este un vehículo moderno. Dirección asistida, ventanillas eléctricas o un sistema de aire acondicionado y calefacción nuevos son algunos de dichos elementos modernizantes.

1 z6Be1m0z3RvHN Motor16

Pero sin duda uno de los elementos más llamativos e imponentes es su motor, un V8 LS3 cortesía de GM que brinda al Corvette 548 caballos bajo el pie derecho del afortunado que se haga con él. Para enviar toda esta potencia hacia su eje trasero, contaremos con una caja de cambios automática 4L70E. Y es que no es solo una obra de arte como acelera o como suena, el aspecto en sí del motor -cromado de arriba abajo- es un capítulo a parte.

2 z6Be1m0z3RvHN Motor16

En su interior, el deportivo americano cuenta con una columna de dirección cromada, un volante Billet Specialities y un recubrimiento de asientos, paneles y demás secciones interiores en cuero rojo. Cuenta hasta con una luz de aspecto futurista en el maletero, bajo esa imponente luna trasera. Las llantas, de 18 pulgadas en el eje delantero y 20 en el trasero, terminan de darle ese toque rebelde y deportivo que tan bien le sienta.