Conducimos el Mercedes Clase A. La estrella a seguir
AL VOLANTE

Conducimos el Mercedes Clase A. La estrella a seguir

Seis años han pasado desde que Mercedes-Benz irrumpía en el segmento compacto con su Clase A, un modelo que supuso un soplo de aire fresco para la firma de la estrella en forma de nuevos clientes. Ahora su ?niño mimado? estrena generación, que será el espejo en el que se mirarán sus futuros rivales.

Julián Garnacho

Julián Garnacho Twitter Google+

14 de Mayo 2018 19:10

Comparte este artículo: 96 5 0

En 2012 Mercedes-Benz lanzaba su nueva generación de vehículos compactos con el fin de atraer a un público más juvenil. La jugada le salió redonda, hasta el punto de que en 2017 más de uno de cada cuatro vehículos Mercedes matriculados pertenecen a esta familia. Y eso se traduce en más de 620.000 unidades de Clase A, B, CLA y GLA en todo el mundo.

Para continuar con este éxito, ahora lanzan un nuevo Clase A que, para comenzar, estrena diseño, inspirado en el CLS. Su carrocería se estira considerablemente, pues pasa de 4,30 a 4,42 metros de largo, que no es poco -un Golf mide 4,26 metros- y estrena iluminación Full LED para el exterior. Además se puede adquirir con la deportiva línea AMG entre otras, pues la personalización brilla a gran altura.

Los pilotos traseros de dos piezas permiten crear un portón con 20 centímetros más de ancho, por lo que acceder a su maletero, con 370 litros -no hay opción a rueda de repuesto-, es más sencillo. La forma de la puerta trasera no facilita el entrar a las plazas traseras, que además no brillan especialmente en espacio. Yo mido 1,75 metros y detrás casi rozaba con las rodillas el asiento delantero, además de que el túnel central es voluminoso. En cuanto a la altura ni una queja.

Mercedes ofrece dos tipos de asientos, que pueden contar con calefacción, ventilación, contorno variable y masaje, en el caso de los delanteros. Y delante sorprende por su futurista presentación, pues todos los Clase A tienen de serie dos pantallas digitales de 7 pulgadas -la central es táctil por vez primera en un Mercedes-, aunque las unidades probadas se decantaban por dos de 10,25 pulgadas y por el sistema MBUX, con el que puedes interactuar con tu Clase A como si fuera una extensión de tu cuerpo y cuya funcionalidad daría para escribir un libro.

Estrena plataforma

El Clase A estrena plataforma, creada pensando en sus futuras versiones electrificadas, que está disponible con una barra de torsión trasera, denominada Twist Beam, la cual usan los A200 y A180d. También hay una multibrazo, mucho más avanzada y cara, que es la que equipan los A250 y las versiones con suspensión adaptativa o con tracción 4Matic.

El A250 es sensacional por su rendimiento, pero a España llega en octubre exclusivamente con tracción 4Matic -lo condujimos con delantera- y no será barato.

Más sensato será el A200, que apuesta por un nuevo 1.4 Turbo desarrollado junto a Renault -ellos lo denominan 1.3 TCe-. Eroga 163 CV y sorprende por su empuje y suavidad. De prestaciones no está nada mal y el consumo no se dispara, aun a ritmo alegre. Y es que incluso cuenta con desconexión de cilindros. Pero si vas a rodar muchos kilómetros mejor sería apostar por el 1.5 diésel, que también proviene de la firma francesa, aunque retocado por Mercedes. Ni por asomo presume de la suavidad del A200 y aunque se han esmerado con la insonorización, se hace mucho más patente el ruido en su interior. Pero si el consumo manda... Ambos se ofrecen exclusivamente con el cambio 7G-DCT, pero el cambio manual llegará más adelante. También presumen de dinamismo, pues Mercedes lo ha bordado con la puesta a punto de su nuevo compacto.

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados

Sigue Motor16