BMW M4 GTS. El BMW más heavy
RONDARÁ LOS 475 CABALLOS

BMW M4 GTS. El BMW más heavy

El 13 de agosto BMW presentó, durante la semana del automóvil (Monterey Car Week) en California (EEUU), su BMW más radical, un M4 GTS ideal para los circuitos pero también apto para el tráfico abierto. El nuevo deportivo está aligerado al máximo y recurre, esta vez sin olor a laboratorio, a la inyección de agua para aumentar par y potencia.

Andrés Mas

Andrés Mas Twitter

26 de Septiembre 2015 18:53

Comparte este artículo: 0 0

BMW ha desvelado lo que muy pronto se convertirá en el modelo más radical de la marca alemana. Se trata de una versión aligerada del M4 a la que además, se le ha añadido una tecnología de inyección de agua para mejorar par y potencia y una serie de elementos aerodinámicos que permiten avanzar mucho en la constante lucha que los fabricantes mantienen contra el viento.

El M4 GTS se ha presentado en forma de concept y aunque la marca alemana nos sigue dejando con la incógnita de conocer cifras tan importantes como la potencia, el par, el peso o el coeficiente aerodinámico, sí nos ha comunicado que el nuevo deportivo alemán incorpora un capó de polímero reforzado con fibra de carbono (PRFC) que consigue reducir el peso y bajar el centro de gravedad. Otros elementos que podrán llevar este material aunque de forma opcional, son las llantas denominadas híbridas que por primera vez estarán disponibles en un modelo de serie de BMW. Con ello se logra reducir notablemente las masas giratorias no amortiguadas del coche.

Otro «invento» que estrenará un modelo de serie de la marca será la llamada inyección de agua, un innovador sistema que ya utiliza en fase de pruebas el BMW M4 MotoGP Safety Car, y que permite aumentar la potencia y el par del propulsor enfriando el aire sobrealimentado. Los ingenieros utilizan el efecto físico del agua durante el proceso de vaporización ya que el agua es inyectada en el colector de admisión como una pulverización fina, enfriando significativamente el aire de escape durante la vaporización. Esto reduce la temperatura de descarga en la cámara de combustión y por lo tanto reduce la tendencia al picado. Así el motor turbo puede trabajar a una presión de carga superior y un punto de ignición anterior.

Un consumo extraordinario

Este peculiar sistema parece que también garantiza unas cifras extraordinarias de consumo y de emisiones. Y de fiabilidad, ya que se puede lograr un rendimiento mejor sin aumentar el calor aplicado a los componentes relacionados con el mismo, es decir, la durabilidad de estas piezas no se verá afectada.

Pero además el motor en su conjunto contará con un sofisticado sistema de refrigeración para lograr las máximas prestaciones. Y junto al radiador principal, unos radiadores adicionales también garantizan el control equilibrado de temperatura para los circuitos de alta y baja temperatura, así como para la caja de cambios y el turbocompresor. El aire de escape, que es calentado por el turbocompresor, se enfría mediante refrigeración indirecta con el apoyo de una bomba de agua eléctrica adicional.

Desconocemos la potencia conseguida por el M4 GTS pero todo apunta a una cifra que rondaría los 475 caballos, 44 caballos más que el M4. Pero en esta caso la cifra clave será la relación peso-potencia ya que podríamos estar hablando de casi 100 kilogramos menos para el M4 GTS y por lo tanto de una ventajosa cifra.

A nivel aerodinámico, el GTS cuenta con un deflector delantero y un alerón posterior regulables manualmente y ambos de fibra de carbono visible. Además, el M4 GTS dispone de innovadoras luces posteriores de tecnología OLED. Se trata de diodos orgánicos de emisión de luz homogénea en toda su superficie, a diferencia de los puntos habituales en los LED. Y gracias a su mínima altura (1,4 mm) y la posibilidad de activarlos por separado y por módulos, se abre un nuevo mundo de posibilidades a la hora de escenificar la iluminación del coche.

Artículos recomendados

Sigue Motor16
Salon