Probamos el Audi A5 Cabrio. Aire libre
DESDE 54.500 EUROS

Probamos el Audi A5 Cabrio. Aire libre

El modelo más exclusivo de la familia mantiene el techo de lona, pero incorpora importantes novedades en todos los frentes. Ya está a la venta con la versión S5 de 354 CV como tope de gama.

Gregorio Arroyo

Gregorio Arroyo

28 de Febrero 2017 20:53

Comparte este artículo: 134 0

El nuevo Audi A5 Cabrio ya está disponible con importantes novedades a nivel de diseño, chasis, motores y tecnología aplicada a la seguridad, el confort o el infoentretenimiento. Mantiene, como es tradición en los 25 años de historia, el elegante techo de lona eléctrico, ahora acústico de serie. Está a la venta desde 54.500 euros,

La primera impresión al verlo es que su aspecto es mucho más aparente y deportivo. Gana 'cuerpo' porque mide 4,67 metros de longitud, es decir, 47 milímetros más que su predecesor, y sus líneas son más 'afiladas' y pronunciadas. Una estampa elegante y deportiva, aunque la personalidad del vehículo la marca el mencionado techo de lona, que es 19 centímetros más largo y se guarda en un menor espacio. El mecanismo es eléctrico y necesita 15 segundos para replegarse y 18 para cubrir de nuevo el habitáculo. La novedad reside en que incorpora una función que permite, mediante un solo toque, abrirlo o cerrarlo sin necesidad de mantener el dedo pulsado, con el objetivo de que las dos manos sigan sobre el volante. Esta función se puede realizar en marcha entre los 6 y los 50 km/h.

Otro detalle es que el techo de lona acústico se ofrece ahora como elemento de serie. Consta de tres capas y añade una nueva dimensión en cuanto a confort térmico y acústico se refiere. Se ofrece con cuatro colores diferentes y en combinación con unos cristales más gruesos y eficientes a la hora de aislar el interior, lo cierto es que las diferencias en cuanto a decibelios se han reducido considerablemente con respecto a la versión Coupé, como hemos podidos comprobar durante los dos días de presentación.

También hay mejoras a nivel de chasis, que ahora es un 40 por ciento más rígido, y pese a ser más grande y estar mejor equipado, resulta 40 kilos más ligero que antes (pesa 150 kilos más que el Coupé). La nueva plataforma modular longitudinal permite introducir nuevas tecnologías, y el tren trasero multibrazo es completamente nuevo. Contempla una suspensión adaptativa y en opción se ofrece un diferencial trasero deportivo para los que buscan un plus en cuanto a deportividad se refiere.

En el interior se ha cuidado el gusto por el detalle y todo se remata con más calidad. Su mayor tamaño y el incremento en 14 milímetros de la distancia entre ejes provocan una mayor habitabilidad, siendo 26 milímetros más generoso en la cota de anchura en las plazas delanteras y registrando 18 milímetros más de espacio para las piernas en las traseras.

Delante las butacas son de nueva factura. Ahora contemplan función de masaje, de serie se rematan en piel con un tratamiento que repele el agua y en opción montan un sistema de calefacción a la altura del cuello que permite conducir sin techo aunque la temperatura exterior no acompañe. Este sistema se activa ahora directamente desde la zona de la climatización.

Micrófonos en los cinturones de seguridad

Al sentarnos los cinturones de seguridad se acercan gracias a un práctico automatismo y en ellos se incorporan, también en su dotación de serie, unos micrófonos que ayudan a mejorar la calidad del sonido cuando activamos la función manos libres del teléfono o el control por voz de algunas funciones del automóvil.

Las plazas traseras también resultan más holgadas y el respaldo se puede abatir en dos partes (50/50), incluso desde la zona del maletero. El compartimento de carga ofrece 380 litros con el techo montado, y 320 si vamos descapotados. La bandeja de seguridad sube y baja automáticamente, por lo tanto siempre dispondremos de la máxima capacidad. La tapa del maletero se puede abrir con un control gestual del pie, tras moverlo por debajo del paragolpes.

Bajo el capó disponemos de una amplia oferta de motorizaciones. Ya están disponibles las versiones de gasolina 2.0 TFSI con 252 CV y el poderoso 3.0 TFSI que monta la versión S5 y que eroga 354 CV; en diésel se ofrece un 2.0 TDI con 190 CV, en breve lo hará un 3.0 TDI con 218 CV y en septiembre llegará el potente 3.0 TDI con 286 CV. También se incorporará más adealnte un 2.0 TFSI con 190 CV. Dependiendo de la versión, el cambio es manual de seis relaciones, S tronic de siete o Tiptronic de ocho para las dos variantes más potentes en gasolina y diésel. El motivo de apostar por un convertidor de par en estos dos modelos es su elevado par motor.

