comscore

Pepsi usa camiones eléctricos Tesla. Y Coca-Cola se fija en la competencia

La competencia entre Pepsi y Coca-Cola se ha tejido a lo largo de más de un siglo, convirtiéndose en una de las epopeyas empresariales más célebres del mundo. Esta batalla legendaria, apodada cariñosamente como «la batalla de las colas», ha transcendido la efervescencia de sus burbujas, para convertirse en un fenómeno cultural que ha dejado una huella imborrable en la psicología social.

Desde su nacimiento, estas dos icónicas compañías de bebidas gaseosas han librado una guerra constante por la preferencia de los consumidores. Pero, lejos de ser simplemente una disputa comercial, la rivalidad entre Pepsi y Coca-Cola ha sido un espectáculo de estrategias ingeniosas, innovación de productos y responsabilidad social. Sus tácticas han evolucionado con el tiempo, desde publicidades ingeniosas hasta colaboraciones con celebridades, siempre en busca de captar la atención y los corazones de los bebedores de cola de todo el mundo.

La importancia de los medios de transporte para Pepsi y Coca-Cola

coca cola vs pepsi Motor16

Desde camiones colosales hasta ágiles motocicletas, estos vehículos recorren distancias astronómicas cada día, llevando el efervescente elixir a consumidores ávidos en todos los rincones del mundo.

Sin embargo, este alcance global no viene sin desafíos. El transporte no solo representa una parte significativa de los costos operativos, sino que también contribuye significativamente a las emisiones de gases de efecto invernadero. Conscientes de esta realidad, Pepsi y Coca-Cola han tomado medidas decisivas para optimizar la gestión de sus flotas y reducir su impacto ambiental.

Ambas compañías han asumido el compromiso de renovar sus flotas hacia medios más sostenibles. Este ambicioso objetivo se traduce en la incorporación de vehículos eléctricos o de bajas emisiones, la instalación de puntos de carga en sus instalaciones y la capacitación de sus conductores en prácticas viales respetuosas con el medio ambiente. Estas acciones se alinean con las metas compartidas de ambas compañías: alcanzar la neutralidad de carbono para 2040 y reducir las emisiones en un 30% para 2030.