miércoles, 5 octubre 2022

Este BMW 323i con 37 años de vida es más caro que un M3 a estrenar

Ojalá pudiéramos retroceder en el tiempo para comprar una docena de BMW 323i de la generación E30 y guardarlos en el garaje 37 años. Y es que si los vendieras a día de hoy podrías tener al día siguiente la friolera de 1,4 millones de euros en tu cuenta corriente. Siempre y cuando los vendas por lo que pide el concesionario austríaco Meyer-Hafner.

Concretamente si vendieras tus doce BMW 323i recaudarías nada menos que 1.438.800 euros. Y eso siempre que los coloques todos a unos escalofriantes 119.900 euros. Eso es lo que pide este concesionario por una unidad que a pesar de tener 37 años de historia, apenas ha recorrido 260 kilómetros. O lo que es lo mismo, ha rodado 7.000 metros cada año. Pero ojo, porque eso es más de lo que te cuesta en España un BMW M3 a estrenar… Y su cifra de potencia es 3,4 veces superior a la del corazón que usa nuestro protagonista. Y es que el sensacional deportivo alemán lo tienes desde 116.100 euros, que escala hasta los 120.650 euros en el caso de quererlo con el sistema de tracción total M xDrive.

Este BMW 323i tiene tan solo 260 kilómetros

BMW 323i 1985. Imagen interior.

Este BMW en cuestión no es ninguna versión especial ni rara, como podría serlo un BMW M3 Evolution. Se trata de un BMW 323i con carrocería de dos puertas y con un aspecto como recién salido de fábrica. Luce un color llamado Zinnober y presenta llantas de acero. Todo ello podría hacerlo parecer un sencillo 316 con carburación y 90 CV, siempre y cuando no te hubieras fijado en su doble salida de escape, además de en el emblema posterior.

Eso se traduce en que este BMW 323i esconde bajo su capó delantero un magnífico motor con seis cilindros en línea. El propietario original no se gastó ni un marco en equiparlo con opciones de la época como eran las llantas de aluminio, elevalunas eléctricos, dirección asistida, techo corredizo… Pero su dinero lo invirtió en instalar mejoras mucho más interesantes, como son un diferencial de deslizamiento limitado, una caja de cambios deportiva y con un desarrollo final más corto, un interior firmado por Recaro…

Su corazón eroga 150 CV de potencia

BMW 323i 1985. Imagen motor.

Ese motor de seis cilindros en línea y 2.3 litros eroga un total de 150 CV de potencia y 205 Nm de par motor. Son cifras algo más austeras que los 170 CV y los 222 Nm que ofreció su sucesor, el BMW 325i, que también apareció en el año de fabricación de nuestro protagonista: 1985. La ligereza de este sensacional vehículo (pesa 1.050 kilos) le permite ofrecer sensacionales prestaciones. Y es que presume de acelerar de 0 a 100 km/h en 8,5 segundos y de alcanzar una velocidad máxima superior a los 200 km/h.

Pero aún así son cifras mucho más modestas que las que ofrece un BMW M3 con sus 510 CV de potencia. Que te recuerdo es más barato que este inmaculado BMW 323i.