sábado, 3 diciembre 2022

Nuevas medidas contra la siniestralidad. Alcohol y drogas harán perder el carné

El Ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha sido el encargado de presentar las medidas destinadas a luchar contra la siniestralidad en la que están involucrados ciclistas, realidad que preocupa por el incremento de la accidentalidad de un colectivo, protagonista en los últimos días de peligrosos y espectaculares accidentes.

Un panorama que ha llevado a los Técnicos de Tráfico y mandos de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil integrados en el Comité de Seguridad Vial, convocado de urgencia por la DGT, a decidir la retirada del carné a los conductores que acumulen dos o más sanciones por alcohol y drogas en un periodo inferior a dos años. Los reincidentes serán remitidos a la autoridad sanitaria y la perdida de vigencia del permiso la aplicarán los Jefes Provinciales de Tráfico «por falta de aptitudes psicofísicas», figura recogida en el artículo 36 del Reglamento General de Conductores, que ya se viene utilizando en casos concretos.

Se intensifican vigilancia y controles

Se trata de tener mayor control sobre ese tipo de conductores como parte de unas medidas que también contemplan la actuación sobre los causantes de la accidentalidad con cualquier tipo de usuario y no sólo en el caso de accidentes con ciclistas o la incoación de procedimientos sancionadores por infracción a la normativa de tráfico cuando, habiendo habido un accidente, hay posibilidad de continuar con la vía sancionadora administrativa si la autoridad judicial decreta el archivo de actuaciones en vía penal.

La retirada del carné se une a otras actuaciones específicas para salvaguardar la integridad del colectivo de las dos ruedas, como el aumento de los controles de alcohol y drogas durante la mañana de los sábados y domingos en carreteras convencionales, las más utilizadas por los ciclistas, un Plan Especial de Vigilancia con medios aéreos y terrestres para la protección de ciclistas o campañas de concienciación basada en testimonios reales de personas que han sufrido accidentes o de sus familiares.

Se complementa con mensajes variables en los paneles de información los días más habituales de práctica del ciclismo en carretera, recordando al conductor las principales normas respecto a los ciclistas (la distancia mínima de 1,5m, poder rebasar línea continua, circular en paralelo…).

Identificación de las vías ciclistas

La vigilancia se concreta con  mayor presencia de la Agrupación de Tráfico de la Guardia civil en las vías secundarias más frecuentadas por ciclistas durante los fines de semana. Se une Planificación de vuelos de vigilancia con las aeronaves de las que dispone la DGT en coordinación con la ATGC para la notificación «in situ» de las infracciones detectadas en la carretera y el aumento de los controles de alcohol y drogas durante la mañana de los sábados y domingos en vías convencionales (100.000 más de alcohol y 30.000 más de drogas).

Además, para que las medidas tenga mayor efecto se mejorará el conocimiento de la movilidad ciclista identificando las vías interurbanas que frecuentan y distinguiendo las utilizadas para práctica deportiva de las que usan en la movilidad obligada, integrándolas en el mapa de movilidad.

También se fomentará el uso de la aplicación Comobity, la App gratuita de la DGT, que  avisa con antelación al resto de usuarios de la presencia de ciclistas en su recorrido (hay  más de 21.000 usuarios de la aplicación y se han dado más de 58.000 avisos).

Todo ello se reforzará con el análisis y estudio de los accidentes con víctimas de los últimos años con ciclistas implicados con el fin de identificar las causas, tipologías, tramos de alta peligrosidad… de ese colectivo. Y habrá un informe de seguimiento rápido sobre los accidentes con víctimas ciclistas.

Señalización en horarios y días concretos

La preocupación por la problemática de la accidentalidad de los amantes de la bicicleta no es nueva, como demuestra que desde principios de año se han señalizado 56 rutas seguras para ciclistas y otras 49 están pendientes de señalización. El objetivo es facilitar y proteger el tránsito de ciclistas por las carreteras convencionales y reducir su siniestralidad vial con una señalización de advertencia a todos los usuarios de la vía de los períodos, tramos y rutas con elevada intensidad circulatoria de ciclistas.

Esta señalización incluirá limitaciones de velocidad durante días y periodos horarios concretos, de carácter temporal en los tramos interurbanos definidos. Se une un plan especial para vigilancia de conductas peligrosas en la convivencia vehículos de motor con las bicicletas.