Audi Q4 Sportback e-Tron. Séptimo y caballería
LO ÚLTIMO

Audi Q4 Sportback e-Tron. Séptimo y caballería

Es todavía un concept car, pero ya sabemos que el Q4 Sportback e-tron de serie llegará en 2021 y será muy similar. Se convertirá en el séptimo eléctrico de Audi, y su anuncio coincide con la aparición de los brutales e-tron S, con 503 CV.

Redacción

29 de Diciembre 2020 19:00

Comparte este artículo: 0 0

Ambiciosos son los planes de Audi, que para 2025 quiere ofrecer en los distintos mercados mundiales 20 vehículos con propulsión totalmente eléctrica. Y en el calendario de la firma alemana, el Q4 Sportback e-tron ocupa la séptima posición, pues llegará en 2021 -pocos meses después que el Q4 e-tron definitivo- y será muy parecido al 'concept car' que acaba de ser desvelado, un SUV coupé de 4,60 metros de largo, 1,90 de ancho y 1,60 de alto que tiene una generosa batalla de 2,77 metros y parte, lógicamente, de la plataforma MEB, reservada a eléctricos puros y destinada también a otros productos del grupo: Volkswagen ID.3, Skoda Enyaq, Cupra Tavascan, Seat el-Born...

El Q4 Sportback e-tron, todavía un prototipo, destaca por el perfil claramente coupé y por su zaga rematada por un generoso alerón en la base de la luneta. Las llantas del modelo presentado son de 22 pulgadas, y en el frontal se dan cita todos los rasgos de los nuevos Audi eléctricos, en especial la parrilla Singleframe cerrada y con marco octogonal.

Para la parte mecánica no hay sorpresas

En marzo de 2019 se dieron a conocer las características esenciales del Q4 e-tron de carrocería 'normal', con una batería de 82 kWh que ocupa el suelo entre las cuatro ruedas y dos motores -uno delante con 102 CV y otro detrás con 204-, que además de sumar 306 CV se traducen en tracción total quattro. No hay ninguna conexión mecánica entre los ejes; y, en su lugar, un control electrónico asegura que la distribución del par se coordine de forma óptima en fracciones de segundo. En condiciones normales será el motor trasero el protagonista de la impulsión, pero si el conductor acelera con mucha fuerza o hay baja adherencia -el sistema predictivo llega a prever inminentes pérdidas de motricidad, subvirajes o sobrevirajes-, el motor delantero actúa también para que 'sus' ruedas traccionen.

Y en cuanto a prestaciones, la marca anuncia una aceleración de 0 a 100 km/h en 6,3 segundos, mientras que la velocidad se limitará a 180 km/h de cara a maximizar la autonomía, superior a 450 kilómetros WLTP. Pero tanto el Q4 Sportback e-tron como el Q4 e-tron tendrán versiones con tracción exclusivamente trasera, y en ese caso el alcance superará los 500 kilómetros.

El coeficiente aerodinámico Cx del Q4 Sportback e-tron es 0,26; aún mejor que el 0,27 anunciado para el Q4 e-tron.

e-Tron s y e-Tron S Sportbacke-Tron s y e-Tron S Sportback

e-Tron s y e-Tron S Sportback los trimotores

De los eléctricos e-tron y e-tron Sportback había ya versiones 50 quattro y 55 quattro -313 y 408 CV, respectivamente-, pero ambos modelos reciben ahora las esperadas versiones deportivas S, también eléctricas. Y tanto el e-tron S -98.030 euros- como el e-tron S Sportback -100.330 euros- presumen de tracción quattro con vectorización eléctrica de par, de 503 CV y de 99,3 mkg, que es el fruto de combinar tres motores eléctricos -primicia mundial- en vez de los dos que llevan sus hermanos de gama. En concreto, un motor delantero -se trata de una evolución adaptada del motor trasero del e-tron 55- y dos en el eje trasero -es el motor delantero del e-tron 55, pero modificado y por partida doble-. Cuando dan su máxima potencia -durante un máximo de 8 segundos y siempre que circulemos en modo S- permiten acelerar de o a 100 km/h en 4,5 segundos, mientras que la velocidad máxima ha sido limitada a 210 km/h. En cuanto a la batería, se recurre en ambos a una de 95 kWh -86 utilizables- con la que podemos cubrir una media de 360 kilómetros en el e-tron S y de 365 en la variante Sportback.

Para mejorar la eficiencia, en conducción normal solo se activan los dos motores traseros -cada uno envía el par a una rueda, sin necesidad de diferencial mecánico-, pero el delantero entra en liza si el conductor exige más rendimiento o se prevé una pérdida de adherencia. Además, si el estabilizador ESC está en modo Sport y hemos elegido el programa Dynamic del Audi Drive Select -siete perfiles de conducción distintos-, el comportamiento se vuelve más radical, pues consiente incluso derrapes controlados. Además, la suspensión neumática deportiva varía la altura de la carrocería hasta en 76 milímetros según los ajustes escogidos y la situación.

Audi monta llantas de 20 pulgadas en sus e-tron S, aunque se pueden pedir las de 21 y en el futuro habrá incluso de 22 pulgadas. Y exteriormente se caracterizan también por sus pasos de rueda ensanchados 23 milímetros a cada lado -es 5 centímetros más ancho-, los paragolpes delantero y trasero con contornos más pronunciados, y una aerodinámica específica -entradas de aire más amplias y activas, canalización del flujo en los pasos de rueda...- que deja el índice Cx del e-tron S en 0,28, y en 0,26 el del e-tron S Sportback.

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados

Sigue Motor16
Salon