Kia Proceed. La fórmula es buena
AL VOLANTE

Kia Proceed. La fórmula es buena

El ProCeed es la variante con carrocería shooting brake de su nuevo Ceed que debutó en el Salón de París, en octubre, y estará en los concesionarios en el arranque del 2019. Lo hemos conducido aún camuflado.

Pedro Martín

Pedro Martín

27 de Noviembre 2018 21:00

Comparte este artículo: 0 2

Kia dejó claro desde el principio que la nueva generación del Ceed -ya no se llama Cee'd para facilitar las búsquedas en internet- no ofrecería carrocería de tres puertas al estilo del anterior ProCeed. Pero lo que nunca dijeron es que el nuevo Ceed no fuera a tener un ProCeed. Y, de hecho, aquí está. Tercera variante para una gama que tendrá cuatro en total, aunque de ese 'otro' modelo nada se puede decir aún. Salvo que, como el ProCeed, será exclusivo para nuestro continente, pues fue Kia Europe la que convenció a la matriz asiática de que había espacio para otros dos Ceed.

En el caso que nos ocupa, se recupera el nombre ProCeed porque será ésta la variante de personalidad más deportiva en la gama Ceed; aunque una deportividad no exenta de funcionalidad. Hablamos de un 'shooting brake', o familiar deportivo. Kia cree que las ventas de modelos familiares seguirán creciendo, y que una parte de la clientela preferirá coches de imagen emocional y dinámica. No es una fórmula nueva, pues los primeros 'coupés familiares' nacieron hace medio siglo -Reliant Scimitar GTE, Volvo P1800 ES...-, pero sorprende el bajo interés de las marcas por este concepto. Entre los compactos actuales sólo es comparable el CLA Shooting Brake, y la propia Mercedes-Benz anunció que la Clase A recién lanzada no tendrá una variante similar. De modo que al nuevo ProCeed no se le podrá negar la exclusividad.

Nuestro primer contacto con él tiene lugar a las puertas de la sede de Kia Europe, en Francfort, y las dos unidades disponibles, ambas con acabado GT, conservan casi todo el camuflaje exterior. A la vista, no obstante, quedan detalles personalizadores, como la parrilla frontal, el difusor trasero y los escapes, las llantas de 18 pulgadas... Y es fácil reconocer zonas que cambian frente a un Ceed normal, pues las bocas de refrigeración frontal son más grandes.

Pero si el frontal es 'muy Ceed', todo varía en las vistas lateral y trasera. Comparando con un Ceed Sportswagon, la longitud es parecida, pero la curvada línea del techo va más baja y termina en una luneta mucho más inclinada. Eso nos hace dudar sobre la habitabilidad en la segunda fila, pero después vemos que la altura al techo sigue siendo generosa; y como el espacio para las piernas es amplio y apenas sobresale el túnel central, detrás se viaja muy bien. En eso, y a falta de mediciones más precisas, no apreciamos pérdida. Y tampoco en el maletero, porque si el Sportswagon anuncia unos brillantes 625 litros -récord en la clase-, aquí debe rondar los 600. Y con formas aprovechables y huecos bajo el suelo para poner cosas. En cambio, ese techo más descendente, que alarga la luneta, resta visibilidad hacia atrás por el espejo interior, que en autovía sólo permite controlar los 50 ó 100 metros más próximos.

Con 204 CV

Kia anunció en su día que los Ceed GT montarían el 1.6 T-GDi de 204 CV, y ése era el motor del ProCeed probado en Alemania, que equipaba el cambio automático DCT7 con levas en el volante. Buen binomio, porque las prestaciones son estupendas y podemos escoger entre sonido normal o, pulsando el botón Sport, una 'música' más ronca... que en parte es artificial. En cuanto al resto, mucha calidad general -el diseño interior no cambia-, asientos magníficos en este nivel GT, un comportamiento equilibrado que prima la eficacia y aminora el balanceo... Pinta realmente bien.

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados

Sigue Motor16