martes, 27 septiembre 2022

BMW desvela la nueva generación del sistema iDrive

Hace 20 años, el sistema operativo BMW iDrive, que se introdujo por primera vez en el BMW Serie 7 (2001), redujo considerablemente el número de botones y controles que se extendían por todo el interior. En su lugar apareció una pantalla de color en el panel de instrumentos y un dial giratorio en la consola central (controlador iDrive). Este sistema permitió controlar una gran cantidad de funciones de configuración, entretenimiento, navegación y telecomunicaciones del vehículo con una única herramienta operativa. Además, el Serie 7 estrenó el control por voz con funciones cartográficas.

1 VUN2e7Yz8tPRE Motor16

Desde el lanzamiento del sistema BMW iDrive, la marca no ha parado ni un momento en trabajar para su desarrollo. Esto ha llevado a la introducción de botones de favoritos para almacenar pasos operativos seleccionados individualmente. Estos botones llegaron con superficies capacitivas, que mostraban funciones en la pantalla de control. Más tarde vinieron los botones de selección directa que permitían una ruta directa a las funciones del menú más utilizadas, mientras que en 2015 se estrenó la pantalla de control táctil.

Llegada del Head-Up Display

Ya en 2004, se convirtió en el primer fabricante de vehículos en presentar un Head-Up Display, que proyectaba información de conducción relevante en el parabrisas en la línea de visión directa del conductor. Un año más tarde, se estrenó el sistema BMW Gesture Control (control por gestos) en el Serie 7.

Otro aspecto importante en este sistema ha sido la introducción de servicios digitales, que han permitido una progresión constante de la relación entre el usuario y el vehículo. En 2016, la aplicación BMW Connected permitió integrar completamente el automóvil al estilo de vida digital de los clientes, un servicio que ha ampliado sus funciones a través de la aplicación My BMW.

2 VUN2e7Yz8tPRE Motor16

Con la próxima generación del sistema BMW iDrive se entra en una nueva generación, en la que la inteligencia digital permite percibir y analizar el entorno. Con ello, en muchas situaciones, el vehículo tiene acceso a una mayor cantidad de información que el propio conductor.