miércoles, 7 diciembre 2022

BMW 3.0 CSL, una joya que sólo disfrutarán 50 afortunados

Al finalizar el año del aniversario, BMW M GmbH presenta el BMW 3.0 CSL, el modelo más exclusivo que jamás haya producido: una obra maestra de la ingeniería que encarna la esencia de 50 años de pasión por las carreras y que expresa sus raíces históricas en una denominación de modelo legendaria.

El BMW 3.0 CSL combina un diseño único con una experiencia de rendimiento purista en dos plazas. La mítica denominación vuelve muy centrada en el concepto creado en los años 70 de aplicar la tecnología de los circuitos de carreras diseñada para el puro placer de conducir en la carretera.

BMW CSL

Este modelo se ha desarrollado con la intención de combinar lo mejor de cinco décadas de experiencia en carreras de BMW M GmbH, en un automóvil con un aura altamente emocional. Todas las facetas de su carácter (elegancia, dinámica, construcción ligera inteligente, un motor de seis cilindros en línea, una transmisión manual y propulsión trasera), se basan en los principios tradicionales de BMW.

BMW 3.0 CSL, serie limitada a 50 unidades

El BMW 3.0 CSL se produce en una edición estrictamente limitada. Con motivo del aniversario se pondrán a la venta exactamente 50 unidades numeradas. La producción de todos los vehículos durará unos tres meses. Todos y cada uno de ellos se crean con absoluta dedicación a la excelencia artesanal en la fábrica Dingolfing.

Los exclusivos componentes interiores de plástico reforzado con fibra de carbono se fabrican a mano tanto en Múnich como en la fábrica de componentes de BMW en Landshut.

BMW 3.0 CSL.

También se concibió un proceso específico para la pintura del BMW 3.0 CSL, en el que la artesanía y la tecnología más avanzada se complementan para dotar a cada pieza individual de su diseño cromático característico.

Diez días para completar el montaje

Además, un equipo de 30 técnicos especialmente cualificados y experimentados se encarga de la configuración y el montaje de los vehículos. Debido a la complejidad de los procesos en la fábrica, cada vehículo pasa por ocho ciclos de montaje en otras tantas estaciones de producción, un procedimiento que dura hasta 10 días en total.

Como reencarnación de un deportivo legendario tanto para el circuito como para la carretera, el BMW 3.0 CSL posee todas las características de un coche purista. Encarna la alegría de la conducción clásica y la conciencia de las raíces tradicionales de BMW M GmbH en una forma única y exclusiva.

El nuevo BMW 3.0 CSL es la reinterpretación contemporánea de todas estas características ancladas en su denominación de modelo. Su carrocería en forma de coupé pone el acento tradicional en la elegancia deportiva y la dinámica expresiva. Su tecnología de propulsión y suspensión proviene de los últimos desarrollos para coches de carreras y deportivos de alto rendimiento de BMW M GmbH.

Construcción ligera

La construcción ligera inteligente alcanza un nivel extraordinario, sobre todo por el uso extensivo de carbono. La relación peso-potencia del BMW 3.0 CSL es de sólo 2,9 kilogramos por CV.

BMW 3.0 CSL.

Al frontal poderoso se añaden unos musculosos pasos de rueda que dan cabida a unas llantas forjadas de aleación ligera de 20 pulgadas en el eje delantero y de 21 pulgadas en el trasero. Los neumáticos los firma Michelin y están desarrollados exclusivamente para el BMW 3.0 CSL. Llevan el número 50 grabado en los flancos. El rasgo más llamativo en la zaga es el alerón, que está encerrado en el lateral y traduce el aspecto característico del ‘Batmóvil’.

El BMW 3.0 CSL cuenta con el motor de seis cilindros en línea más potente jamás utilizado en un automóvil BMW M homologado para la carretera. Esto también es una tradición: en su fase final de desarrollo, el predecesor del mismo nombre marcó un récord con una potencia de motor de 206 CV.

