Renault Clio. Más atractivo
AL VOLANTE

Renault Clio. Más atractivo

El Clio, el modelo más vendido de Renault, se actualiza con ligeros retoques estéticos y un mayor equipamiento. También aumenta su oferta mecánica con nuevas posibilidades, como un diésel dCi con 110 caballos. Ya está a la venta desde 12.850 euros.

Gregorio Arroyo

Gregorio Arroyo

29 de Abril 2017 16:52

Comparte este artículo: 43 0

El Clio es un modelo de éxito, tanto que se trata del vehículo más vendido de Renault desde que viera la luz en 1990, con más de 13 millones de unidades repartidas por todo el mundo. Su última 'entrega' entró en vigor en 2012 y por eso los responsables del proyecto le han dado un nuevo impulso en forma de una estudiada actualización.

Estéticamente el nuevo Clio se ha sometido sólo a retoques puntuales en su 'fachada', que afectan a los grupos ópticos, la calandra y la parte baja del paragolpes, así como el faldón trasero. También el interior ofrece una mayor calidad percibida al contar con nuevos acabados y ajustes, mientras que las butacas delanteras presumen de una mayor sujeción lateral. Además, se amplía la oferta de personalización con nuevos paquetes y 'strippings' de techo.

Mucho más equipamiento

Asimismo, se ha revisado al alza el equipamiento en varios frentes, como un nuevo sistema de acceso denominado R&Go, que permite conectar nuestro smartphone con el vehículo, un asistente de aparcamiento automático Easy Park Assist o un equipo de sonido Bosé.

Bajó el capó el nuevo Clio dispone de ocho motorizaciones diferentes. El abanico se ha ampliado con la llegada de un cambio manual de seis relaciones en la variante de gasolina TCe de 120 caballos de potencia, hasta ahora sólo disponible con la transmisión de doble embrague EDC, así como una nueva versión dCi de 110 CV, que se sitúa en lo más alto de la oferta en diésel, motorización que llegará en octubre. Todas estas novedades también salpican a la variante Sport Tourer (carrocería familiar), cuyo atractivo reside en ofrecer un maletero con 445 litros (300 en la berlina).

Por lo tanto, la familia Clio ofrece potencias de 75, 90 y 110 caballos en diésel, y de 75, 90, 120, 200 y 220 CV en gasolina, las dos últimas correspondientes a las variantes RS.Tuvimos ocasión de probar el nuevo diésel dCi de 110 caballos. Este propulsor, fabricado en España, le da nuevos bríos a un conjunto que ahora presume de unas prestaciones soberbias y un consumo mixto de sólo 3,5 litros. Disponible únicamente con el acabado superior Zen, no se podrá combinar con la caja de doble embrague EDC. Todavía no hay precio, pero no distará mucho de los 18.350 euros que cuesta el dCi 90 EDC.

El acabado GT Line se ofrece como opción por 661 euros y también se comercializa al inicio una serie limitada Wolfnoir asociada a los motores TCe 90 (18.000 euros) y dCi 90 EDC (21.250 euros).

El Renault Clio también cuenta con versión RS, con hasta 220 caballos de potencia. El Renault Clio también cuenta con versión RS, con hasta 220 caballos de potencia.

Gama Clio RS, hasta 220 CV y tres chasis a elegir

Los amantes de las grandes sensaciones pueden elegir entre las versiones RS, con 200 CV (25.700 euros), o RS Trophy, con 220 (27.500 euros), ambas asociadas a una caja de cambio de doble embrague EDC de seis relaciones. Estos 'pura sangre' presentan tres tipos de chasis diferentes: Sport, para un uso más diario; Cup, más rígido para equilibrar el uso entre carretera y circuito; y Trophy, orientado a las máximas prestaciones y que rebaja la altura del conjunto 20 milímetros en la parte delantera y 10 en la trasera. Este último se asocia a la versión de 220 CV exclusivamente.

Destacar en los Clio RS una primicia en forma de unos grupos ópticos denominados RS Visión. Estos incorporan un conjunto de luces en la parte baja delantera en forma de bandera que unifica las funciones de antiniebla, iluminación en curva y largo alcance. La variante RS Trophy dispone en opción de un sistema de escape firmado por el especialista Akrapovic.

Tuvimos ocasión de rodar en circuito precisamente con el RS Trophy. Dotado de la función Launch Control, que optimiza la aceleración desde parado, y el sistema RS Drive, que contempla tres modos de conducción (Normal, Sport y Race), damos fe de que se trata de un vehículo casi de competición por sus prestaciones. Acelera que es un primor hasta superar las 6.000 rpm, frena de manera contundente y sin desfallecer (dimos varias tandas de cuatro vueltas al trazado) y muestra una agilidad que le convierte en un juguete destinado, eso sí, a manos expertas. Quizás lo que menos nos gusta son las levas fijas en la columna de la dirección, acción que dificulta su accionamiento al girar el volante.

Artículos recomendados

Sigue Motor16