La tracción total quattro está disponible en toda la gama, salvo en la versión de acceso en gasolina. Se trata de la 'tradicional' que se gestiona mediante un diferencial central autoblocante que reparte el par un 60 por ciento a las ruedas traseras y un 40 por ciento a las delanteras. Posteriormente al lanzamiento, la versión 2.0 TFSI de 252 CV incorporará la nueva tracción total quattro ultra, más eficiente ya que actúa sobre las ruedas delanteras y en caso de que se detecte una pérdida de adherencia, en milésimas de segundo envía motricidad al eje trasero mediante un embrague multidisco tipo Haldex. De esta manera se ahorra combustible, puesto que la mayor parte del tiempo no habrá pérdidas por arrastre al desconectarse totalmente el eje posterior.

En nuestra intensa toma de contacto comenzamos fuerte. El fascinante S5 Cabrio nos esperaba y realizamos un recorrido en el que, salvo conducción urbana, tenía un poco de todo. En autopista activamos los modos  Efficiency y Comfort en el asistente Audi drive select que se monta de serie. No hay grandes diferencias entre ellos, pero el primero cuenta con la función de navegación a vela que detiene el funcionamiento del motor al levantar el pie del acelerador. A 120 km/h, con el techo replegado, los cristales laterales elevados y el cortavientos montado (nos quedamos sin las plazas traseras), podemos mantener una conversación sin esfuerzo o escuchar el equipo de sonido con claridad. A partir de ahí la acción del viento sí que se deja notar. Por cierto, en un día nublado y con 16 grados de temperatura ambiente, la calefacción en el cuello y en el asiento nos permiten rodar sin pasar un ápice de frío.

S5 Cabrio, descapotable de carreras

Llega la zona de curvas y no parece que vayamos en un cabrio. La dirección dinámica (opcional) reduce el trabajo sobre el volante porque todo resulta más directo y por donde se le ordena, pasa. Cambios de apoyo, zonas bacheadas, curvas cerradas... da igual porque enlaza giros con total normalidad y sin balanceos. Antes hemos activado el modo Dynamic que cambia la personalidad del vehículo al variar el mapa de los amortiguadores, la dirección, el motor y el cambio Tiptronic de ocho relaciones que gestiona los 354 caballos. Sube de vueltas hasta las 6.600 rpm en un suspiro y nos dicen que la velocidad está limitada a 250 km/h y que acelera de 0 a 100 km/h en 5,1 segundos. Lo comprobaremos más adelante, cuando lo examinemos a fondo en nuestro circuito de pruebas, pero es cierto que acelera que da 'miedo' y adelantar vehículos se convierten en un juego de niños. El consumo medio registrado fue de 10,5 litros, aunque homologa 7,7 de media.

Del sonido espectacular del S5 Cabrio pasamos al 'engañoso' 3.0 TDI de 286 CV, Engañoso porque hay que se adivino para certificar su naturaleza diésel. Su capacidad de recuperación asombra, mantiene velocidades de crucero inconfesables y el consumo se reduce hasta los 8,0 litros (todavía carece del homologado). Este propulsor de seis cilindros ha sido totalmente renovado para una mayor eficiencia y todo el sistema de escape es nuevo, aunque, lógicamente, no goza del sonido ni el petardeo del mencionado S5. Esta versión es una auténtica devoradora de kilómetros y combina consumo y prestaciones como pocos.

No echaremos en falta demasiados asistentes a la conducción, ya que el A5 Cabrio presenta más de 30 en su dotación, Destacamos un control de velocidad adaptativo con función de conducción en atascos, un asistente predictivo de eficiencia que recoge información del GPS y nos ayuda a ahorrar combustible, una alerta de tráfico cruzado en la zaga o un completo sistema de reconocimiento de señales de tráfico.

También hay que mencionar la nueva tecnología Car-to-x. Utiliza la red del teléfono para comunicar con la nube datos sobre los límites de velocidad, averías, estado de la carretera... para compartirlos con otros conductores Audi que circulen cerca. Además, podemos disfrutar de los servicios del Audi connect sin coste los tres primeros años, con conexión 4G y wi-fi.

PRECIOS

A5 Cabrio 2.0 TFSI 252 CV quattro S tronic        58.750 euros

S5 Cabrio 3.0 TFSI 354 CV quattro tiptronic       86.900 euros

A5 Cabrio 2.0 TDI 190 CV S tronic         54.500 euros      

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados

Sigue Motor16
Salon