Skoda Spaceback. Maquillaje estético
Al volante: Skoda Spaceback

Skoda Spaceback. Maquillaje estético

El compacto checo se somete a una ligera sesión de maquillaje, presume de una dotación tecnológica más completa -sobre todo en el capítulo multimedia- y estrena el motor 1.0 TSI como variante de acceso en gasolina. Hemos probado estas novedades.

Gregorio Arroyo

Gregorio Arroyo

21 de Agosto 2017 20:30

Comparte este artículo: 44 0

El Skoda Spaceback y el Rapid comparten genética y línea de montaje. Por eso la renovación salpica a los dos por igual. Quizás sean modelos que no presumen de un gran calado a nivel de ventas en nuestro país, pero entre ambos superaron las 212.000 unidades a nivel mundial.

La puesta al día de estos dos vehículos es más una cuestión de maquillaje propia del ciclo medio de vida que otra cosa. Aun así, las mejoras llegan con un ligero lavado de cara, un equipamiento más completo y avanzado -sobre todo en materia de conectividad- y un nuevo propulsor de acceso en gasolina: el 1.0 TSI de tres cilindros.

La imagen exterior se refresca al incorporar en el frontal unos rediseñados faros antiniebla, la luz diurna y los intermitentes apuestan por tecnología led y ya se contemplan unos faros bixenón. También el interior se matiza con pequeños retoques en los paneles de las puertas, el salpicadero o los mandos de la climatización, entre otros.

Bajo el capó ofrece cinco opciones mecánicas

Se conservan los conocidos diésel 1.4 TDI y 1.6 TDI, así como el 1.4 TSI en gasolina. El estreno llega de la mano del 1.0 TSI, un eficiente tricilíndrico que sustituye al 1.2 TSI. Este nuevo propulsor ofrece dos niveles de potencia, 95 y 110 caballos, y se asocia a un cambio manual -de cinco velocidades en el más modesto y de seis en el más potente-, aunque para la variante de acceso también se contempla la posibilidad de una caja automática DSG de siete relaciones.

En nuestra toma de contacto probamos la versión de 95 CV con transmisión DSG. Se trata de una combinación muy agradable, con una buena respuesta a bajo régimen y un nivel de sonoridad y de vibraciones que, en ocasiones, hacen muy complicado percibir que se trata de un motor de tres cilindros. Resulta ideal para moverse por la ciudad y sus alrededores, y es más solvente de lo que a priori pueda parecer. Sólo al subir pendientes pronunciadas o cuando realizamos un adelantamiento echamos en falta algo más de 'caballería'.

El equipamiento se refuerza con la llegada del Light Assist, que activa automáticamente la luz en la oscuridad, y del asistente de luz de carretera. Asimismo, se incrementa la dotación en materia de conectividad.

El nuevo Spaceback llegó en junio y ofrece cuatro niveles de acabado.

Skoda Rapid. Hermano mayor

El Skoda Rapid es 18 centímetros más largo que el Spaceback, y ese incremento se produce en el voladizo trasero, aumentando de esa manera la capacidad del maletero hasta los 550 litros. Este modelo incorpora los mismos cambios estéticos y los dos motores 1.0 TSI que estrena el Spaceback, así como la completa oferta multimedia, revisada al alza.

Aprovecha la inercia ya conocida en el Octavia y el Kodiaq, incorporando los servicios del Skoda Connect, que además de ofrecer la posibilidad de que todos los ocupantes estén conectados vía wifi, dispone de una completa oferta en infoentretenimiento, mientras que con el Care Connect se cubre la asistencia, incluida una llamada de emergencia con geolocalización del vehículo. El renovado Rapid se pone a la venta también en junio.

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados

Sigue Motor16