120 años de Opel, en seis coches
JORNADA EN EL CIRCUITO DEL JARAMA

120 años de Opel, en seis coches

La celebración del 120 aniversario de Opel ha reunido en el Circuito del Jarama seis modelos de competición clásicos de la marca, empezando por un biplaza de 1903 con bastidor de madera.

Javier Montoya

Javier Montoya Twitter

5 de Junio 2019 15:00

Comparte este artículo: 11 7

Entre los actos de celebración de su 120 aniversario, Opel España ha organizado una jornada en el circuito del Jarama en la que ha reunido seis modelos legendarios en la historia de la marca. Modelos de competición, desde su primer coche de carreras, un biplaza de 1903 con bastidor de madera hasta los más modernos Kadett o Ascona.

Son algunos de los modelos de mayor éxito en el apartado de la competición en la historia de una marca que ha vendido más de 70 millones de coches a lo largo de su historia. Kadett, Rekord, Ascona y Commodore se unían a ese primer coche de carreras en la historia de la marca alemana. Todos ellos salieron a la pista madrileña para rodar y volver a mostrar sus capacidades.

No en vano, con pilotos de la talla de Walter Rohrl o Jean Ragnotti fueron dominadores en los rallys y los circuitos en los años 70 y 80 del pasado siglo. Todos esos modelos forman parte del museo de Opel de Rüsselsheim y por un día abandonaron las salas de ese museo para revivir aventuras del pasado.

Rennwagen (1903)

El primer coche de carreras de la historia de Opel contaba con un motor de dos cilindros y 1.885 c.c. Montaba una caja de cambios de tres velocidades y su bastidor disponía de ejes rígidos y ballestas. Con una potencia de entre 10 y 12 caballos, alcanzaba una velocidad máxima de 72 km/h.

Opel Rekord C (1967)

Conocido como 'Viuda Negra', este modelo deriva de un Rekord C, y fue preparado para la competición, de manera casi clandestina, por un grupo de trabajadores de Opel entusiastas del automovilismo. Se fabricó entre 1967 y 1968 y por el color negro de su carrocería y los detalles en amarillo fue apodado como 'taxi', pues los taxis en Alemania eran de esos colores. Fue uno de los primeros coches que pilotó Niki Lauda en sus inicios en la competición.

Opel Kadett B Rallye 1900 Sprint (1971)

Uno de los modelos más populares en los rallys de los años 70 y también uno de los modelos más vendidos de la marca, que ofrecía variantes coupé, caravan de 3 y 5 puertas, sedán de 2 o 4 puertas... En la gama disponía de motores de gasolina de cuatro cilindros en línea y potencias entre 45 y 90 caballos. Este coche de rallya en concreto contaba con un motor de 1.897 c.c. de cuatro cilindros en línea y 90 caballos. Un tracción trasera que alcanzaba los 166 km/h de velocidad máxima.

Opel Kadett GT/E (1978)

Este Kadett GT/E fue, sin duda, uno de los modelos más recordados en la historia de la competición en Opel. En 1976, para su debut en competición contó con la pareja Walter Röhrl/Jochen Berger a los mandos. Con él, la marca alemana consiguió la victoria en el Grupo 1 en el Rally de Montecarlo de 1978 con Kullang y Berglund como piloto y copiloto. Y al final de la temporada se proclamó campeón del mundo de su categoría. Era un modelo desarrollado desde el Kadett, fabricado a partir de 1973, el último con tracción trasera. Esta versión de rallys contaba con un cuatro cilindros en línea de 1.979 c.c. 115 caballos y lograba una velocidad máxima de 190 km/h.

Opel Commodore GS/E (1973)

Un modelo derivado del Commodore B que solo se ofrecía con motor de seis cilindros, que en su versión más potente llegaba alcanzar los 200 km/h gracias a su motor de 160 caballos. Disponía de un espectacular alerón delantero que se desarrolló en el túnel de viento. Y será siempre recordado por ser el primer coche con el que Walter Röhrl participó en el Rally de Montecarlo, en 1973. En su prepación participó Günther Irmscher. Fue el inicio de la colaboración entre Opel e Irmscher, que se encarga de preparaciones especiales sobre los modelos de la marca alemana.

Opel Ascona B 400 (1981)

Esta versión de competición del Ascona contaba con un motor 2.4 de cuatro cilindros y doble árbol de levas que elevaba su potencia de los 144 caballos de la versión de calle hasta los 250 caballos, lo que le permitía alcanzar los 225 km/h de velocidad máxima. El Ascona 400 B es el protagonista del mayor éxito en competición de la historia de Opel. Con él Walter Röhrl y Christian Geistdörfer consiguieron imponerse en el Campeonato del Mundo de Rallys de 1982.

Artículos recomendados

Sigue Motor16
Salon