viernes, 9 diciembre 2022

Alpine A110 R. Llega la versión más radical de la gama

La gama A110 de la marca francesa sigue creciendo. En esta ocasión hemos tenido ocasión de conocer en directo, en su sede central de Dieppe (Francia), a su última criatura, en forma del exclusivo Alpine A110 R. Como el resto estará en juego hasta que en 2026 aparezca el nuevo modelo. Un año antes se pondrá en juego un SUV de tamaño compacto y estas dos novedades se impulsarán ya con energía eléctrica. Nos aseguran que las sensaciones deportivas y la exclusividad se mantendrán tal cual como es tradición.

Alpine A110 R: mejor aerodinámica y menor peso

Ahora toca hablar del A110 R. Se trata de la cuarta variante de este modelo, tras el A110 y las versiones A110 S y GT. A pesar de que no incrementa su potencia (300 CV) y sigue apostando por el bloque de 1.8 litros de cuatro cilindros, sí que optimiza las prestaciones debido a las mejoras introducidas, sobre todo en materia aerodinámica y a la hora de aligerar el peso.

Alpine A110 R.

Tener presencia en la Fórmula-1 ayuda mucho en estos dos aspectos. En este sentido se ha conseguido optimizar la eficacia del espectacular alerón trasero, el fondo plano y el difusor trasero. A máxima velocidad (285 km/h) eso se traduce en una ganancia de carga de 29 kilos, un valor añadido a la hora de afrontar curvas rápidas en circuito. Sí, porque este pura sangre va de la oficina al trazado de velocidad como si tal cosa.

El A110 R se distingue claramente del resto de la gama por el uso intensivo de la fibra de carbono, tanto en el exterior como en el habitáculo. Por eso firma un peso de 1.082 kilos, que son 34 que el A110 S. Esto le permite acelerar de 0 a 100 km/h en 3,9 segundos y cubrir el primer kilómetro desde parado en 21,9 segundos.

Llantas fabricadas en fibra de carbono

La fibra de carbono se utiliza en el capó y, además de otorgarle un impacto visual más deportivo, aligera en 2,9 kilos esa pieza. Las llantas también están fabricadas íntegramente con este material (ahorran 12,5 kilos) y se ha mejorado un 20 por ciento la refrigeración de los frenos. Asimismo la luneta trasera también está fabricada en fibra de carbono, aspecto que beneficia la entrada de aire (hay dos rejillas de ventilación) que se dirige hacia al motor, situado detrás de los asientos.

Alpine A110 R.

Las dos butacas monocasco, y prácticamente de competición, también se elaboran con este ligero y resistente material. El sistema de retención cuenta con 6 puntos de anclaje y el ahorro de peso es de otros 5 kilos. El asiento del conductor pesa 11,9 kilos, por los 9,3 del copiloto. La razón es que este último es fijo, y el del conductor se regula longitudinalmente. Sumando capó, llantas, difusor trasero, alerón, techo, los estribos laterales, asientos… salen los 34 kilos de su plan de adelgazamiento.

El difusor trasero añade fibra de vidrio a la de carbono, es más grande y genera un flujo mayor de aire hacia los bajos. Por su parte, el alerón es fijo y su posición se ha decidido en colaboración con el equipo de F-1. Atiende en sus formas al típico ‘cuello de cisne’ y está más inclinado y retrasado que el del A110 S.

Alpine A110 R: el sonido es una sinfonía

Mención especial para las salidas de escape. Más allá de que el doble tubo de escape cuenta con una doble pared para aislar los gases de escape y proteger las piezas cercanas, lo cierto es que tiene un sonido mucho más rotundo tras un estudiado trabajo de laboratorio. Y esa delicia traducida en decibelios llega de una manera nítida al interior.

Alpine A110 R.

Se ha buscado eso. Por este motivo se ha sustituido la mampara de cristal que separa el habitáculo del motor por otra de aluminio. Se mantiene el resonador de admisión pero se prescinde de buena parte del material de insonorización que se utiliza en otras versiones. Ya veremos que pasa en un desplazamiento largo en cuanto a confort…

Mejoras evidentes en el chasis del Alpine A110 R

Asimismo también se han realizado ajustes y mejoras a nivel de chasis. De partida la altura es 10 milímetros menor que en el A110 S. Se puede rebajar otros 10 gracias a los amortiguadores ajustables (el conductor puede elegir entre 20 posiciones). Las barras estabilizadoras son más rígidas (un 10 por ciento más delante y un 25 detrás) y los muelles un 10 por ciento más rígidos.

Alpine A110 R 80 Motor16

Ya hemos hecho referencia a las llantas. Estas ‘calzan’ unos exclusivos neumáticos Michelin Pilot Sport Cup 2 de medida 215/40 R18 delante y 245/40 R18 detrás. Ideales tanto para carretera como para circuito, mejoran un 15 por ciento el agarre y ganan hasta 0,5 segundos por kilómetro en pista. Los frenos son Brembo de alto rendimiento, con idénticos discos ventilados de 320 milímetros en los dos ejes.

300 CV y una velocidad punta de 285 km/h

Con todo este cóctel de mejoras, el nuevo A110 R incrementa su rendimiento. El propulsor 1.8 rinde 300 CV, gestionados por una transmisión automática de doble embrague con 7 velocidades. Para registrar los 3,9 segundos del 0-100 km/h es prácticamente indispensable acudir a la función ‘launch control’. Estamos ante la versión más prestacional, exclusiva y radical de la gama A110.

No hay cambios a la hora de personalizar los diferentes perfiles de conducción que ofrece este vehículo. El conductor puede elegir entre los modos Normal, Sport y Track, este último enfocado a un uso en circuito donde, además, se puede desconectar totalmente el control de tracción y estabilidad. En ese escenario también cuenta como aliado un avanzado sistema de telemetría que muestra los datos técnicos en tiempo real.

Alpine A110 R 53 Motor16

Por su parte, el interior está completamente rematado en microfibra. Se mantienen los tiradores de tela para las puertas (en color rojo) y se respira esa atmósfera exclusiva de los grandes superdeportivos. Y como suele pasar, mejor llevar lo justo porque apenas hay huecos para dejar cosas.

Ahora a esperar a para poder realizar una prueba dinámica. Ya se puede adquirir por 103.000 euros.