miércoles, 1 febrero 2023

Bugatti en Pebble Beach. Trío de éxitos

Bugatti es una marca que lleva el ADN de la competición incrustada en sus raíces desde que se crease en 1909. Por eso, en el área reservada de Pebble Beach el fábricante ha sacado a relucir las «joyas de la corona» de su larga historia. Se trata de tres modelos clásicos como son el Type 35, el Type 57 SC Roadster y el Type 55 Super Roadster junto a su hermano más pequeño y a la vez más rápido de su historia, el Veyron 16.4 Super Sport.

Una familia de récords

La marca Bugatti puede presumir de tener un largo historial de récords y victorias en su haber. Uno de los logros de más éxito que la marca francesa ha obtenido hace relativamente poco, se trata del nuevo récord de velocidad para un coche de producción con el Veyron 16.4 Super Sport. Este vehículo fue capaz en 2010 de poner su tacómetro a 431.072 km/h. Un récord que puede asustar por lo abultado de sus números. Pero como diría mi madre, 'de casta le viene al galgo', y es que este coche no es el único de los Bugatti con récords en su haber.

En este sentido, el Type 35 que la marca francesa ha llevado a Pebble Beach también cuenta con otro de los mayores récords que se recuerda. Según Bugatti, el Type 35 es un vehículo que logró cerca de 2.000 victorias y podios, lo que le convierte en el coche de carreras más exitoso de todos los tiempos. El Type 35 ganó todas las carreras importantes entre mediados de los años 20 y los años 30, incluyendo cinco victorias consecutivas en la Targa Florio, carrera considerada como una de las más duras del mundo en ese momento. Pero si nos fijamos en su ficha técnica los récords de este coche no nos extrañan. El Type 35 montaba un motor de ocho cilindros en línea con 120 caballos en una carrocería muy ligera. Y es que sólo pesaba 750 kilos con un reparto de pesos perfecto (50/50) entre ambos ejes.

Otra de las estrellas del stand de Bugatti es el Type 57 SC Corsica Roadster de 1937. Esta es una versión deportiva del modelo estándar Type 57 que se presentó en el Salón internacional de París en 1935. El chasis se acortó en 32 centímetros y se colocó más bajo, de ahí la 'S' en el nombre (de surbaissé en francés que significa bajo), mientras que la C alude al compresor. Con una compresión excelente para la época de 8:5:1 (más que la del 57 normal que era de 6:7:1) era capaz de alcanzar los 200 km/h gracias a sus 170 caballos de potencia.

Por último tenemos el Type 55 Super Sport Roadster, predecesor del 57 SC. El Type 55 sucedió en 1931 al Type 43. Ettore Bugatti utilizó para el 55 el motor del modelo Type 51 y el rígido chasis del Type 47, mientras que la transmisión la heredó del Type 49. Esta combinación de partes provocó que el Type 55 fuera capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en menos de diez segundos. Su motor de diez cilindros daba 135 caballos a 5.500 revoluciones por minuto. Cifras impresionantes también para un modelo de 1931.

Bugatti aprovechará el Pebble Beach para recordar a sus clientes que disponen del Bugatti Certified. Un servicio que da la oportunidad a los clientes de verificar que todos los modelos Bugatti existentes por el mundo son auténticos y no han sufrido modificaciones, a parte del servicio de mantenimiento que viene incluído. Y es que los Bugattis antiguos, además de ser piezas de coleccionista, son un vehículo de inversión para grandes fortunas.