Un seis cilindros en línea con 560 CV

El motor de seis cilindros en línea del BMW 3.0 CSL posee las mismas raíces tecnológicas que el propulsor del actual coche ganador del DTM y moviliza una potencia máxima de 560 CV. El récord de los modelos de seis cilindros en línea de BMW M GmbH con homologación para la circulación por carretera refuerza el estatus especial del vehículo. El motor desarrolla un par máximo de 550 Nm.

El motor de seis cilindros en línea está acoplado a una caja de cambios manual de 6 velocidades. El recorrido de la palanca de cambios, exactamente definido, permite un cambio de marchas rápido y preciso.

BMW 3.0 CSL.

El par motor se transmite a la carretera exclusivamente a través de las ruedas traseras. Para un uso ambicioso en la pista de carreras, el conductor puede utilizar la típica acumulación lineal M de fuerzas de aceleración lateral para dirigir el vehículo en las curvas con maniobras de derrape controladas.

Diferencial M activo en el eje trasero

El diferencial M activo en la transmisión del eje trasero también garantiza una dinámica superior. En caso necesario, evita la compensación del par entre las ruedas traseras y, al mismo tiempo, acumula de forma continua y variable un efecto de bloqueo de hasta el 100%.

También en la configuración de la tecnología de la suspensión se ha combinado la tecnología más avanzada con una metodología para la armonización de todos los componentes que ha madurado a lo largo de cinco décadas.

Los componentes del tren de rodaje utilizados en el BMW 3.0 CSL representan la punta de lanza del desarrollo de automóviles deportivos de altas prestaciones de BMW M GmbH: un eje delantero de doble muelle y un eje trasero de cinco brazos con diseño específico M, un tren de rodaje M adaptativo con amortiguadores controlados electrónicamente, la dirección electromecánica M Servotronic con relación variable y el sistema de frenos M carbonocerámicos con curvas características ajustables.

Puesta a punto en Nürburgring del BMW 3.0 CSL

La aplicación integrada de todos los sistemas de propulsión y chasis se llevó a cabo durante intensas pruebas de conducción en carreteras públicas, así como en circuitos de carreras, incluyendo el Nürburgring Nordschleife, que ha sido el campo de pruebas por excelencia para todos los automóviles BMW M durante 50 años.

El sistema de frenos cerámicos de carbono M ofrece unas potentes prestaciones de deceleración, una estabilidad optimizada en el desvanecimiento, una extraordinaria estabilidad térmica y una resistencia al desgaste extremadamente alta.

BMW 3.0 CSL.

Con la función Control de tracción M, el conductor puede ajustar individualmente los umbrales de intervención de la limitación del deslizamiento de las ruedas. Para ello se dispone de diez niveles, y también es posible la desactivación completa del control de estabilidad de la conducción a través del modo M Dynamic.

Peso pluma gracias a la fibra de carbono

El BMW 3.0 CSL incorpora componentes de CFRP en prácticamente todas las secciones de la carrocería. Además del techo, el capó y la tapa del maletero, los faldones delanteros y traseros son completamente de carbono. Las fijaciones de los paneles laterales delanteros y traseros, los umbrales laterales, el difusor trasero, el alerón trasero y el spoiler trasero también están hechos de este material de alta tecnología.

BMW 3.0 CSL 38 Motor16

Además, en el interior el uso de carbono y otras medidas de construcción ligera acentúan las características puristas de un coche deportivo. En lugar de asientos adicionales, la parte trasera ofrece un compartimento de almacenamiento con dos compartimentos para cascos integrados.

El conductor y el acompañante se sientan en los asientos M de fibra de carbono, que transmiten una sensación de competición altamente emocional e inimitable en cada kilómetro. Las superficies de los asientos en Alcántara negro y los cinturones de seguridad M se combinan con un volante en Alcántara M, un revestimiento del techo en antracita, Alcántara negro y superficies de carbono mate.