BMW M4 Coupé Safety Car. Con un gran avance bajo el capó
SE HA DE RELLENAR CADA CINCO REPOSTAJES

BMW M4 Coupé Safety Car. Con un gran avance bajo el capó

El vehículo de seguridad para el próximo campeonato del Mundial de Moto GP será este singular BMW M4 Coupé, el cual también estrena una novedad bajo el capó que llegará a los modelos de calle en 2016.

Julián Garnacho

Julián Garnacho Twitter

14 de Febrero 2015 13:05

Comparte este artículo: 0 0

El BMW M4 Coupé será el vehículo que se utilizará como vehículo de seguridad en el Mundial de Moto GP en 2015. Para cumplir con garantías su cometido cuenta con las pertinentes señales visuales, que cuentan con iluminación LED. Pero aquí no acaba la cosa pues suma también un sistema de extinción de incendios. Elementos indispensables para poder rodar en circuitos.

Con elementos BMW M Performance

Sin embargo, para BMW la utilización de este BMW M4 Coupé en cada carrera del mundial es todo un escaparate y por ello lo dotan de las últimas novedades disponibles para este deportivo, como el paquete exterior M Performance con piezas realizadas en fibra de carbono (difusores, carcasas de los retrovisores...). Tampoco faltan unas exclusivas suspensiones roscadas, un sistema de escape Akrapovic fabricado en titanio, un imponente alerón trasero también fabricado en carbono, además de unos deportivos asientos Recaro con arneses de seguridad.

Lo más importante, bajo el capó

Pero aquí no acaban las novedades que estrena este singular BMW M4 Coupé que será utilizado como safety car. La principal novedad se encuentra bajo el capó delantero, pues su propulsor 3.0 TwinPower Turbo de 431 CV de potencia estrena un sistema de "inyección de agua". Este sistema será probado durante las pruebas del mundial y se equipará en los vehículos de calle el próximo año.

Este sistema ha sido desarrollado por la división M de BMW y consiste en inyectar agua a presión en la propia admisión de aire con el fin de rebajar la temperatura del aire que entra en los cilindros. De esta manera, BMW asegura que se incrementa la potencia además de que el consumo se puede rebajar.

El sistema consta de un pequeño depósito de agua con una capacidad de cinco litros, el cual lo podemos rellenar nosotros mismos con "agua del grifo". Y lo debemos hacer según la marca cada cinco repostajes de combustible o cada vez que entremos a rodar en un circuito (algo que parece un poco engorroso). Este agua es inyectado en el propio sistema de admisión de aire por medio de un inyector que trabaja a 10 bar de presión. Inyecta aire dependiendo de la velocidad de giro del motor, la temperatura o de la carga. De esta manera, el aire se enfría más y tiene una mayor densidad, por lo que las cámaras de combustión de llenan de una manera óptima y se mejora el rendimiento, pero habrá que esperar al año que viene para saber de cúanto hablamos en la mejora.

Artículos recomendados

Sigue Motor16
Salon