domingo, 5 febrero 2023

Alianza Renault, Nissan, Mitsubishi. Esto es lo que preparan para el futuro

El grupo Renault-Nissan-Mitsubishi ha anunciado su nuevo plan estratégico para 2022. Con la unión de Mitsubishi, el grupo galo-japonés prevé obtener unas sinergias anuales de 10.000 millones de euros, una facturación de 240.000 millones de dólares (unos 201.000 millones de euros al cambio) y vender 14 millones de vehículos al final del mismo según ha informado en un comunicado de prensa.

Nuevos ingresos, mejores previsiones

Gracias al acuerdo, los nuevos ingresos supondrán un aumento de más del 30% de la facturación que la propia Renault-Nissan alcanzó en 2016,180.000 millones de dólares (unos 150.000 millones de euros), mientras que las sinergias anuales crecerán, según la alianza, en un 16% (5.000 millones de euros en 2016).

Con la unión de las marcas, la compañía pretende lanzar 12 modelos 100% eléctricos y 40 unidades con distintos niveles de conducción autónoma para el 2022. Además, desde el 2020 se introducirá una nueva familia de motores eléctricos y baterías para todos los miembros de la compañía que permitirán una autonomía mínima de 600 km según el estandar de homologacion NEDC.

También introducirán una nueva familia de motores electrificados y baterías. El coste de estas últimas experimentará una caída del 30% en 2022 respecto a 2016. La alianza también aprovechó para presentar el nuevo logotipo de la entidad con los nombres de Renault, Nissan y Mitsubishi.

«Este plan impulsará el crecimiento y la rentabilidad de nuestras compañías miembro. Tenemos la intención de aportar mayores sinergias, con tres empresas autónomas cooperando con la eficiencia de una», señaló el presidente de la alianza, Carlos Ghosn.

Entre los otros muchos planes que tiene la compañía, se encuentra el rebajar el tiempo de recarga y optimizar el espacio de las baterías en los vehículos desarrollados, procurando un habitáculo más espacioso y una mayor felxibilidad interior.

Para 2018, la alianza comenzará a probar en autopistas un vehículo de conducción autónoma, pero con control continuo por parte del conductor. Para el 2020 se espera que lo pueda hacer también en ciudades y carretera, con intervención ocasional por parte del conductor.

Además, con la suma de Mitsubishi, una vez finalizado dicho plan, la alianza estima una producción de unos nueve millones de vehículos a través de cuatro plataformas comunes, frente a los dos millones que fabricó Renaul-Nissan en 2016. Las tres compañías también compartirán 22 motores de los 31 que montarán sus diferentes modelos, ocho más que en 2016. Mitsubishi tendrá a acceso a la arquitectura CMF y utilizará motores comunes a partir de 2020.