viernes, 30 septiembre 2022

Alpina B9. Esta joya de 1983 se ha puesto a la venta

El BMW Serie 5 de la generación E28 fue el primero de todos en ofrecer una versión deportiva firmada por BMW Motorsport. Sin embargo, por aquellos entonces ya existía un preparador alemán que ofrecía algo igual de rápido y potente, pero con un toque de exclusividad. Hablamos de Alpina, quien ya fabricaba sobre la base de un BMW 528i este B9, una criatura de la que tan solo se llegaron a ensamblar 577 ejemplares.

Este que ahora mismo tienes ante tus ojos es del año 1983 y comenzó su vida en Alemania, donde vivió durante sus primeros doce años de vida, para luego viajar hasta Japón. Allí estuvo nada menos que 22 años, hasta dar el salto al océano y acabar en Estados Unidos en 2017, donde ahora mismo reside y donde los expertos de 4 Star Classics lo tienen a la venta con un precio desconocido.

Con 132.294 kilómetros

Semejante berlina está pintada en color azul oscuro, color en el que resaltan los adhesivos dorados con el nombre de Alpina. Respecto a un Serie 5 'del montón', estos Alpina B9 cuentan con un splitter delantero modificado, un discreto alerón trasero, llantas Alpina Classic de 16 pulgadas, sin pasar por alto el emblema B9 3.5, que da buena cuenta de la singularidad de este vehículo.

1 Cs1gRU7LBW2z0 Motor16

Alpina equipaba a sus B9 con deportivos asientos firmados por Recaro y vestidos con terciopelo marrón, azul y verde. Tampoco desentona su cuadro de instrumentos Alpina, el volante Momo tapizado en cuero, el pomo del cambio Alpina en madera, así como una placa que identifica a cada uno de los B9 que fueron ensamblados por Alpina. Y a pesar de tener 38 años de vida, esta joya está equipada con cristales con mayor aislamiento térmico, ventanas y cristales eléctricos, techo solar…

Debajo del capó el especialista alemán también trabajaba con la llegada de un motor de 3.5 litros y seis cilindros en línea. Se trata de una versión mejorada del bloque M30 de BMW, el cual contaba con nueva culata, árboles de levas mejorados, pistones forjados y una centralita Bosch Motronic revisada para la ocasión. Eso permitía a este corazón generar un total de 245 CV de potencia y 320 Nm de par motor (a día de hoy un BMW 530i con un motor de cuatro cilindros ofrece 252 CV y 350 Nm), datos más que sorprendentes para su época y que convertían al Alpina B9 en una berlinas más rápidas del momento, porque este casi 'cuarentón' podía acelerar de 0 a 100 km/h en 6,7 segundos y alcanzar una velocidad punta de 240 km/h.

Para ello, Alpina también contaba con los servicios de Bilstein para modificar sus suspensiones.